La obra tiene un plazo de dos  años.
La obra tiene un plazo de dos años.
PROYECTO ENTRE LUJÁN Y JUNÍN

Avanzan los trabajos en la variante de Chacabuco en la autopista de Ruta 7

La obra, que tendrá un plazo de dos años, fue reactivada en enero de este año tras estar paralizada desde diciembre de 2018. “Se está realizando un movimiento de suelo alrededor de los 100 mil m3 mensuales”, afirmó el gerente de Regiones de Vialidad, Patricio García.

Tras la reactivación de la obra en enero de este año, avanzan los trabajos de la variante de Chacabuco. Se trata de un tramo de 19 kilómetros perteneciente al proyecto de la autopista de Ruta 7, entre Luján y Junín (196 kilómetros), que demandará una inversión de $2.775 millones.
“Se está trabajando fuertemente, realizando un movimiento de suelo alrededor de los 100 mil m3 mensuales”, afirmó el gerente de Regiones de Vialidad, Patricio García.
Las labores, que tendrán un plazo de dos años, están a cargo del Ministerio de Obras Públicas, que conduce Gabriel Katopodis.
La obra del bypass en la ciudad vecina se encontraba detenida desde diciembre de 2018, cuando hubo problemas financieros en la Unidad Transitoria de Empresas (UTE), que demoró una parte del plan principal.
La variante de Chacabuco es un trayecto que estaba bastante avanzado, entre Coliqueo, la Curva del Sol, desde donde continúa por detrás del aeródromo local hacia el kilómetro 196 de la Ruta 7, sector en que se une con el tramo original en sentido Carmen de Areco. 
Entre las infraestructuras, se prevé instalar cinco distribuidores entre los kilómetros 196 y 219, donde además se construirán cuatro nuevos carriles, paralelos a la ruta original que quedará como circunvalación. Uno de los intercambiadores ya fue montado  dentro de la estancia “La Esperanza”, a la altura de la explanta Nidera.

Areco – Chacabuco
Tras la reactivación de la obra de la variante de Chacabuco, desde Vialidad informaron a Democracia que, en los próximos meses, la misma UTE transformará en autopista el tramo entre Carmen de Areco (km 141) y el inicio del bypass (km 196).
Se trata de un trayecto de 55 kilómetros en el que aún no se habían iniciado los trabajos pertenecientes al proyecto Luján – Junín de 196 kilómetros. Había sido licitado a mediados de 2016, pero las máquinas nunca iniciaron las labores y había quedado olvidado.
Es el más extenso y consiste en obras de arte menores y ampliaciones de obras de arte existentes, la construcción de ocho distribuidores, la cimentación de dos puentes sobre A° Lamela y sobre A° Ranchos, la demarcación horizontal, la señalización vertical y la iluminación de los intercambiadores mencionados.

COMENTARIOS