UN DIA COMO HOY, HACE DOS AÑOS, SE PROMULGABA LA NORMA QUE HIZO DE ARGENTINA UN PAIS MAS INCLUSIVO Y JUSTO

Una historia de 27 años de amor con la rúbrica de la Ley de Matrimonio Igualitario

En 2010 y después de muchas idas y vueltas, finalmente, se logró la promulgación de la ley que les permite casarse a todas las parejas homosexuales. Jorge y Orlando, una pareja que lleva 27 años de relación y medio año de casados cuentan su historia.

A dos años de la promulgación de la Ley de Matrimonio Igualitario, Argentina se para frente al mundo como impulsor de acciones tendientes a ampliar derechos y hacer una sociedad más justa.
Jorge y Orlando son una de las tantas parejas que decidió obtener la tan conocida libreta roja que los habilita a una serie de derechos de los que, durante mucho tiempo, estuvieron privados.
Hablamos con ellos sobre su historia de 27 años de relación y la la importancia de la promulgación de la ley.
Orlando y Jorge se conocieron hace 28 años en un ensayo de una obra de teatro en Capital Federal.
Ambos de zona sur (las casualidades de la vida hicieron que sus padres fueran viejos conocidos), comenzaron a establecer y alimentar un vínculo muy especial.
Empezaron a conocerse y al cabo de seis meses decidieron irse a vivir juntos en 1985.
"Los dos estábamos necesitando independizarnos. Creo que la emancipación que queríamos tener la podíamos llegar a compartir", reflexiona Orlando.
Los dos coinciden que el hecho de tener un proyecto juntos (irse de sus casas para buscar la propia) se convirtió en un motor muy importante de la relación a lo largo de los años.
"Siempre tuvimos un proyecto en común. Empezamos sin nada en una época donde te pedían 24 meses por adelantado para alquilar un departamento y nosotros además teníamos el proyecto de trabajar y así y todo logramos comprar este departamento", recuerda Jorge y agrega: "Tuvimos la suerte de contar con el apoyo de nuestras familias, nunca se nos juzgó ni criticó, a su manera nos acompañaron".
También charlamos con ellos sobre la ley que reconoce sus derechos.

¿Qué significó a nivel social y a nivel personal la promulgación de la Ley de Matrimonio Igualitario?
O: La gente luchó mucho por un reconocimiento que no se tenía. Nosotros estamos juntos hace 27 años y medio y después del 2010 estuve más tranquilo porque supe que si me llegara a pasar algo a mí, él se va a quedar con lo que le corresponde.
J: Significó mucho, sobre todo en el plano legal. Porque después las relaciones son más allá de todo eso. El tema era cuando se generaba algún problema legal y vos tenías que recurrir a eso que te correspondía y no podías.

¿Cómo quedó parada Argentina frente a los ojos del mundo después de la promulgación de la ley?
J: Me parece que es de avanzada y que hay países o lugares que no lo pueden entender porque aunque, aparentemente, sean muy libres hacia fuera hacia adentro tienen una doble moral.
O: Es un avance grande, sobre todo para un país como este. Nos transformamos en pioneros.

¿Estaba preparada la sociedad argentina para aceptar y no discriminar?
O: Sí. Creo con esto se pusieron de manifiesto cosas que quizás antes no se hablaban. Hay mucha más aceptación. La gente está mucho más preparada de lo que se piensa. Se dio con bastante naturalidad. Ya no es un tema tabú.

¿Creen que la ley de matrimonio abrió la puerta a todo lo que vino después?
J: Se dieron muchas cosas simultáneas; fue la Ley del Matrimonio Civil con un montón de otras cosas que pasaron en el país y generaron una movida muy grande.
Fue una decisión política firme y jugada de que salga la ley más allá de todo lo que podía generar.

¿Qué piensan que le falta a esta lucha?
O: El tema de la adopción, que ahora con el Código Civil está en tratativas, es uno de los puntos. Todavía se sigue hablando que el chico no puede tener dos papás o dos mamás porque parecería que se va a deformar. Y no es así.

COMENTARIOS