HACIA UNA PRODUCCION SUSTENTABLE

Distintos proyectos impulsan en la región la producción de biodiesel y energías renovables

Tras fracasar el proyecto local de instalar una planta y laboratorio de biodiesel en Junín, nuevos emprendimientos privados y estatales reactualizan la cuestión de las fuentes renovables.

Distintos proyectos para generar energías alternativas en la región reactualizan el tema de la producción sustentable.
Así, en el Parque Industrial se lleva adelante -según pudo recabar este diario- la construcción de dos plantas de empresas privadas: una de extracción de aceite y otra de producción de biodiesel.
Y en la UNNOBA desarrollan un proyecto propio para instalar un Parque de Energías Renovables, que no sólo apunta al biodiesel sino también a la energía eólica, entre otras fuentes no convencionales.
También en la última edición de Expoagro, realizada en Junín, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) presentó en sociedad el proyecto PRECOP III, una apuesta al desarrollo de emprendimientos bioenergéticos para sustentar la producción con agregado de valor en origen.

Bioenergía

En este sentido, Mario Bragachini, coordinador del PRECOP III, explicó que “la bioenergía es un negocio donde los productores serán los protagonistas”.
Destacó que la producción primaria de granos y proteína animal representa el 65% de la renta del campo, pero el productor percibe sólo el 20% de esa renta. Por lo cual desde el INTA apuntan a cambiar esa relación. “Existen oportunidades comerciales de empezar a pensar la producción primaria con la meta de llegar a la góndola”, afirmó, y agregó que “la energía es un elemento limitante para los próximos diez años, por eso la bioenergía es un negocio donde los productores de biomasa serán los protagonistas”.

INTA Junín

En Junín, desde las oficinas del INTA, el ingeniero Juan José Cavo manifestó que en el orden local desde hacía algún tiempo se estaba haciendo la difusión del cultivo de la canola, planta considerada apropiada para la producción de biocombustible.
“Hay ensayos experimentales desde la década del 90’, pero se determinó que esas variedades de canola no eran competentes y no dio resultado. En el 2011 se retomó el tema y se cultivaron variedades de canola con más rendimiento, ya que genéticamente habían sido mejoradas. Hubo pocos sembrados, recién ahora se está reactivando ese cultivo”, explicó.

Fracaso de un proyecto local

Guillemo Tamarit, rector de la UNNOBA, al ser consultado sobre el proyecto de instalación en el Parque Industrial de un Laboratorio de Biodiésel, que finalmente quedó trunco, explicó: “No fue un problema nuestro; cuando el Intendente planteó el endeudamiento para llevar adelante la actividad, el Concejo Deliberante lo rechazó”.
Respecto a la inversión de la UNNOBA, que había sido anunciada en julio de 2010, por unos 4.000.000 de pesos, el rector dijo que no se pudo concretar desde el Municipio, y por lo tanto el aporte de la UNNOBA tampoco.
“Nosotros poníamos una parte, pero debían cumplirse distintas etapas a lo largo del proyecto. Se contabilizaba ese monto en inversión de recursos humanos (salarios de los docentes, los investigadores, etc.), pero era un proyecto integral. Había una obra civil, otra incluía la instalación de las propias máquinas para producir el biodiesel, otra parte de control de calidad para que pudiera ofrecer servicios a terceros. Dentro de toda esa arquitectura había distintos componentes algunos los otorgaba Enarsa, otros una cooperativa de Chacabuco”, recordó.
“En principio –apuntó- quien había comenzado a trabajar en ese tema fue el ingeniero Luis Lima cuando era rector de la UNNOBA, nosotros tuvimos que calificar ese proyecto y cuando se llegó a la parte de las definiciones, no obtuvimos el financiamiento por parte del Municipio y nosotros no podíamos hacerlo solos tampoco”.
“La instalación del Laboratorio de Biodiesel no era un proyecto sólo nuestro –aclaró-, era un laboratorio regional para la producción de biodiesel y para establecer la calidad del combustible producido por otros actores económicos, puesto que también había cooperativas que producían y nosotros íbamos a hacer la certificación de calidad. Ese proyecto cayó por falta de financiamiento”.
Por su parte, el Secretario de Producción de la Municipalidad, Oscar Palma, recordó que el proyecto original había sido aprobado por la Agencia Internacional de Ciencia y Tecnología, dependiente del Ministerio de Tecnología de la Nación, y por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Recordó que luego fue elevado al Concejo Deliberante pero nunca fue tratado en una sesión ni aprobado tampoco.
“En el Concejo Deliberante el proyecto dio tantas vueltas, lo trataron en comisión pero nunca fue aprobado. Pasaron los tiempos y el BID dio por desistida la propuesta porque se venció. Ese proyecto quedó trunco”.

Avances

El rector de la UNNOBA adelantó, respecto al tema de la producción de energías alternativas, que desde la Universidad trabajan en un proyecto propio para instalar un Parque de Energías Renovables, ya no sólo de biodiesel, sino también de energía eólica e incluso hidrógeno.
“Se trata de difundir y mostrar cuáles son las alternativas para la región y para los distintos tipos de producción, cuáles podrían ser las energías renovables y cuál es su potencial uso tanto en la industria como en la producción agropecuaria. Vamos a producir energía también, pero en una escala mucho menor, para nuestro propio consumo, vinculado a nuestra propia actividad”, adelantó.
Al respecto, Palma dijo que el Gobierno local impulsó siempre el tema en charlas mantenidas con empresas interesadas en la producción de biocombustible y adelantó que en el Parque Industrial, una planta en construcción de extracción de aceite estaba próxima a instalarse, al igual que otra de biodiesel.
“Son dos empresas privadas, una local denominada Elosegui Hnos. SA, que se dedica a la extracción de aceite, y la otra es de Bahía Blanca, llamada Biobin S.A. La de extracción de aceite estaría en marcha en los próximos meses, y la de biodiesel se calcula que para fin de año tendría que estar funcionando, con el abastecimiento de los cultivos de soja, colza (canola) o girasol”, explicó.
“En Junín hay muy poca superficie de canola sembrada, por lo cual las semillas vendrían de otras zonas. En el proyecto original, la idea era generar la investigación respecto a colza para empezar a trabajar en la producción de este cultivo en la región”, apuntó.
Según lo adelantado por Palma, la planta de extracción de aceite está casi terminada en su construcción, en tanto que la de biodiesel hace casi un mes que arrancó el movimiento de suelo y están empezando con la construcción de la planta. n

COMENTARIOS