“Opéreme por favor o no sé lo que soy capaz de hacer”

Un día Gustavo Corona fue a ver al doctor Andreani y le dijo: “Opéreme por favor o no sé lo que soy capaz de hacer”. Hace 15 años este hombre que hoy tiene 47 arrastraba un dolor insoportable, una tortura que se presentaba de repente en cualquier momento del día. Sufría de neuralgia glosofaríngea, una enfermedad rara con dolores tan pero tan intensos que llevan al desmayo. El dolor se localiza en la lengua, la garganta, el oído y las amígdalas y puede hacer perder las ganas de seguir adelante a cualquier persona.
La vida de Gustavo y la de su familia cambió después de la cirugía: ya no tiene más dolor. Eso significa, por caso, que puede llevar una vida normal con su mujer. Están casados hace 20 años, tienen tres hijos y ahora disfrutan de vivir sin el pánico de un ataque. Gustavo llegó a pasar 30 días internado tomando té porque cualquier otro alimento, el hecho mismo de masticar, podía desencadenar otro ataque.
Finalmente, Gustavo se sometió a una intervención intracraneal para quitar el nervio que producía el dolor. La cirugía fue exitosa y hoy Gustavo sólo tiene dolores de cabeza comunes como cualquier persona.

COMENTARIOS