El comercio continúa con grandes dificultades.
El comercio continúa con grandes dificultades.
SIN FIESTAS NI EVENTOS

Por la pandemia, la venta de ropa formal se reinventa y amplía su oferta en Junín

Los comercios de indumentaria especialmente dedicados a la ropa de vestir debieron adaptarse para hacer frente a las bajas ventas en medio de las restricciones por la cuarentena. Aumentó la demanda de prendas urbanas.

El efecto de la pandemia continúa impactando fuertemente en las actividades económicas y uno de los rubros que vio disminuido su caudal de ventas fue sin dudas el de indumentaria, que arrastraba a su vez largos meses con caída del consumo.
Una situación especial se da con el rubro de la ropa formal, para eventos y fiestas, que de momento se encuentran restringidas por la situación de contagios y por ende su venta casi en suspenso.
Según un informe elaborado por la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria, en marzo de este año las ventas cayeron casi un 35 por ciento con respecto al mismo mes de 2019. A su vez, destaca que el sector viene de tres años de contracción, algo que generó una reducción del mercado de al menos un tercio en los últimos dos años.
Democracia dialogó con el presidente de Comercio e  Industria, Marcos Maroscia, y comerciantes del rubro, quienes dieron testimonio en primera persona de la situación que atraviesa el sector.   

Reinventarse
Sin la posibilidad de asistir a eventos como fiestas de casamientos, quince años, egresos, la demanda de la ropa formal bajó drásticamente, y es por ello que muchos comercios debieron reinventarse, incluyendo mayor variedad de indumentaria e incluso fortalecer la venta online.
Desde el comercio In Soul, una casa de nuestra ciudad dedicada a la venta de ropa para noche y fiestas, Karina Tevez, aseguró que tuvo que reinventarse.
“Somos una casa con perfil claro en lo que es la noche, fiestas, eventos y lo que incluye casamientos, egresados así que hoy tuvimos que reinventarnos y buscar una línea más urbana”.
Sobre la situación aseguró que “si esto no se modifica rápidamente, no se si hay tanto tiempo para seguir adelante, más allá de que muchos pudimos seguir abriendo, seguir vendiendo”.
No obstante mantiene las expectativas de que “a partir de septiembre u octubre la gente va a volver a disfrutar de cosas, aunque la recuperación no será rápida”. Y no solo por el aspecto económico, sino también “por lo anímico”.
“El de indumentaria es uno de los más perjudicados”, destacó Tevez, porque es el que se va dejando de lado, pero reiteró: “Tengo esperanzas de que vamos a seguir, aunque el sacrificio es muy grande”.
Por su parte Sergio Bracchi, del negocio homónimo, de vasta trayectoria en la ciudad aseguró que fue una ventaja contar con muchos otros tipos de prendas en su comercio.
“Tenemos de todo, una amplia variedad, no solo el vestir”, aseguró, y en cuanto a la situación de muchos, reconoció que lógicamente “hoy se restringe más lo que es ropa de fiesta”.
No obstante destacó que trabajan con uniformes para empresas, y “gracias a dios dentro del contexto real de la pandemia, medianamente anduvimos bien. Hablo del contexto de todos. Fuimos traccionando y nos defendimos bien”.

Sin reactivación
Maroscia aseguró que “en líneas generales todo el comercio está muy tranquilo y no hay reactivación”. 
Reconoció que “respecto del año pasado no hay mucha variación. El Día del Padre fue un empujón, un incentivo, pero no más que eso. No fue lo que se esperaba”.
Aseveró que el comercio “sigue en un estado bastante crítico y esperamos alguna reactivación para el consumo. El aguinaldo movió muy poco. Esperamos medidas para lo que es créditos. El Gobierno local tomó medidas pero esperamos de Provincia y Nación, que se baje la presión fiscal o beneficios, líneas de crédito”.

Horarios
Maroscia aseguró a Democracia que solicitarán ampliación del horario al municipio.
“Pediremos extensión horaria de comercios hasta las 21; en vista de que los gastronómicos pueden abrir hasta las 23, entendemos que debe ser factible”, aseguró.

COMENTARIOS