None
AGUA CONTAMINADA

El proceso de ósmosis no elimina el arsénico

José Luis Mutti, técnico que hace años creó un filtro para eliminar este elemento químico contaminante del agua, se refirió a los distintos procedimientos potabilizadores y alertó sobre los riesgos para la salud de la población.

La presencia de arsénico en el agua que consumen los juninenses sigue siendo una cuestión que desde hace años genera debate en los ámbitos más diversos, tanto vinculados con la salud pública, como en áreas políticas y judiciales.
Sin embargo, pese a que la polémica no cesa, desde las esferas oficiales tampoco llega la solución para este flagelo que preocupa a la población, a esta altura sin demasiadas alternativas para consumir agua potable.
En ese sentido, Juan Carlos Mutti, técnico que desde hace años aborda la problemática del arsénico en el agua que consumen los juninenses, se refirió a la efectividad del método de ósmosis inversa, que utilizan muchas empresas que procesan y envasan el agua. Al respecto, Mutti señaló a este diario que “el método de ósmosis inversa consiste en utilizar una membrana semipermeable, que quita los minerales del agua, no el arsénico. La mitad del agua que se extrae de los pozos hay que desecharla y el agua que sale de este proceso es como el agua destilada, no se puede utilizar para el consumo humano, por lo tanto hay que mineralizarla”.
Mutti, que además creó un filtro para quitar este elemento químico, agregó que “desde la ósmosis inversa es inviable eliminar el arsénico y tampoco se puede utilizar en una ciudad, solamente para algunos casos donde se requiera sacar más cantidad de minerales contaminantes o cloruros del agua”.
El especialista resaltó que “en el caso de la ciudad de Junín, lo único que tenemos que sacar es arsénico, por ahí nitratos, nitritos, pero eso se soluciona fácilmente mejorando la calidad de las perforaciones, algo totalmente contrario a lo que se ha hecho últimamente.
Se hicieron perforaciones superficiales para tratar de conseguir agua con menor cantidad de arsénico, pero lógicamente como el agua superficial está contaminada con nitritos y nitratos por la cantidad de pozos ciegos que existieron en la ciudad durante toda su historia, hace que no se pueda utilizar”.
Considerando que el debate sobre la cantidad de arsénico en el agua lleva años y todavía no existen medidas concretas, Mutti aclaró que “la verdad es que la solución es sencilla, sólo hay que implementarla y yo lo he planteado hace ya 13 ó 14 años. En mi proyecto propuse filtrar el arsénico a partir de la utilización de limadura de hierro y lo presenté hace 12 años en la Municipalidad, con todos los análisis”.
Mutti expresó que “realmente no entiendo por qué no se implementa esa u otra medida, pienso que es una cuestión de costos, que no se quiere priorizar la salud de la población por sobre los gastos”.
Al respecto, el técnico dijo que “no sé hasta qué punto sirve esta decisión de la Justicia de cobrar una multa, tal vez sí sirve para seguir concientizando sobre un problema que no se aborda, que se lo está manejado improvisadamente”.
Finalmente, Mutti explicó que “no se informa adecuadamente a la población y lamentablemente se ha perdido muchísimo tiempo desde que empezamos a comprender, a entender y ver la posibilidad de solucionar el problema, y ese tiempo no se recupera con nada. Seguramente hay mucha gente que enfermó y mucha que murió por causa del hidroarsenicismo, que no fue tratado a tiempo, como pudo haberse hecho”.

COMENTARIOS