Colegio San Jorge.
Colegio San Jorge.
INTERESANTE PROYECTO EDUCATIVO DEL COLEGIO SAN JORGE

Estudiantes diseñaron herramientas para ayudar a comercios y emprendedores

Se trata de trabajos que promocionaron vía redes sociales a unidades comerciales y servicios que se vieron afectados por la cuarentena, desde el punto de vista económico. La iniciativa surgió desde el dictado de la materia Trabajo y Ciudadanía.

Alumnos del nivel secundario del Colegio San Jorge realizaron un trabajo digital usando las redes sociales, para ayudar a algunos comercios de nuestra ciudad, a un gimnasio y a mujeres emprendedoras, durante la cuarentena.
En total son 37 chicos, de dos cursos de sexto año, que se organizaron en ocho grupos para hacer la tarea propuesta por Ramiro Fernández, licenciado en Sociología, que dicta la materia Trabajo y Ciudadanía, en la Escuela Secundaria del Colegio San Jorge de nuestra ciudad.
En diálogo con Democracia, el profesor explicó en qué consiste la novedosa propuesta educativa que se concretó y tuvo éxito.

La propuesta
Con motivo del aislamiento social preventivo y obligatorio que afecta a la actividad educativa presencial, alumnos de sexto año (turno mañana y turno tarde) del mencionado colegio participaron de un interesante proyecto para ayudar a promocionar locales comerciales de Junín y también a un microemprendimiento.
El profesor Fernández, licenciado en Sociología y con una formación en Sociología Económica, lanzó la propuesta, que fue muy bien recibida por sus alumnos, quienes entusiasmados realizaron interesantes trabajos con un fin social.
“Como tenemos la peculiar situación de la cuarentena por el COVID 19 – explicó el docente a diario Democracia- , comencé a compartir con los alumnos datos del mercado de trabajo a nivel mundial. Veíamos cómo se destruían puestos de trabajo y crecía el desempleo, también leímos notas de la OMS (Organización Mundial de la Salud) y OIT (Organización Internacional del Trabajo), viendo la importancia que tiene el trabajo en la vida de las personas”, explicó el docente.
“Surgió la pregunta de qué se podía hacer a nivel local para ayudar. Así nació el proyecto por el cual los chicos detectaron diferentes actividades económicas de la ciudad y que una unidad productiva les llamara la atención, pudieran acceder a ella y ayudarla usando la tecnología y la creatividad, para que esta aumentara las ventas o mejorara la actividad económica para la subsistencia”, dijo.
Según lo explicado por el profesor Fernández, el trabajo a entregar para la materia Trabajo y Ciudadanía consistía, en principio, en una entrevista al dueño de la unidad productiva, con una pauta de preguntas como, por ejemplo, cuánto le habían bajado las ventas, si había podido usar algunas de las herramientas proporcionadas por el Estado, qué había pasado con los empleados, en caso de que tuviera empleados, etc.


Con base en esto, una vez reunida la información, los alumnos se ofrecían para diseñar flyers y recursos para cuentas en Instagram y whatsapp, a fin de que los comerciantes o emprendedores pudieran mejorar su actividad económica, a través de la promoción en redes sociales.
“El resultado fue sorprendente y por eso quisimos difundirlo, con la autorización de las autoridades del colegio, por supuesto”, afirmó el profesor.
De acuerdo a lo explicado, para esta experiencia educativa organizaron ocho grupos, dedicados al trabajo con algunos comercios ya instalados, un microemprendimiento y un gimnasio.
Un grupo se dedicó a un Vivero, y logró que las visitas a esa página aumentaran, lo mismo las ventas; otro, a una mujer que quedó desocupada y junto con su hija decidió dedicarse a un microemprendimiento gastronómico como es la venta de panificaciones, sobre todo donas y bolas de fraile desde su casa. En este último caso, se logró también promocionar la actividad y darla a conocer. Experiencias similares sucedieron en un kiosco y un almacén de campo. Se dio el caso con una peluquería, para la cual los chicos trabajaron en la promoción de la venta de productos de peluquería, en un principio, y luego se ofreció el servicio en el hogar del cliente, para que este no tuviera que salir. Y finalmente, respecto al gimnasio, la tarea fue de promocionar el alquiler de aparatos a particulares.
Todo esto fue pensado para sobrellevar la cuarentena, porque si bien hubo en las últimas semanas una apertura de actividades, se cree que la restricción económica durará mucho tiempo, en tanto que las mejoras logradas en las diferentes páginas web, creadas por los alumnos del proyecto, van a quedar.

Repercusiones
La propietaria del Vivero dijo a los alumnos que la ayudaron lo siguiente: “El proyecto ha sido muy fructífero. Generó todo un movimiento con gente nueva y reactivó a los clientes ya conocidos. Se generaron además ventas online que nunca había hecho antes. También me hicieron ver a mí, que es un medio que indefectiblemente tengo que aprender y trabajar. ¡Estoy muy agradecida!".
El dueño del kiosco también se sumó al reconocimiento: “Estamos sumamente agradecidos por la iniciativa que tuvieron desde el colegio, de la ayuda gratuita y que con tantas ganas nos hicieron, hubo cambios. Somos un comercio familiar que nos ayudamos entre nosotros y no habíamos tomado en cuenta las redes y la verdad que le agradecemos de todo corazón por ayudarnos y sobretodo en este momento difícil que estamos pasando todos".
La propietaria del almacén de campo dijo: "Primero y principal quiero agradecerles por el proyecto, la idea estuvo genial, las publicaciones (en redes sociales)... y quiero agregar que (ayudado por ello) tuvimos buenas ventas a pesar de lo que está ocurriendo en el mundo".
Las emprendedoras que fabrican donas también reconocieron al colegio que les posibilitó tener ingresos que si no, no hubieran contado. “Tuvimos que comenzar a hacer otra actividad porque ya no pude trabajar más por la cuarentena. Sus ideas nos aumentaron las ventas en el barrio y otra gente de otros barrios también, ¡gracias!", dijo la mujer que quedó desocupada y tuvo que encarar un nuevo emprendimiento. Al respecto, su hija manifestó: “Gracias a este proyecto estudiantil mi emprendimiento tuvo un crecimiento notorio en el transcurso de estos últimos días, gracias a una página que crearon con el propósito de ayudarme a crecer y difundir imágenes de mis productos. Estoy muy agradecida con las chicas que conformaron este grupo”.
Los alumnos del grupo que eligió el sector peluquería reflexionaron: "Nuestro sector es el de peluquería, sentíamos que era una actividad que estaba perjudicada.... Nuestra propuesta y objetivo es tratar de que las personas que ejercen esta profesión tengan más ideas para sacar provecho de su trabajo y poder seguir ejerciéndolo con algunos cambios. Por ejemplo, como ya está habilitado, ir a las viviendas de los clientes con todos los cuidados correspondientes es una opción y otra es vender productos a través de vídeos para que los clientes se los apliquen correctamente".

COMENTARIOS