La lluvia trajo algo de alivio, pero habrá menos rindes para el trigo
POR LOS EFECTOS DE LA SEQUÍA

La lluvia trajo algo de alivio, pero habrá menos rindes para el trigo

Aseguran que en Junín se pudo recuperar, pero la situación no se dio igual en muchos sectores de la Región y el país. Las expectativas en cuanto al clima están puestas en lo que queda de octubre, para frenar la caída de rindes.

Faltan alrededor de 50 días para la cosecha y, debido a la sequía y las heladas que atravesó la Región, se esperan rindes con grandes variables en la zona núcleo.
Según la Bolsa de Comercio de Rosario, la sequía dejará sus marcas.
De las 7 millones de hectáreas que se proyectaban para la siembra en el inicio de la campaña, solo se pudieron sembrar 6,5 millones y a eso hay que sumarle otro 10% que directamente no se va a poder cosechar porque no llovió. 
Asimismo, según indica en su informe la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, “los rindes potencialmente alcanzables en las provincias de Córdoba y Santa Fe se reducen semana a semana”.
El presidente de la Rural de Junín, Gustavo Frederking, el delegado de Renatre, productor Rodrigo Esponda, y la presidenta de la Federación Agraria de Junín, Rosana Franco, hablaron con Democracia sobre el panorama de cara a la cosecha en menos de dos meses. 

Baja de las estimaciones
Consultado sobre la producción que se había previsto, Frederking explicó que “en principio había a nivel país una estimación de producción de cantidad de trigo medido entre 21 y 22 millones de toneladas (realizada por la bolsa de Cereales de Rosario). Luego fue bajando y hoy se está estimando una producción de 18 millones de toneladas, lo que genera una merma importante respecto de lo que se había estimado, e incluso bajaría respecto del año pasado, que tuvimos 19,5 millones de toneladas de trigo”.


Esto muestra a las claras, según indicó el presidente de la Sociedad Rural, “cómo la sequía y heladas afectaron, especialmente en el norte y centro del país, y que hicieron que disminuyeran las previsiones”.
En cuanto al plano local, aseguró que “es difícil estimar en cantidad en el Partido o la zona, sí se vislumbra que el trigo está afectado en algún porcentaje. Si bien la afección es variable y depende ya que en algunas zonas varió más que en otras”.
Franco consideró que “hay lotes que tuvieron pérdidas debido a las labores realizadas y la fertilización. Aquellos lotes con siembra directa y buen paquete tecnológico superaron la situación”.

Sequía y recuperación
En la zona centro del país las lluvias fuertes venían resistiéndose desde marzo y solo en los últimos días se registraron precipitaciones, aunque en sectores dispersos.
Actualmente, las expectativas están puestas en lo que queda de octubre  porque serían clave para frenar la caída de rindes que aducen las bolsas de comercio.


Rosana Franco aseguró que “se perdió  mucho o casi todo, en el centro de Buenos Aires y ciertas partes de la Cuenca del Salado. Aquí en Junín se recuperó bastante con la anterior lluvia de 80 milímetros, aunque fueron dispersas. Algunos lotes van a tener pérdidas significativas a pesar de estas lluvias”, explicó.
Esponda consideró del mismo modo que “el impacto de la seca en nuestra zona, pensando en Junín,  se pudo reducir en cuanto a lo que tiene que ver con el trigo. Las cebadas sufrieron un poco más. Igualmente, hay que esperar la cosecha para ver el verdadero impacto de las pérdidas, pero creo que en Junín el impacto no va a ser tal. Sí en el país, porque hay zonas que sufrieron muchísimo más fuerte la seca que en nuestra ciudad”.
A su vez, destacó que “esta lluvia de hoy (por ayer) y de días atrás ha venido bien no solo por el trigo y la cebada que bastante definidas están, sino por todo lo demás ya que se está sembrando el maíz y en el corto plazo empieza la soja; además estamos saliendo de un invierno con muchísimas heladas, así que para pasturas y ganadería estas lluvias también vienen muy bien”.

COMENTARIOS