None
BELGRANO, LOS KIRCHNER Y LOS DERECHOS HUMANOS

Javier Garín y Patricio Griffin disertaron en la UNNOBA: “Hay que dar una batalla cultural”

En el marco de un nuevo aniversario del golpe militar del `76, los panelistas remarcaron el carácter “indigenista y continental de la Revolución de Mayo”.

La “batalla cultural” del kirchnerismo va en serio. Tanto es así que ayer, en la UNNOBA, el Coordinador provincial del Ministerio de Desarrollo Social, Gustavo Traverso, el presidente del INAES, Patricio Griffin, y el escritor Javier Garín –autor del libro “Belgrano, recuerdos del Alto Perú”- dieron una charla titulada “Historia y política, la vida de Belgrano y los derechos humanos”, en el marco de los actos conmemorativos por los 35 años del golpe militar del `76, con fuertes paralelismos con el proyecto nacional y popular de los kirchner.
En efecto, con el batifondo de banderas de La Cámpora, imágenes de “Belgrano, La Película” –que fue proyectada recientemente en Junín con un notable éxito de convocatoria- y una nutrida presencia de jóvenes, los panelistas destacaron el espíritu “indigenista, independentista y continental de la Revolución de Mayo” y alegaron que la historia ha sido “deformada”.
Para Garín, “la defensa de los derechos humanos está estrechamente vinculada al surgimiento de nuestra nacionalidad. Peleaban por la independencia pero también por los derechos humanos”, los derechos del indio y la opresión.
Garín pidió proyectar en la pantalla un fragmento de “Belgrano, La Película”, donde el actor Pablo Rago, en el papel de Belgrano, se abraza con un indígena.

Belgrano, humanitario

Uno de los hechos resaltados por los oradores fue la batalla de Salta (20 de febrero de 1813), donde Belgrano obtuvo un triunfo completo y, tras firmar un armisticio, dejó en libertad a los oficiales realistas, bajo juramento de que nunca volvieran a tomar las armas contra los patriotas.
Este hecho, que le valió a Belgrano críticas de los miembros del gobierno porteño y de muchos historiadores actuales, fue destacado ayer por los disertantes como un acto de defensa de los derechos humanos.
“Qué diferente hubiese sido Argentina si los militares hubiesen sido como Belgrano”, disparó Garín y comentó que uno de los más acérrimos críticos de Belgrano fue luego Bartolomé Mitre.
“Hay que librar una batalla cultural todos los días”, lanzó Garín, parafraseando al fallecido dirigente socialista Alfredo Bravo. Y recordó que las violaciones a los derechos humanos aparecen todos los días “en forma directa e indirecta” en los medios de comunicación. En este plano, señaló que cuando algunos periodistas afirman que “los derechos humanos son sólo para los delincuentes” muestran que tienen una ideología anterior a la asamblea de 1813, cuando se abolieron los tormentos.
“La pelea por la independencia es por América del Sur”, remarcó Garín y señaló que el discurso oficial quiso hacernos creer durante mucho tiempo que la emancipación era sólo la de la Argentina.

“Hicimos lo que pudimos”

Griffin, por su parte, agradeció al Gobierno de Cristina por “la primavera que ha tenido la suerte de volver a vivir” y pidió que se condene finalmente a los genocidas que están siendo juzgados, para que los derechos humanos “no estén sólo en la Constitución Nacional -como decía Juan Bautista Alberdi- sino en el corazón de la gente”.
“Nos robaron a Belgrano, a San Martín, a Rosas, por suerte ahora la Presidenta decretó un feriado por la Batalla de la Vuelta Obligado”, lanzó Griffin y llamó a incorporar las experiencias vividas a la cultura, porque “sino corremos el riesgo de que vuelvan a repetirse”, en alusión a los estragos de la última dictadura militar.
Sobre su actuación en los ’70, en uno de los tramos más emotivos de la charla, Griffin rescató a “los subversivos como Leandro N. Alem (aunque el radicalismo esté ahora en la otra vereda)” y explicó que la lucha de los `70 fue un legítimo derecho de “resistencia a la opresión”.

COMENTARIOS