Críticas por el recorte en los fondos coparticipables

Sobre el proyecto de ley elaborado en el Poder Ejecutivo bonaerense, que prevé aumentos en el impuesto a los Ingresos Brutos, a los Sellos y el Inmobiliario Rural y establece mecanismos de financiamiento para deudas de la Administración provincial y de los municipios, el intendente Mario Meoni planteó dudas sobre el beneficio que podría llegar a las comunas, al afirmar que “es muy bajo” y “genera, en el caso del Inmobiliario Rural, más tensión y conflicto con el campo en un momento delicado del país”.
“Hay que pedirle al Gobernador [Daniel Scioli] que luche por los recursos que el Gobierno nacional le quitó a la Provincia”, afirmó Meoni a este diario, y recordó que se podría lograr con el apoyo de los legisladores provinciales.

Cuentas que no cierran

Como se sabe, el Ejecutivo impulsa aumentos en las alícuotas de Ingresos Brutos para la mayor parte del comercio minorista y mayorista, las actividades bancarias y la telefonía celular, y elimina exenciones a las cooperativas que se dediquen al comercio minorista y a la TV por cable y satelital. Asimismo, propone incrementos en el Inmobiliario Rural y el gravamen de Sellos. Y establece la emisión de un bono de 200 millones de pesos para que las comunas puedan cancelar deudas y un aumento -de 3.000 millones a 5.000 millones de pesos- en la autorización al Ejecutivo para emitir Letras de Tesorería, un mecanismo de financiamiento que viene utilizando la Provincia.
El gobierno de Daniel Scioli estima que con esa reforma la recaudación impositiva se incrementará en 2.685 millones de pesos al año, de los cuales 1.030 millones se distribuirán entre los municipios.
Y sobre ese cálculo, los intendentes hacen una cuenta que no los conforma: mientras que las comunas recibirán -vía coparticipación nacional- este año 900 millones menos que en 2011, porque no será repartido en ese nivel el Fondo Educativo, el ajuste impositivo, que se aplicará en el segundo semestre, les "compensará" sólo 515 millones de pesos.

COMENTARIOS