None
SIGUE EN ESTADO CRITICO

El marido de la mujer que chocó contra un perro reclama medidas por parte del Gobierno local

Juan Pablo Driz responsabilizó a las autoridades locales por el accidente sufrido por su esposa, tras colisionar con un perro.

Tras el accidente sufrido por Leila Franco el pasado 22 de marzo, el marido de la víctima se acercó a DEMOCRACIA para dar detalles de su estado de salud y reclamar medidas por parte del Gobierno local.
Según contó Juan Pablo Driz, su mujer aún se encuentra en estado delicado y corre serios riesgos de quedar con secuelas de muy difícil recuperación.
“Leila tuvo dos intervenciones neurológicas con dos horas de diferencia. En la segunda le tuvieron que sacar un hematoma que se le había formado en el parietal izquierdo, para descomprimir el cerebro. Ahora abre los ojos, pero no se puede conectar con el medio”, afirmó Driz y agregó: “La sacaron del coma farmacológico y está estable, pero no le pueden sacar totalmente la sedación. Los médicos me dijeron que si logra salir de esto, va a tardar entre cinco y seis años en recuperarse”.

“El Municipio tiene que darle una solución a esto”


Minutos después del accidente ocurrido en la calle Jean Jaures, entre Roque Sáenz Peña y General Paz, se supo que la moto que manejaba Franco había caído al suelo tras chocar con un perro callejero, lo que generó gran indignación entre los familiares de la víctima.
En este sentido, Driz afirmó: “El accidente que tuvo mi mujer fue por los perros que están en la calle, que es una problemática que está hace un montón. No digo que Meoni sea el culpable, pero sí el responsable. Creo que el Municipio tiene que darle una solución a esto”.
A diez días del siniestro, el joven denunció que “ni siquiera sacaron los perros que están en el centro” y que “nadie se acercó al hospital para ver el estado de salud de Leila”.
Angustiado, Driz se preguntó: “¿Cómo hubiera reaccionado Meoni si le hubiera tocado sufrir a él un caso como este? ¿Cuánta gente se tiene que morir para que tomen medidas al respecto? Piensan más en una plaza, cuando desde hace tanto tiempo existe este problema, que no es tan difícil de solucionar”.

“En el hospital le salvaron la vida”

En relación a la atención médica recibida por la mujer en el Hospital Interzonal General de Agudos de Junín, Driz manifestó: “Estoy muy conforme por todo lo que se hizo. Leila está viva por las decisiones que tomaron los médicos del hospital”.
Según relató el marido de la víctima, fueron los especialistas del nosocomio quienes tomaron la decisión de operar a Leila, ya que, al no estar identificada al momento del accidente, no pudieron contar con la autorización de sus familiares.
En este sentido, afirmó: “En el hospital le salvaron la vida. Si tardaban más en operarla ya no hubieran podido hacer nada”.
Sin embargo, y pese a reconocer el buen trabajo de los médicos del nosocomio, el joven expresó su intención de trasladar a su mujer a un lugar especializado, para que se puedan minimizar las secuelas, aún difíciles de establecer.
“Voy a necesitar ayuda”
Teniendo en cuenta la gravedad del caso y el largo período de recuperación contemplado por los médicos que atienden a Leila, Driz manifestó: “Estoy apuntando a conseguir una ayuda para ella, por cuestiones económicas y sentimentales. Voy a necesitar ayuda para el tratamiento y para la rehabilitación y creo que, en parte, el Municipio va a tener que responder por ella”.
Con lágrimas en los ojos, Driz hizo referencia a la situación de su hijo de cinco años, quien “constantemente pregunta por su mamá”.
“Yo no puedo decirle toda la verdad, pero él se da cuenta de que algo está pasando”, afirmó.

Intimidación

En diálogo con este diario, el marido de la víctima denunció haber sido intimidado por un anónimo, quien en la tarde de ayer lo habría llamado a su celular para decirle con tono amenazante: “Meoni no tiene la culpa. Lo que le pasó a tu mujer fue por no usar casco”.

Testigos

Luego de ponerse en contacto con un abogado para decidir los pasos a seguir tras el siniestro, Driz habló de la necesidad de que aparezcan testigos para intentar hacer la reconstrucción del hecho.
En esa línea, indicó: “Ese mismo día, un hombre que supuestamente había sido testigo directo del accidente, se acercó al hospital para averiguar cuál era el estado de salud de Leila. En ese momento no le di mucha bolilla porque estaba en otra cosa, de un lado para el otro, pero ahora me gustaría que si lee esta nota, por favor me llame”.

COMENTARIOS