Darío Felipín
Darío Felipín, cantante de rap.
DE LA PLAZA AL ESCENARIO

Darío Felipín: “La música es lo único en el mundo que me hace sentir vivo”

Es cantante y organizador de competencias de rap. Hace 8 años tiene el micrófono en su mano, y es reconocido en Junín y la Región por su lírica. En diálogo con Democracia, habló de sus comienzos, el mundo de la música local, sus proyectos personales y próximos lanzamientos.

Con solo 22 años de edad, Darío Felipín es uno de los símbolos del rap local. Disfruta de la música desde muy pequeño y, desde que tiene 15 años frecuenta plazas, festivales, eventos masivos, bares y boliches con su obra, fruto de la dedicación y los años de experiencia en el campo.
Democracia dialogó con el joven artista y compositor acerca de las próximas metas en su carrera y los lanzamientos musicales y audiovisuales que llegarán en las próximas semanas, mientras prepara sus shows y conquista la Región.

Desde la cuna
Es sabido que la música requiere de entrega y pasión, y Darío no lo olvida. Según detalló, su primer contacto con ese mundo fue de muy pequeño, porque su padre era artista y, a pesar de sus problemas de audición, “tocaba el bajo, la batería, el piano y cantaba”. Antes de fallecer a causa de un tumor cerebral, logró inculcar a sus hijos el amor por la música, lo que, indudablemente, no se aprende en la Academia.
“La mayoría de los instrumentos que toco son a oído, porque me enseñó mi papá”, explicó el joven. 
Sin embargo, su llegada al mundo del rap no fue fortuita. Darío detalló que, al ver a sus amigos hacerlo, a los 15 años empezó a sentir interés por la improvisación, y a participar de las competencias realizadas en las plazas de la ciudad. “Me iba bien”, afirmó, y explicó que se empeñaba en “pensar una estrategia, porque en esa época se improvisaba en serio”.
Paralelamente, Felipín ya escribía sus propias canciones del género, aunque contaba con una base particular: “de más chico ya escribía versos, similares a payadas”, expresó. Asimismo, rápidamente el mundo de la música le abrió las puertas a un joven ansioso por expresarse y brillar. “Cuando empecé a escribir canciones me di cuenta que eso me gustaba mucho más”, agregó.
En dicho sentido, poco tiempo después dio su primer show en La Casa del Pueblo, determinante para definir su vocación. Es que, destacó, “el ida y vuelta con el público es distinto, te prestan más atención a lo que decís”.
A sus 22 años, trabaja fiscalizando el estacionamiento medido en la ciudad, y no pierde de vista su pasión. “Hasta cuando chequeo patentes invento versos”, expresó. Por su parte, semana tras semana atraviesa los escenarios de boliches, bares, plazas, competencias y festivales, y deja su mensaje, la principal meta de su carrera. “La música es lo único que me hace sentir vivo”, destacó. 

Conocedor de la materia
Formar parte desde hace 8 años del mundo del rap local ha dotado a Darío de experiencia suficiente para convertirse en un referente del género. 
El artista recorre los escenarios, pero nunca abandonó la plaza que lo vio nacer, y por ello es organizador de la “Desli Free”, una competencia de rap en la que participan jóvenes de toda la zona. 
En dicho sentido, Junín ha sido epicentro de los géneros urbanos, y Darío destacó que “hasta hace dos años era la vidriera de la zona, donde se venían a medir los artistas”. Sin embargo, tras la pandemia, para Felipín el mundo del rap local “no está en su mejor momento”, a pesar de que, durante el confinamiento, siguió organizando eventos, sin público.
Por su parte, el artista explicó que ya no compite en dichos encuentros, y se limita a ser jurado o presentador. Asimismo, su lugar le permite afirmar que “en Junín hay gente súper talentosa”, y, dentro de la Desli Free, “muchos con ganas de trabajar”.

Prejuicios
En tanto género urbano y vía de expresión particular, el rap es comúnmente asociado a aspectos negativos, y, en consecuencia, también se señala a sus artistas.
Al respecto, Darío destacó que “muchos lo relacionan directamente con la droga, lo oscuro y los insultos”, y aclaró que ello se vincula a “los berretines que tiran quienes no saben rapear en una plaza, y hacen quedar mal a una cultura entera”.
Asimismo, Felipín afirmó que trabaja incansablemente para que, en el rap local, ello no suceda, en lo que ha tenido buenos resultados. “Hoy se tiran versos con contenido, se hacen comparaciones y se arman rimas más complejas”, destacó.
Cabe señalar que, a nivel personal, el artista explicó que también sufre los prejuicios, sobre todo cuando es invitado a eventos. Sin embargo, considera que quienes lo hacen “es porque no saben”, y no lo considera un acto de maldad, sino de ignorancia.

En compañía 
Darío explicó que siempre contó con el “apoyo incondicional” de sus amigos y familia, muy necesario para emprender una carrera artística, con shows, presentaciones, y eventos cada semana. 
“Jamás me tiraron para atrás, todo lo contrario”, señaló Felipín, respecto al impulso otorgado por sus allegados para seguir adelante con su carrera. “La música es mi vida, y ellos lo entienden”, agregó.
Por otro lado, en su trabajo también está acompañado. Es que, según explicó, ha conformado un equipo, para el rodaje de sus clips y sus presentaciones en vivo, junto a la academia de baile Vibra.

Carrera personal
Sin dudas, el aspecto en el que particularmente repara Darío es en su evolución como artista, y, por ello, explicó que está abocado a la composición de canciones, producción de videoclips y presentaciones. 
Por su parte, adelantó que en abril lanzará una nueva canción de trap, un género con el que nunca antes había trabajado en su carrera. Para ello, Felipín explicó que están rodando un videoclip junto a su equipo.
En cuanto a sus presentaciones, el artista detalló que el pasado fin de semana estuvo en Pergamino, donde fue jurado de una competencia y dio un show ante un “público muy cálido”. Asimismo, estuvo presente en el cierre de los carnavales de la localidad de 25 de Mayo, donde compartió escenario con Miranda.
En dicho sentido, Felipín destacó que “cada vez se abren más puertas”, y no quiere desaprovecharlo, puesto que “el tiempo pasa muy rápido”. A su vez, su mayor anhelo es ”hacer un show en La Ranchería” y, entretanto, adelantó que planea comenzar un ciclo de formación de teatro. “Me va a ayudar mucho con los proyectos audiovisuales “ señaló.
En un momento de su carrera que le permite proyectar, Darío afirmó que, a futuro, le gustaría “estar haciendo música en todo el país”, pero, sobre todo, destacó que no va a descansar hasta que “Junín se corone, y todos vean los artistas que hay”. 
En la misma línea, el cantante señaló que “más allá de lo que piensen algunos”, seguirá adelante con su pasión. “Voy a seguir subiendo a los escenarios, voy a decir lo que pienso, y voy a seguir disfrutando de esto”, afirmó.

COMENTARIOS