CULPABLE DEL HORRENDO CRIMEN DE CLAUDIA COLO

Correa apeló el vencimiento de la pena, tiene salidas transitorias y podría quedar en libertad

Está alojado en la Unidad 45 de Melchor Romero, en La Plata, donde estaría estudiando la carrera de Psicología. El padre de la mujer asesinada, Juan Colo, afirmó a DEMOCRACIA que “sería indignante que quedase libre”.

José Luis Correa, condenado a prisión perpetua por haber sido hallado culpable del salvaje crimen de Claudia Colo, ocurrido el 15 de enero de 2000, recurrió a la Cámara de Apelación y Garantías –el escrito está allí desde principios de abril- por el vencimiento de la pena, que se resolvería en los próximos días.
Lo que quiere la defensa es que su cliente sea beneficiado por el sistema de 2 x 1, por lo que si el tribunal, integrado por los doctores Miguel Saínz, Andrés Francisco Ortiz y Carlos Portiglia, acordase la reducción de la condena, Correa quedaría en libertad.
Actualmente, el imputado está alojado en la Unidad Nº 45 de Melchor Romero, en La Plata, y tiene salidas transitorias para ir a estudiar.
Pero ayer circularon fuertes rumores de que Correa habría estado en Junín, hecho que no pudo ser confirmado por este diario.
Esta situación genera mucho malestar en la familia y allegados de la víctima. De hecho, Juan Colo, padre de Claudia, manifestó su sorpresa e indignación ante una eventual reducción de la pena del asesino de su hija.
Correa fue juzgado en septiembre de 2001 por el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1, conformado entonces por Juan Esteban Garelli, Miguel Angel Vilaseca y Andrés Francisco Ortiz.

“Buena conducta”

“El puede tener la libertad condicional a los 20 años de cumplida la pena, pero también se puede beneficiar por el 2 x 1. Respecto al tema del vencimiento de la pena, el cálculo lo hizo Ejecución Penal y creo que está bien. Creo que en los próximos días o semanas, el trámite estará resuelto”, señalaron fuentes judiciales.
Tras el juicio oral y público realizado en 2001, donde Correa resultó condenado a prisión perpetua, su abogado apeló la medida a la Cámara de Casación, luego a la Suprema Corte de Justicia bonaerense y el caso llegó hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación, pero en todas las instancias el pedido fue rechazado.

Cadáver en bolsas


Claudia Silvina Colo, de 25 años, murió en la tarde del 15 de enero de 2000 tras haber sido salvajemente golpeada por Correa, un técnico informático que por ese entonces tenía 34 años.
Un compañero de trabajo de la mujer concurrió a la oficina donde ella trabajaba, en Rivadavia 232, alrededor de la 1 de la madrugada del domingo 16, alertado por la preocupación de la familia Colo ante la demora de la joven.
El cadáver apareció dentro de dos bolsas de consorcio. Tenía signos externos de violencia y lesiones compatibles con mecanismos de muerte por asfixia por estrangulamiento.
La secretaria había recibido otros golpes en el resto del cuerpo, tenía excoriaciones en la mejilla, la rodilla y sufrió fuertes traumatismos de cráneo. Sus pies y manos estaban atados con cables.
Correa fue aprehendido el lunes 17 de enero, en San Andrés de Giles, cuando se trasladaba en un remís, portando un bolso en cuyo interior se encontraron elementos sustraídos en el lugar del crimen.
También tenía en su poder varias llaves que correspondían a la cerradura de la puerta del local de la aseguradora Unión Berkley -donde ocurrió el homicidio-, cuatro chequeras en blanco, siete bolsas de residuos negras, una pistola calibre 22, doscientos cheques, $4.800 en efectivo y cuatro DNI de ciudadanos de Chacabuco.

COMENTARIOS