El mercado inmobiliario no se recupera.
El mercado inmobiliario no se recupera.
MERCADO INMOBILIARIO EN JUNÍN

Estiman que el valor en dólares de los inmuebles bajará un 30 %

Hay muchas propiedades en venta y pocos compradores. Ante un mercado que desde antes ya venía retraído, los martilleros juninenses consultados coincidieron en que la suba de la divisa norteamericana provocará una fuerte reducción en los precios.

A solo diez días de la reapertura de la actividad inmobiliaria, todo parece indicar que los inmuebles tendrán una notable baja de su precio en dólares, ante la valoración de la divisa norteamericana frente al dólar.
Así coincidieron martilleros de Junín consultados por Democracia, quienes estimaron que la caída de precios de los inmuebles usados rondaría un 30%, principalmente por la falta de operaciones inmobiliarias en un mercado aún con mucha incertidumbre económica.
Más aún: no se conoce si esa baja será el piso. En tal sentido, Hernán Pietrobón, martillero y corredor público de nuestra ciudad, advirtió que la tendencia es a la baja, y aún no se sabe cuál será el piso.
“En la medida que el dólar siga evolucionando lamentablemente las propiedades van a ir quedando fuera de precio. Un índice que podemos tomar de un dato que llega de Capital Federal y que nos va indicando como va evolucionando el mercado inmobiliario, es que por todas las propiedades que hay en oferta, si se quieren vender van a tener que bajar el precio”, explicó.

“Las personas que están preguntando quieren hacer un negocio de conveniencia”

Pocas consultas
Respecto a las consultas, el martillero Pietrobón dijo que en la última semana recibieron “tímidamente” algunas consultas, sobre todo centradas en lotes y básicamente consulta de inversores en búsqueda de oportunidades.
“Las personas que están preguntando justamente es porque quieren hacer un negocio de conveniencia, saben que las propiedades están retrocediendo en dólares. Por otra parte, de a poco se empieza a hablar en pesos, es decir se han publicado ventas en pesos”, acotó.
El profesional estima que todo esto conlleva todo un proceso porque “los registros de la propiedad todavía no están funcionando a pleno y operaciones concretas no se han realizado”, afirmó.
A la pregunta de si la gente aceptaría vender su propiedad a menor precio, manifestó: “nuestro trabajo es asesorar a nuestros clientes justamente para indicarles que hoy tienen que escuchar ofertas, es el momento de escuchar ofertas en dólares. Por otra parte, puede pasar que personas que vendan hoy pueden hacer un buen negocio si tienen que comprar. Estoy convencido en que es un buen momento para comprar”.

“Hay muchos vendedores, pero han casi desaparecido los compradores”

Invertir
“La propiedad siempre es un bien preciable -destacó Pietrobón-, conserva su valor en el tiempo. Lo que da muy mal resultado hoy es la renta. Uno tiene una inversión de una propiedad, pero cuando se pone en alquiler lleva 30 años recuperar la inversión. Por otra parte, para conservar el capital, el ladrillo es una inversión segura, conserva el valor y se puede llegar a vender y comprar aún mejor”.
Pietrobón aclaró que el sector venía muy golpeado desde antes de la cuarentena, que actualmente había mucha oferta de propiedades, lo cual podría significar que los precios bajen al no haber tantos compradores.
“Sabemos que hay gente que conserva el ahorro. Actualmente, la inversión financiera no es conveniente, no da un buen resultado poner plata a plazo fijo, por ejemplo. Capitalizarse con una propiedad es una opción”, explicó.

Alza del dólar
Por su parte Cristian Márquez, martillero público de nuestra ciudad, al ser consultado por Democracia estimó que la baja en los precios se dio al subir tanto el dólar en los últimos meses.
“Ante tanta suba del dólar, el precio de las propiedades que estaban en dólares, bajaron. Calculamos una baja del 20 por ciento, que sería una cosa normal ya que hay que considerar que en abril de 2019 el dólar valía 30 pesos y hoy vale 130 pesos. Hace 25 días valía 80 pesos, subió hasta $135, por eso es obvio que los valores en dólares deberían bajar y no menos de 20 por ciento en una valuación normal”, destacó.
Según lo explicado por los martilleros, este fenómeno se da porque sobran vendedores y faltan compradores, disminuyendo el valor del inmueble.
“Hay muchos vendedores, pero han casi desaparecido los compradores. El que tiene dinero en dólar, no se va a desprender de lo que tiene porque aumenta todos los días, los guarda para capitalizarse y después sí usarlo, cuando la suba del dólar se detenga”, dijo.
Recordó que, en el mercado inmobiliario, las tasaciones se hacen en dólares desde hace muchos años, incluso los pagos también. “En general pocas operaciones se hacen con pesos. Pero ojalá que se hagan en nuestra moneda, así pueda ser que se reactive la parte inmobiliaria”, opinó.
Sobre la situación actual, la vuelta a la actividad inmobiliaria, el consultado manifestó que no hubo demasiadas operaciones, sí lo que es administración de alquileres, cobro y pago de los mismos. “Hubo consultas de alquiler, por lo general las que se alquilan están vacías. Y para ventas las consultas son muy escasas”, acotó.

“En principio se supone una rebaja en el precio del 30 por ciento”

No se recupera el mercado
Mario Pilatti, operador de negocios inmobiliarios, explicó que la disminución de los precios de inmuebles estimada sería del 30 por ciento.
“El mercado inmobiliario viene de tener una sustancial quietud, independientemente de lo que ha generado y sumado la pandemia. De todas formas, los agentes inmobiliarios sostienen en general que puede preverse una disminución del precio en dólares de aproximadamente un 30 por ciento, atento a que algunos mercados como Capital Federal, por ejemplo”, explicó Pilatti.
El profesional sostuvo que, ante la muy reciente vuelta a la actividad hace solo 10 días, había que esperar para ver cómo se movía la oferta y la demanda en el mercado.
“Ya venimos de una importante quietud. Todos estamos esperando que en algún momento haya más movimiento. Veremos qué pasa en el día a día y así saber la tendencia cierta. En principio se supone una rebaja en el precio del 30 por ciento, pero tendrá una relación directa a lo que las inmobiliarias reciban como oferta de propiedades en venta”, manifestó.
Aclaró que había una diferencia muy importante entre lo que era “la reposición de la propiedad”, es decir lo que se necesitaba para construir un bien igual al que se está vendiendo (nuevo) y el precio del mercado en dólares de un inmueble similar.

COMENTARIOS