CONCEJO DELIBERANTE

Entre chispazos y cruces, el oficialismo sancionó la Emergencia económica

El petrequismo impuso la mayoría propia y aprobó el proyecto que le permite al Ejecutivo reasignar fondos y rever contratos para hacer frente a la crisis por la pandemia de coronavirus. Para la oposición, se trata de "superpoderes" y "el Intendente busca no ser auditado".

El intendente de Junín, Pablo Petrecca, hizo valer la mayoría propia en el Concejo Deliberante y aprobó, pese al fuerte rechazo de la oposición, la declaración de la Emergencia económica que le permitirá, entre otros puntos salientes, reasignar partidas presupuestarias y rever contratos para agilizar la gestión en tiempos de crisis por el coronavirus.
La votación quedó empatada, con los diez votos del oficialismo a favor y los otros diez de la oposición, en contra. Pero el voto doble del presidente del Cuerpo, Gabriel D´Andrea, inclinó la balanza en favor del Ejecutivo comunal.

Cortocircuitos con la oposición
Antes del inicio de la sesión, el oficialismo incluyó modificaciones al proyecto original, situación que generó cuestionamientos del Frente de Todos. Entre ellos que la prórroga de la emergencia por un año más deberá ser refrendada por el Concejo para ser aprobada. El segundo cambio fue suprimir, dentro del artículo 7, el inciso G, que permitía al Ejecutivo “arrendar o vender bienes del dominio privado municipal o de aquellos que estén bajo su custodia”.
La inclusión de estas modificaciones de último momento, sin que fuera discutido en la reunión de comisión simplificada de Presupuesto y Legislación, llevada a cabo el martes último, produjo un retardo importante en el inicio de la sesión ordinaria, que de por sí iba a ser discutida por la resistencia ya anunciada del bloque opositor, que casualmente había ya propuesto dichas modificaciones el martes, pero que Juntos por el Cambio las había rechazado.
Desde el Frente de todos, uno de los puntos planteados por el concejal meonista Maximiliano Berestein fue que lo que no se había tenido en cuenta en esto era que la modificación del despacho de la mayoría podía implicar una modificación del de la minoría. Ante esto, el edil Rodolfo Bertone dijo: “Esta emergencia necesita volver a comisión”. En tanto que su par de bancada José Bruzzone cuestionó la “falta de transparencia” al pedido de información de la rendición de cuentas del fondo para asistir a los damnificados por la pandemia.
“Piden que creamos que esa es la situación. Se nos pide constantemente un acto de fe; nos parece poco serio. No se presentaron en labor parlamentaria las modificaciones del proyecto de la mayoría. Por lo tanto, no vamos a acompañar la Emergencia económica del Intendente”, afirmó Bruzzone.
Con respecto a las emergencias de Nación y Provincia, la concejala Victoria Muffarotto señaló que “no tiene nada que ver con la de Junín, ya que aquellas se dieron para beneficiar a distintos sectores de la población más necesitada”.


“Asegurar servicios esenciales”
Desde el oficialismo, la concejala Melina Fiel dijo: “Los que no quieren discutir estos temas son los concejales del Frente de Todos, ya que habían tomado una posición en contra de la emergencia, como lo dieron a conocer por distintos medios periodísticos”.
En tanto, Cristina Cavallo (Juntos por el Cambio) remarcó que, ante la pandemia, “hay una necesidad de utilizar recursos, proteger los servicios esenciales ante la gran demanda social”, y apuntó que la emergencia va a durar un tiempo importante, por lo cual se necesitan herramientas para asegurar los servicios esenciales.
Por otra parte, Manuel Llovet advirtió: “Hubo una caída brutal de los recursos del municipio, por la baja en la recaudación de las tasas y la caída del 60 por ciento de la coparticipación provincial. Hay 53 millones de pesos de deuda de la Provincia por obras públicas que hizo el municipio”.
Y destacó que el Tribunal de Cuentas se encarga de controlar la gestión del municipio.
Ante estas apreciaciones del oficialismo, Lautaro Mazzutti (Frente de Todos) afirmó que los poderes que se le otorgan al Ejecutivo en esta emergencia “no son razonables ni proporcionales”, y que “nadie explicó por qué Junín está en Emergencia económica”.
Apuntó que es innecesario darle tales facultades al Ejecutivo ya que el oficialismo tiene mayoría en el Concejo para darle curso a sus manejos de gestión.

Cruces por el Fondo Covid-19
Ante el rechazo por parte del bloque de Juntos por el Cambio a la creación de un fondo de afectación para atender necesidades que demanden acciones municipales en el marco de la pandemia de Covid-19, Muffarotto cuestionó: “¿No quieren que colaboremos? Ya que su bloque había realizado dicha propuesta. Cuando uno se siente superpoderoso pierde la sensibilidad para gobernar”.
Sobre esta falta de consulta, Berestein señaló que el Intendente no los convocó por asuntos importantes en el marco de esta pandemia, por ejemplo, para conformar la Mesa Social, y que tampoco respondió a sus requisitorias, como el pedido de informe económico financiero sobre su gestión.
Bertone acotó que el ámbito democrático para la discusión de estos temas es el Concejo, más allá de la existencia de un Comité de Crisis o de una Mesa Social. “Solicitando una vez más que el Intendente informe a qué se destinaron las donaciones”, remarcó el edil y apuntó a la “falta de transparencia” del Ejecutivo.
Fiel expuso que el fondo no hace falta porque para eso se votó la Emergencia económica. Ante esta declaración, Mazzutti dijo que “no, por el contrario, hace falta porque es una herramienta directa y eficaz para atender necesidades. Me parece que hay actitudes mezquinas ante nuestra propuesta”.
Tampoco se aprobó la Eximición de Tasa por Seguridad e Higiene a contribuyentes pymes, Mipymes y monotributistas que tengan prohibida su actividad o acrediten disminución en su facturación. Este proyecto corresponde al Frente de Todos, pero Juntos por el Cambio consideró que ya el Intendente se había ocupado de tomar medidas al respecto.

Rendición de cuentas
En la sesión de ayer, ante la presencia de todos los ediles, se aprobó por mayoría el Proyecto de Ordenanza aprobando el Ejercicio Económico Financiero 2019 y Ordenanza Compensatoria de Excesos del Ejercicio 2019.
Al respecto, Javier Prandi, presidente de bloque de Juntos por el Cambio, informó que el presupuesto 2019 fue de 1.647 millones de pesos, agregándose al mismo 288 millones más, lo que resulta en una deuda flotante de 118 millones de pesos, significando esta última solo un 6,1 por ciento del Presupuesto 2019.
Apuntó que esta deuda flotante prácticamente fue cancelada, restando cubrir solo cheques diferidos a la empresa Ashira por el servicio de recolección de residuos que presta.
Entre los ediles opositores que hicieron uso de la palabra, Natalia Donati mencionó una serie de obras que no había hecho la Comuna, a pesar de haber sido anunciadas por el Ejecutivo. Mencionó un aumento del 43 por ciento de las tasas municipales durante 2019.
Un punto que volvió a ser destacado por parte del bloque opositor fue la falta de acceso a las claves del Rafam, algo esencial para el control.

COMENTARIOS