SUBA DEL COMBUSTIBLE

Llenar el tanque de nafta en Junín cuesta mil pesos más que hace un año

Tras la séptima suba en los surtidores del gobierno de Alberto Fernández, la súper quedó en $76,60 en Junín. Sigue la asimetría con la Ciudad de Buenos Aires, donde los combustibles son $6 más baratos por litro.

En Junín, uno de los distritos donde más caro se paga el combustible en el país, llenar un tanque de 55 litros (la capacidad de un auto estándar) con nafta premium de YPF, Infinia, cuesta desde este mes $4.840, luego del último incremento del 2,9% que se aplicó en los surtidores de la petrolera estatal. Un año atrás, para hacer igual operación había que invertir mil pesos menos (una diferencia de 27%).
Llenar el mismo tanque con nafta súper, más allá de que los fabricantes ya no recomiendan esa calidad de refinamiento para los vehículos nuevos, tiene un valor de $4.213. Son $997 por encima de enero de 2020, cuando costaba unos 58,49 pesos por litro.
Cabe recordar que el 5 de este mes se dispuso la primera suba de 2021 y la séptima desde el inicio de la presidencia de Alberto Fernández. Las pizarras de las estaciones de servicio YPF locales quedaron con el litro de súper a $76,60; el de Infinia, $88; Diesel 500, $70,60, e Infinia Diesel, $85,60. El resto de las banderas ayer empezaron a equiparar el ajuste que impuso la compañía nacional, que controla más del 55% del mercado de combustibles argentino.
La diferencia de precios que existe con la Ciudad de Buenos Aires es de alrededor de $6 por debajo en cada combustible que se ofrece en Junín. Así, para citar el mismo ejemplo, llenar un tanque de 55 litros con Infinia en una estación porteña sale $4.411. 
El anterior ajuste en los surtidores se aplicó el 16 de diciembre, con un incremento del 4,5% promedio, que fue el quinto desde agosto tras diez meses de congelamiento de precios por la pandemia.

Sigue la escalada
Esta vez, el argumento del incremento fue por la decisión del Gobierno nacional de permitir una suba del 59% en el valor de la tonelada de biodiesel y del 33% en la de bioetanol de caña. En respuesta al incremento en los biocombustibles, las petroleras que participan del mercado ajustaron el valor en el surtidor.
En el sector se especulaba con un aumento mayor, cercano al 8%. Sin embargo, y a pesar del malestar que causó la medida, las compañías dispusieron un incremento de menos de la mitad.
Según explicaron desde la consultora Energy Colisium, que dirige el exministro de Energía Juan José Aranguren, tomando como referencia a YPF, de no ajustarse el precio de sus combustibles en el surtidor, el saldo arrojaría una pérdida mensual en enero en torno a los $29 millones, sin tener en cuenta posibles modificaciones en el precio del petróleo crudo ni del tipo de cambio en la última quincena.
Si no se suspende la actualización impositiva que rige periódicamente para el sector de los hidrocarburos, la semana próxima habría un nuevo incremento en las estaciones, que impactaría en $1,24 en la nafta y 82 centavos en el gasoil.
De acuerdo a lo señalado por la consultora de Aranguren, la AFIP ya publicó esa actualización tributaria que sería aplicada a partir del 15 de enero de 2021, "lo que pondrá mayor presión sobre los refinadores (YPF a la cabeza) para trasladar su impacto en el precio de venta al público de los combustibles a partir de dicha fecha".

COMENTARIOS