TRIBUNA DEL LECTOR

Inoperancia

Lamentablemente, cuando trascienden noticias relacionadas con la actividad municipal, debemos concluir que la inoperancia es el común denominador de los actos de Gobierno. Ahora se proyecta un importante incremento en las tasas, precedido por una nueva moratoria. No tengo dudas de que ambas iniciativas serán disciplinadamente aprobadas por la mayoría propia que integra la “Escribanía Deliberante”, quizá también con la adhesión de algún edil opositor. No creo que entre los oficialistas, sorprenda la presencia del algún objetor de conciencia.
Además de que esta reiteración de moratorias, significa lisa y llanamente una falta de respeto al contribuyente cumplidor, deberían tener en cuenta que si hay en las gabelas municipales un 50% de evasión, muchos vecinos no pagan simplemente porque sus recursos no se lo permiten y un elemental razonamiento lleva a pensar de qué modo podrán afrontar el plan de la moratoria, con las cuotas por los servicios. Convengamos en que constituye una real “invitación” a no pagar, total, se puede hacer en la próxima moratoria, sin recargo de intereses y con plata devaluada. Observo, que en las decisiones del gobierno municipal se mantiene inalterable esta actitud hegemónica y autoritaria, presumiblemente, resabios de su época K.
Otro tema: no me equivoqué cuando en marzo de 2011 me publicaron sendas notas (“Basura” y “Más Basura”) en las que dudé sobre la transparencia en la contratación de la firma GIRSSA para el procesamiento de los desechos domiciliarios, por su falta de antecedentes, la desmesurada contribución del Municipio en dinero, personal y maquinarias, como así tampoco que no se aclaraba el retorno económico que produce la venta de los residuos. Ahora ocurrió lo previsible, la empresa no cumple, particularmente en el relleno sanitario hay acusaciones mutuas, intervendrá la Justicia probablemente y sin duda habrá una rescisión y otro problema sin solución.
Tampoco funciona el nuevo sistema implementado para la recolección de basura de otras características (podas, escombros, etc.) por medios de la Municipalidad. Un montículo permaneció 15 días en Malvinas Argentinas y Alberdi, hasta que fue retirado.
También, se ha informado que sigue inoperable la pista del Aeródromo local. Recuerdo que hace unos meses por esa causa se frustró el aterrizaje de un avión que venía a buscar un órgano para trasplantar. Finalizando, no tengo dudas de que el Municipio atraviesa por un serio problema económico. Pero la situación difícilmente pueda revertirse con moratorias de éxito aleatorio y continuos aumentos en las tasas. Cuando alrededor de un 50% de los recursos se va en gastos de personal, se impone una estricta racionalización en las inversiones y es inadmisible que no haya una explicación satisfactoria sobre el destino de los famosos 2 millones devengados por la Tasa de Espectáculos. Pero algo se está haciendo. Por lo pronto, se ahorra en la Biblioteca Municipal, dejando de adquirir el ejemplar de Clarín y La Nación.



COMENTARIOS