None
MAÑANA SE CELEBRA EL DIA MUNDIAL DEL ASMA

Afirman que la mitad de los asmáticos no controla correctamente la enfermedad

Por eso, muchas veces tienen que ser hospitalizados por crisis respiratorias, que pueden ser evitadas con el tratamiento. Las recomendaciones del doctor Rubén Vergara.

Cerca de la mitad de los pacientes asmáticos no controla adecuadamente su enfermedad en Argentina y muchas veces tienen que ser hospitalizados por crisis respiratorias, que pueden ser evitadas con el tratamiento.
Así lo reveló una encuesta dada a conocer por la Fundación CIDEA, destinada a la investigación y difusión de las enfermedades respiratorias y alérgicas, que estimó que "el 47 por ciento de los adolescentes y adultos argentinos con asma no se controlan bien".
El sondeo que fue difundido con motivo de ser el 1 de mayo el Día Mundial del Asma, evaluó a más de 2.100 pacientes con esa patología de Argentina, Brasil, México, Puerto Rico y Venezuela, en quienes se aplicaron los criterios de la Iniciativa Global del Asma, para determinar si estaba bien controlada la enfermedad.
El 77 por ciento de los argentinos con asma que participó del estudio dijo tener controlada la enfermedad, pero el 46 por ciento de los analizados admitió realizar dos consultas médicas urgentes por año por crisis respiratorias e incluso ser hospitalizado.
También el 52 por ciento de los pacientes creyó erróneamente que su asma está bien controlada, tras manifestar sufrir tres o cuatro exacerbaciones al año y una visita anual a una sala de urgencias.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) define al asma como una enfermedad crónica que se caracteriza por ataques recurrentes de disnea y sibilancias, que varían en severidad y frecuencia de una persona a otra, siendo más común su detección en edades tempranas.
Durante un ataque de asma, el revestimiento de los bronquios se inflama, lo que provoca un estrechamiento de las vías respiratorias y una disminución del flujo de aire que entra y sale de los pulmones.
Jorge Máspero, director médico e investigador de Fundación CIDEA, sostuvo que "el control del asma es un objetivo ineludible, no sólo porque lograrlo mejora la calidad de vida del paciente y reduce o elimina cualquier limitación que pueda causar, sino porque también disminuye enormemente el riesgo de exacerbaciones".
Por su parte, el especialista local, Rubén Vergara, indicó: “La consulta al médico debe ser precoz, a cualquier edad que se desencadenen las primeras crisis, ya que la derivación al especialista en neumonología o en alergología permite detectar trastornos funcionales de las vías respiratorias y las causas alérgicas de las crisis”.
En los países de América Latina que participaron del estudio se observó que los pacientes con asma sufren un impacto de la enfermedad sobre su salud y limitaciones en su vida cotidiana.

Cómo tratar la enfermedad

En diálogo con DEMOCRACIA, Vergara destacó la variedad de tratamientos que existen en materia de asma y afirmó: “Existen modernos tratamientos medicamentosos y los clásicos de inmunomodulación, que son la administración prolongada de aerosoles y la inmunoterapia específica mediante vacunas orales o inyectables, elaboradas de acuerdo al resultado de los test”.
En este orden, el médico aseguró que estas pruebas son “inocuas, sencillas y de una enorme utilidad práctica para el especialista en alergia, que puede controlar la evolución del asma y de la alergia mediante estudios periódicos”.
Según Vergara, para prevenir la enfermedad es muy importante el amamantamiento materno prolongado, ya que de esta manera se evita la sensibilización alimentaria a través de la flora intestinal cambiante en el lactante.
“Asimismo, la población debe tomar conciencia de la importancia de los efectos perniciosos de la automedicación, la medicación inadecuada, la excesiva calefacción y las condiciones ambientales de convivencia familiar y laboral”, aseguró el doctor y agregó: “El asma es invalidante cuando han transcurrido muchos años sin un tratamiento adecuado. Por eso, la industria farmacéutica y los nuevos métodos de investigación y tratamiento específico constituyen factores predominantes para la no evolución de la enfermedad”.

COMENTARIOS