None
VISITA HISTORICA A LA REGION: INAUGURO UN RAMAL FERROVIARIO EN LINCOLN

Cristina Kirchner pidió que “otro tome la bandera” cuando termine su tiempo

La Presidenta aterrizó en Junín pasadas las 12 y desde allí se dirigió a la vecina ciudad, para habilitar oficialmente el servicio de pasajeros que unirá dos provincias.

La presidenta Cristina Kirchner remarcó ayer la importancia de que cuando se termine su tiempo, “otro tome la bandera y siga adelante”, al encabezar un acto por la reactivación de un ramal ferroviario en la vecina ciudad de Lincoln.
“Lo importante es que esa bandera nunca se caiga, que siempre haya argentinos y argentinas dispuestos a llevarla lo más alto posible”, señaló la Presidenta, quien quedó bien posicionada para obtener la reelección en octubre luego de su triunfo en las primarias.   
La jefa de Estado se pronunció así durante el acto en el que presentó la reactivación del ramal ferroviario que une las localidades de Lincoln (Buenos Aires) y Realicó (La Pampa), junto al ministro de Agricultura, Julián Domínguez, y el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi.

Ratificó el rumbo


Acompañada por el gobernador Oscar Jorge y el intendente de Lincoln, Jorge Fernández, Cristina Kirchner ratificó el modelo de gobierno e indicó que “esto no lo hace una sola persona, sino un presidente y un pueblo dispuestos a cambiar la historia”.
En ese sentido, Cristina dijo que “no basta con la voluntad de un loco o de una loca, sino de 40 millones argentinos dispuestos a seguir cambiando la historia”.

Tono conciliador


También aclaró a la oposición que “no crean que esto es una suerte de panegírico” del peronismo, y amplió: “yo creo en la Nación, fundamentalmente en la Argentina y en la Unidad de todos los argentinos”.
En línea con el tono conciliador que viene exhibiendo en el último tiempo, Cristina destacó que el desarrollo en los distintos sectores “no es patrimonio de ningún sector político, sino que debe ser patrimonio de los 40 millones de argentinos”.

Arturo Jauretche

La Presidenta, en otro pasaje de su discurso destacó la figura de Arturo Jaureche, en Lincoln, donde a pedido del intendente asumió el compromiso de repatriar al pensador a su terruño natal.   
Por otra parte, vinculó la llegada del tren con el fortalecimiento de un modelo que desde el principio apostó al desarrollo.
En esa línea, y haciendo referencia a una anédocta que contó el intendente Fernández, cuando el presidente Néstor Kirchner le habría dicho “estás más loco que yo con eso de los trenes”, la mandataria dijo: “No hubo nadie más loco que Néstor Kirchner para hacer lo que hizo”.    
Al respecto, la mandataria dijo que “hoy hemos encontrado el rumbo donde la producción, la industria, los científicos, la educación juntan todos sus esfuerzos para esta Argentina que viene creciendo y ha generado el Producto Bruto más importante de  sus 200 años de historia”.
También, destacó que “don Arturo fue uno de los hombres que abrió mi cabeza, y la de miles de jóvenes, en un mundo donde se habían cerrado las usinas de pensamiento popular y nacional”.   
En ese sentido, la mandataria se comprometió a interceder para ver la posibilidad de repatriar a Lincoln, su pueblo natal, los restos del famoso pensador bonaerense.
Al respecto, la presidenta dijo “Arturo debería descansar aquí, es bueno que los grandes hombres sean honrados” en su tierra.
La mandataria llegó a la estación ferroviaria de Lincoln a bordo de una formación, acompañada por Schiavi, secretario de Transporte y el intendente Fernández.
Por su parte, el jefe comunal durante el acto se dio el gusto de hacer público su apoyo a la gestión de la jefa de Estado y se animó a cantar “para Cristina la reelección”.
En el marco de la misma ceremonia la presidenta se comunicó vía teleconferencia con el gobernador de Mendoza, Celso Jaque para dejar inaugurado el Hospital Obstétrico, Virgen de la Misericordia.
Finalmente, llamó a “industrializar el sector rural” y remarcó la importancia de “agregar ciencia e innovación tecnológica” a la producción.

COMENTARIOS