Las huertas familiares permiten obtener alimentos saludables y sin costo.
Las huertas familiares permiten obtener alimentos saludables y sin costo.
PRO HUERTA DE INTA

Alrededor de 1100 familias recibieron semillas de la temporada otoño e invierno

A veces los kits se entregaron en la misma casa de la familia, por el tema de la cuarentena que empezó en marzo, justo cuando era tiempo de siembra de las plantas de otoño-invierno.

Unas 1.100 familias de Junín fueron beneficiadas por el programa Pro Huerta del INTA, a las que se les dio semillas para siembra otoño-invierno, que fueron entregadas en el mes de marzo principalmente. A esto hay que sumar todas las semillas entregadas a instituciones y cárceles de Junín, (Unidades 16, 49 y 13).
En Los Toldos también se entregaron aproximadamente a 400 familias e instituciones.
Al ser consultado por Democracia, Luis Fernández, responsable del programa Pro Huerta Junín y Los Toldos del INTA, explicó que para este programa se contaba con las semillas sueltas, a granel, que se tuvieron que fraccionar y poner en sobrecitos individuales, y los clásicos kits, que vienen con las especies ya armados. Todo esto se entregó, gratuitamente, a las familias e instituciones (colegios), que a su vez repartió a la gente.
Fernández aclaró que junto con el programa de semillas se entregan aves, que por ahora fueron 500.
Consultado sobre cuándo se hacía el seguimiento de este programa, el encargado dijo que generalmente se visitaban las familias o se las llamaba por teléfono.
“Hay un seguimiento más dedicado en las huertas comunitarias, de los barrios vulnerables con espacio común, donde trabajan cinco o diez familias. Esto es lo más difícil porque no tienen recursos ni herramientas, entonces necesitan un soporte de la base”, dijo.
“Ante las consultas que nos hacen, vamos a las casas tanto por huerta como por frutales, o por dudas respecto a problemas sanitarios que tienen las plantas. No vamos casa por casa porque no podemos, pero hacemos un estimativo general y unas visitas de las familias que nos van pidiendo. Por teléfono hacemos más contacto”, explicó Fernández.
El especialista dijo que había un amplio abanico de casos: había familias que no sembraron todo sino parte del kit, otras que le fue más o menos, familias que ya sembraron otros años y les va mejor que las nuevas, las que se sumaron este año.
Respecto a las condiciones climáticas de este año, Fernández dijo que no llovió mucho pero las temperaturas fueron bastante complicadas, provocando en ciertos cultivos. “Si no está fresco, la espinaca se va en semillas; cuando hubo variaciones de frío/calor los cultivos sufrieron mucho. El tema del agua no fue problema porque en los patios o fondos de viviendas se sigue el sembrado con riego”, explicó.
Entre las plantas que tuvieron complicaciones, el entrevistado mencionó a los coles. “Los coliflores tuvieron un mal arranque, porque necesitaban frío ya en febrero y marzo, entonces siguen chiquititas”, acotó.
“Es que la huerta no es algo netamente productivo sino social también, integra a la familia. Por otra parte, hay que tener paciencia, el tiempo de espera va de los 50 a 70 días para poder cosechar y no se cosecha todo lo que se sembró, pasa como en la vida… El consejo es que no siembren todo de golpe, que tengan una producción escalonada, tener plantines (bajo cubierta) siempre disponibles para reponer en la huerta”, afirmó.
Las semillas que se distribuyeron para esta temporada son de espinaca, achicoria, perejil, habas, arvejas, acelga, lechuga, rabanito, remolacha, zanahoria, repollo, coliflor.
Para la Primavera se puede sembrar: tomate, morrones, berenjenas, entre otros.

COMENTARIOS