bomberos de junin
El cuartel está dirigido por el comisario Javier Di Pierro.
BALANCE DEL DESTACAMENTO DE BOMBEROS DE JUNÍN

Intensa labor de los bomberos durante un año atípico, marcado por la pandemia

A la ardua labor que generalmente cumplen, desde el cuartel se sumó la colaboración prestada en materia de desinfecciones y capacitación de personal policial, ante la emergencia planteada por el Covid-19.

Los integrantes del Destacamento de Bomberos de Junín, a cargo del comisario Néstor Javier Di Pierro, tuvieron una intensa actividad durante el 2020 e inicios del 2021. A las actividades normales a las que están habituados cumplir, se le sumaron las llevadas a cabo durante la pandemia, una experiencia única para todos que todavía continúa vigente.
En diálogo con Democracia, el comisario Di Pierro explicó que durante el 2020 participaron activamente en la colaboración de desinfecciones y capacitación de personal policial, acompañando la tarea de Policía Ecológica tanto en Junín como en otras ciudades como San Nicolás, Baradero, Ramallo, Rojas, Pergamino, Salto, Colón, Arrecifes, Rafael Obligado; además de asistir periódicamente a quienes ocupan y trabajan en el predio de aislamiento local Pioneer. 
La tarea cumplida en materia de incendios fue intensa, ya que debieron sofocar muchos, en especial de pastos, tanto en invierno como en verano.
El comisario Di Pierro, cuenta con 23 años de servicio y hace un año y dos meses está a cargo del cuartel de Bomberos de Junín, integrado por 27 hombres y 11 mujeres.

Actividad
Según la estadística durante el año pasado intervinieron en sofocar 11 incendios de camiones utilitarios y pick ups; uno de maquinarias agrícolas; 7 de motocicletas; 8 de depósitos, galpones y similares; 54 de viviendas; 8 de comercios en general; 31 de ramas, restos de poda etc.; 21 relacionados con sistemas de baja tensión eléctrica, (en redes, transformadores); y 8 principios de incendio.
Asimismo, debieron asistir a 42 rescates de personas en diferentes situaciones y contextos: cinco levantamientos de cadáveres; 70 rescates de animales; 11 siniestros viales; 28 lavados de cinta asfáltica, 67 investigaciones de causales de incendio e incluso 7 falsas alarmas.
“Como se puede apreciar, la estadística muestra un número abultado de intervenciones relacionadas en primer lugar a pastizales, campos y similares. Por lo que, en el presente año apuntaremos en nuestra prevención a que ese índice disminuya. Basándonos en que más del 90% de los incendios de ese tipo son generados por la intervención humana. Es decir, que pueden ser evitados si capacitamos, prevenimos y reeducamos a nuestra sociedad”, manifestó el jefe de Bomberos.
“De estas intervenciones se desprende no solamente el riesgo provocado por el mismísimo incendio en cuanto a lo que el fuego significa, sino además la puesta en servicios de recursos materiales, logísticas y humanos que se trasladan, se arriesgan en el camino, se mal utilizan y de manera indirecta restan capacidad operativa para otras intervenciones que no pudieron ser evitadas”, advirtió. 
“En segundo lugar con un número mucho menor pero no menos importante, los incendios de viviendas cuyas causas son variadas pero que también deben ser atendidas al momento de pensar en precauciones y prevenciones en el lugar y que serán tenidas en cuenta tal como el año anterior, para abordar la prevención en nuestra ciudad”, dijo. 

En la altura
Ante la acotación que hace una semana atrás hubo un incendio en altura, precisamente en el piso 10 de un edificio céntrico, que provocaron las preguntas si los bomberos tenían herramientas para actuar en casos como este, con escaleras para rescate y demás, Di Pierro dijo que siempre se cumplían los protocolos de actuación “de base” para cada caso, haciendo una toma de estado de la situación.
“Es ahí cuando quien se encuentra a cargo de la intervención da las órdenes para comenzar con el trabajo y de ser necesario solicita apoyo u otros recursos. En el caso de actuar en la altura, contamos con escalera para casos de rescate en pisos altos, pero no siempre es aplicable y necesaria”, acotó.
“Es muy importante destacar que cada edificio debería contar con las medidas antisiniestrales, estructurales y de extinción necesarias para facilitar la evacuación de las personas, además de evitar que el fuego se propague y poder atacarlo. Esto por supuesto que agiliza de sobre manera todas las tareas en una emergencia, pero en su gran mayoría estas cuestiones se deben plantear con el proyecto de construcción del edificio, ya que a posteriori es más complicada la adaptación para lograr esas características”, apuntó.
Una de las dudas planteadas es si la ciudad de Junín contaba con las llamadas bocas de agua para apagar incendios, a lo cual dijo que sí, que existían bocas de expendio de agua llamadas “hidrantes” y las utilizaban a menudo para no tener que regresar al cuartel a abastecerse.
“Asimismo contamos con un camión cisterna de 10 mil litros que se usa solo en algunos casos y también con la invalorable colaboración de la defensa civil municipal que siempre nos asiste rápidamente y nos provee de agua con las cisternas que se encuentran preparadas y equipadas para esto”, afirmó.

Prevención
Al pedírsele una reflexión ante todo lo actuado durante el año pasado por el Destacamento de Bomberos, siempre en el marco de la pandemia, el comisario Di Pierro manifestó: “Habitualmente somos muchos los que convivimos en el cuartel y es muy dificultoso evitar encontrase frente a frente, ya que se comparte el dormitorio, el baño, oficinas, el comedor, vehículos y también las intervenciones”,
“Establecimos un protocolo de actuación para evitar contagios y pusimos a disposición de los bomberos los elementos de desinfección y cuidado para poder sobrellevar cada caso, siendo nosotros mismos los encargados del cuidado mutuo. En las intervenciones, se complica porque a veces es muy difícil cuidarse y mantener la distancia, pero somos conscientes de la situación y siempre nos mantenemos con los elementos de protección y de sanitizacion a mano, creo que todo esto se aprecia cuando analizamos que no tuvimos contagios masivos dentro del cuartel, solamente pocos casos aislados, detectados a tiempo que nunca nos hicieron perder la capacidad de respuesta a emergencias”, afirmó.

Cooperadora
Cabe destacar que en lo que fue un año atípico, los bomberos siempre contaron con el apoyo incondicional de la Cooperadora de Bomberos, que asiste y provee permanentemente de elementos para facilitar todas las tareas. Esta entidad representa el apoyo de la comunidad a través de la campaña anual que realiza periódicamente. Asimismo, junto a la Municipalidad por medio de la Dirección y Secretaría de Seguridad, se asiste con herramientas a los bomberos para poder intervenir de manera profesional.
En la actualidad la Cooperadora posee cuatro Camiones de rescate y lucha contra incendios puestos a disposición del Cuartel de bomberos de nuestra ciudad.

COMENTARIOS