Silvina “Pipi” Parra
Silvina “Pipi” Parra.
INICIADA POR EL CANAL LOCAL

Avanza la campaña para que la casa de Pipi tenga un techo nuevo

La joven diseñadora juninense realiza sus trabajos íntegramente con su pie derecho. Empresas y vecinos se sumaron a la convocatoria del canal de televisión TeleJunín y donaron materiales y mano de obra para que pueda contar con un lugar cómodo para vivir y trabajar.

Desde hace algunas semanas, desde el canal local TeleJunín (frecuencia 7 de Cablevisión) se inició una campaña solidaria convocando a todos los juninenses a colaborar para que Silvina Parra, una joven diseñadora gráfica de nuestra ciudad que trabaja íntegramente con su pie, pudiera contar en su hogar con un lugar seguro y cómodo para vivir y trabajar.

“Fue una revolución”, contó entusiasmada por la repercusión de la campaña, la joven de 38 años. “Me llegaron muchas propuestas para poder tener la casa en condiciones y tener mi negocio”, relató Pipi.

“Después de salir en el programa me empezaron a llamar para donarme cosas y no lo podía creer. Con todo esto me están ayudando un montón para tener el local y para que mi casa no se llueva  más”.

Al día de hoy, le resta conseguir 11 chapas pero la mano de obra ya está comprometida para realizar el trabajo en su casa.

Entre las donaciones destacó las realizadas por Chapas Antares, Perkusic, Ferretería El Tigre, Corralón Yópolo, Aberturas Montenegro Poliplas,  Marcelo Tapia, de Grupo Eco, la diputada Valeria Arata, la Cooperativa Martín Fierro (a través de Karina Arce) y distintos vecinos, además de las familias Amor, Sobrero, Tudisco, entre otros.

Según contó Pipi: “Vinieron agrimensores y viene avanzando todo para poder escriturar”, un paso esencial para su vivienda.

“Todavía no lo puedo creer y agradezco a todos los que me están ayudando. Estoy muy feliz y con la escritura de la casa voy a ser más feliz todavía”.

Accesibilidad

Para poder movilizarse por su cuenta, si bien lo hace desde siempre, Pipi necesita resolver algunas cuestiones.

Acceder al colectivo es una de ellas, que no puede solucionar aún.

“Se me complica porque no puedo pasar sola la SUBE, no puedo ir sola”, contó.

Asimismo, realizó un pedido en el Municipio para demarcar el cordón de la vereda de su casa “para que no estacionen y poder accedermás fácilmente, por ejemplo cuando tengo que usar un taxi o remis”.

También solicitó quitar las plantas en la vereda ya que “levantan las baldosas y son un riesgo, no solo para mi si no para la gente mayor también”.

 

Diseñadora

En su casa de Juan B. Justo 416, Pipi se dedica a estampar remeras, tazas (de cerámica o plástico), sets de jardín, tazas mágicas, jarros térmicos, pasacalles, gigantografías, entre otros. 

Para contactarse con Pipi, pueden hacerlo al 236 456 4222 o a su instagram @pipi.parra.

Su historia

A los 3 años, Pipi ingresó en la Escuela Especial N° 502. Le habían dicho a su madre que luego podría continuar en una institución que no fuera de enseñanza especial, pero luego eso fue rechazado por las autoridades bajo el argumento de que no se iba a poder adaptar y por eso permaneció allí en su adolescencia.

Tras ser operada en el Hospital Garrahan, las maestras de la escuela que funciona en ese nosocomio le dijeron que podía hacer una escolaridad normal. A esa altura, con 15 años, Pipi estaba cursando cuarto grado.

En aquellos días la nueva directora de la escuela 502, Lilian Manacorda, la evaluó y le dio el pase al sexto grado de la Escuela Nº 16. Ahí terminó el primario y luego realizó el nivel secundario en la escuela “Manuel Dorrego”.

Cuando estaba cursando el último año quiso abandonar, ya que por entonces llevaba 23 años de escolaridad y estaba cansada. Sin embargo, con el apoyo de su familia y los docentes, más su fuerza de voluntad, logró terminarlo.

Toda su vida es una sucesión de desafíos, que con esfuerzo y tesón logra sortear para salir adelante.

COMENTARIOS