None
UN MIEDO SIEMPRE LATENTE

Marcelo Bazzani: “Al cáncer de mama no se le ganó la batalla, aunque estamos bien posicionados”

El ginecólogo juninense destacó la importancia de la prevención y el diagnóstico precoz a la hora de enfrentar la enfermedad.

El reconocido ginecólogo juninense Marcelo Bazzani habló de la importancia del diagnóstico precoz a la hora de enfrentar el cáncer de mama, enfermedad que afecta a una de cada ocho mujeres en la provincia de Buenos Aires y que, a nivel mundial, sigue siendo la segunda causa de muerte entre las mismas.
En diálogo con Telenoticias (TeleJunín), Bazzani afirmó: “Está científicamente demostrado que aquellas pacientes que hacen su control como corresponde, de acuerdo a los criterios de cada médico, llegan a tener resultados positivos en lo que se refiere a este tipo de cáncer. Nosotros no podemos manejar el destino, pero sí, a través del diagnóstico precoz, podemos llegar a conocer esta patología antes de que sea un cáncer avanzado”.
En relación a la edad en la que las pacientes deben iniciar los controles, el médico sostuvo: “El tema está en controversia. Hay dos líneas. La línea americana, que recomienda hacer la primera mamografía a los 35 años, y la línea europea, que indica que debe hacerse a los 50. Yo creo que hay que tomar una conducta personalizada con cada paciente y adecuarse al lugar en el que estamos. Mi posición es comenzar con la mamografía a partir de los 40 años, salvo en los casos en los que haya antecedentes genéticos muy importantes. En esos casos, los estudios deberían hacerse a partir de los 30, siempre teniendo en cuenta los antecedentes familiares y personales. A partir de allí, plantear el examen mamario y los estudios complementarios”.
En la misma línea, Bazzani indicó: “Está sumamente demostrado que cuanto menor es el tamaño del tumor, mayor es la tasa de sobrevida, que puede aumentar de cinco a diez años”.
En cuanto a los estudios específicos para la prevención de este tipo de cáncer, el especialista afirmó que “todavía la base es el examen mamario y la mamografía, aunque hace unos años se incorporó la ecografía clásica y digital”.
Además, mencionó a la resonancia nuclear magnética, un estudio de avanzada que permite un diagnóstico preciso, pero cuya implementación en Argentina aún tiene “problemas técnicos”.

Los miedos


Según afirmó Bazzani, uno de los mayores avances en cuanto a la detección temprana de la enfermedad es la paulatina pérdida del miedo por parte de las mujeres a la hora de realizarse los chequeos preventivos.
En este sentido, el médico afirmó: “La información y el cambio en la conducta de la mujer frente al cáncer de mama es lo que nos ha facilitado los diagnósticos que hoy podemos hacer. Este cambio es completamente comprensible, porque en 1970, el diagnóstico de cáncer de mama era sinónimo de mutilación. Pero hoy tenemos cirugías en las que se saca el tumor y si el ganglio es negativo, ahí termina la cirugía. Creo que ese fue uno de los temas fundamentales para que la mujer busque el diagnóstico precoz, sabiendo que no va a tener que ser mutilada”.
Para finalizar, y siguiendo en la misma línea, Bazzani sostuvo: “El diagnóstico precoz está progresando tanto como los tratamientos que estamos haciendo. El progreso de este tipo de diagnóstico tiene que ver con la detección de tumores cada vez más pequeños. Y en lo que se refiere al tratamiento, hay mejor sobrevida y menores efectos adversos. Debo confesar que al cáncer de mama no se le ha ganado la batalla, pero estamos bien posicionados”.

COMENTARIOS