peluqueria liliana verano
Liliana Verano y su equipo.
SALÓN EMOTION, DE LILIANA VERANO

Una peluquería donde la gente vive sus emociones y luce el pelo como le gusta

“Siempre estamos aportando nuevas técnicas, nuevas ideas para el cliente”, afirmó la peluquera que tiene 35 años de trayectoria y que dirige el salón Emotion, en Remedios de Escalada de San Martín 20.

Liliana Verano comenzó con el oficio de peluquera en 1985, en un local de calle Italia 1055, de 2x2, dice ella al referirse a los inicios en la profesión.
“Siempre tuve como la visión de ir creciendo y llegar a donde llegué”, expresó, a modo de balance de sus 35 años de trayectoria. 
A medida que fue avanzando, Liliana pasó por varios locales, como aquel de calle Libertad, frente al entonces Policlínico Ferroviario, ya en sociedad con una colega; después en locales de calle Rivadavia, posteriormente en calle 25 de Mayo y ya nuevamente sola en Winter y Belgrano, donde pudo crecer mucho más, según afirmó, porque empezó a trabajar para Loreal Argentina y es su técnica en color, dando curso para esa empresa en Buenos Aires.
Continuando con la trayectoria de Verano, mudó su peluquería en el salón de Remedios de Escalada de San Martín 20.
“Este es un local diferente, por lo cual su nombre es Salón Emotion. La diferencia es que adentro vivís distintas emociones. Es decir, cuando uno entra tenés un lugar donde te diagnosticamos; luego pasás a la parte de color, donde no hay espejos sino simplemente la comunicación entre cliente y cliente. Ahí es donde nosotros realizamos todo tipo de colores, todo lo que es balayage, mechas, color. Una vez que el cliente terminó con su servicio de color, pasa a la parte del salón, donde cortamos y peinamos. Luego terminamos la visita del cliente, pasando por la perfumería, donde nosotros recomendamos qué tipo de productos debe aplicarse a través del tiempo”, explicó Liliana Verano.
La entrevistada afirmó que ir a la peluquería es como ir al doctor. “Nosotros damos el diagnóstico, hacemos el trabajo, decimos lo que necesita pero después debe continuar en la casa”, señaló, para luego agregar que, cuando el cliente llega al local, se toman todos los datos personales (dirección y teléfono)  y se los anota en la computadora de la peluquería. Queda registrado todo lo que se hizo el cliente, para luego, en su próxima visita, saber lo que ya se hizo.
“Nosotros valoramos o revemos esa anotación que tenemos, según si el cliente quiere seguir con lo mismo o hacer un cambio. Todo se anota en el historial”, apuntó.

Cambio de look
Según Verano, al cliente no se lo puede tener siempre con el mismo color, entonces el trabajo es más. “Siempre estamos aportando nuevas técnicas, nuevas ideas para el cliente, es fundamental para que se vea mejor. Le hacemos cambios de look muy seguido porque tanto para él como el peluquero hacer siempre lo mismo no es lindo”, opinó.
“Para esto estamos todo el tiempo actualizadas, gracias a Loreal que pasa toda la información para que yo pueda expandir a través de redes, y al igual que todo lo que nosotros hacemos”, apuntó.
De acuerdo a lo dicho, el salón Emotion se caracteriza por trabajar siempre con Loreal y Kerastase, marcas líderes en el mundo, a fin de que el cabello esté bien cuidado.
“También tenemos otro servicio como exfoliación de cuero cabelludo, tratamiento de caída del pelo, etc., todo esto a nivel científico. Nos capacitamos todo el tiempo. Yo he viajado por muchas partes del mundo como Italia, España, Japón, Corea, Tailandia, Francia, Brasil y tengo la suerte de poder haber hecho una carrera, que me permite viajar a todos lados gracias a Loreal”, describió.

Cuidado del pelo
Sobre las tendencias y lo que se puede o no hacer, Liliana Verano mencionó una situación: “Ahora se usa mucho la tendencia del blanco, llevar las puntas a blanco, pero eso requiere un tratamiento y un cuidado muy importante que siempre se charla con el cliente”.
“Por eso nosotros diagnosticamos antes de hacer un trabajo y le explicamos todo cómo es, en qué consiste y cómo lo debe cuidar porque de la peluquería siempre se va linda pero el tema es qué se hace el día después con el cabello”, acotó.
Aclaró que “un cabello que se quema no tiene recuperación. Por más que quiera ponerle crema, ya no hay recuperación. Hay que intentar tenerlo lo más sano posible para que se luzcan bien los colores”, y dijo que en “un cabello que no está bien cuidado, un color tampoco se va a ver bien, y esto va acompañado por un buen corte, un buen cuidado y color, de acuerdo al color de piel”.

Asesoramiento
Liliana Verano también es asesora de imagen, recibida hace dos años. Esto va todo de la mano con el trabajo que ella hace y es importante a la hora de decidir un color para determinada persona.
“Tenés que ver el color de piel que tiene la persona, porque puede lucir muy bonito en otros pero en su piel no va. Esto es muy importante a la hora del diagnóstico, qué es fundamental hacer y qué no. Se pregunta a la persona, entre otras cosas, con qué se está lavando el cabello y hacemos mucho hincapié en cómo es el lavado del cabello, qué pasa en el invierno con el cabello, qué en el verano, muchas cosas a tener en cuenta a la hora de organizar un trabajo”, manifestó, para luego determinar que si se queda de acuerdo con el cliente, si este acepta todas las condiciones que le expone la peluquería, se empieza a organizar el trabajo.

COMENTARIOS