None
SITUACION CRITICA

"En un momento te quebrás", dijo una juninense en el sur

Leticia Almozni relató cómo se vive el drama de las cenizas en Villa La Angostura y aseguró: “El panorama es desolador”.

Tras el diluvio de cenizas caídas en Villa La Angostura, la juninense Leticia Almozni, vecina de la zona, relató las dificultades por las que atraviesa el pueblo y afirmó que se trata de una “verdadera catástrofe”.  
En una entrevista exclusiva con DEMOCRACIA, la mujer detalló: “Está todo desbordado. Los servicios son muy precarios y, aunque hay gente del Ejército colaborando, está colapsando todo”.
En relación a las privaciones a las que se ven enfrentados los vecinos, señaló: “Estamos sin luz desde hace muchos días, recién hoy (por ayer) tiene luz el área céntrica, pero es una zona muy chica. Tampoco hay agua corriente, por eso el ejército la está repartiendo. Además, como mucha gente tiene losa radiante o radiadores, también hay problemas con la calefacción”.
“El transporte público por ahí funciona y por ahí no, y los autos no se pueden usar mucho, porque las cenizas son tan abrasivas que rompen los motores”, agregó.

“El panorama es desolador”

Respecto del paisaje de la ciudad, Almozni afirmó: “Las casas están vacías, porque mucha gente se fue. Hay perros que fueron abandonados en la calle y árboles caídos por el peso de las cenizas. Realmente el panorama es desolador”.
“Limpiamos todo el tiempo las casas y los techos, pero las cenizas no dejan de acumularse. Adentro, las casas son un caos, se ensucian a los dos segundos de limpiar”.

“Muchos se aprovechan de la situación”

Como si no alcanzara con el ensañamiento de la naturaleza, los vecinos de La Angostura están siendo víctimas de una seguidilla de robos, producto tanto de la necesidad de conseguir provisiones como de la “avivada” de quienes poco se apiadan del mal momento de los demás.
Esta situación se ve favorecida por la falta de alarmas que, sin luz, dejaron de funcionar.

“Esperemos que no llueva”

Pese a la creencia generalizada de que la lluvia aplacaría la circulación de cenizas volcánicas, los vecinos de la ciudad sureña sólo esperan que el clima se apiade de ellos y que, al menos por unos días, no se formen precipitaciones.
Es que las lluvias no sólo provocarían la caída de más árboles y techos, sino que además podrían ocasionar el desborde de los ríos y arroyos de la zona.
“La lluvia hace que las cenizas se espesen y que parezca una especie de cemento. Además, como hay tanta ceniza acumulada en las laderas de los ríos, si llueve, el agua no tiene por dónde salir. Se van a desbordar los cauces y los vecinos de los ríos Bonito y Las Piedritas van a tener que evacuarse”.

“Todavía falta lo peor”

En relación al futuro inmediato de Villa La Angostura, Almozni afirmó: “No sabemos cuándo se va a volver a la normalidad. Por el momento, sigue el alerta roja, porque todavía el volcán puede volver a erupcionar. Pero creo que el gran problema lo vamos a tener en septiembre, cuando sea la época del deshielo. Es posible que se produzcan inundaciones”.

COMENTARIOS