Kinesiólogos junto a pacientes entubados a respirador.
Kinesiólogos junto a pacientes entubados a respirador.
ATENCIÓN A LA SALUD DURANTE LA PANDEMIA

En Junín, los kinesiólogos atienden en sus consultorios y también en las emergencias

Quienes tienen la especialidad intensivista son los encargados de manejar el respirador en Terapia Intensiva, ante casos graves de COVID 19, por ejemplo.

Los kinesiólogos de Junín, tras la cuarentena, pudieron volver a trabajar en sus consultorios a partir del 6 de mayo último y lo están haciendo tomando los recaudos necesarios, en materia de protocolos y demás.
Varios de ellos no interrumpieron su labor, principalmente atendiendo a las urgencias, en las terapias intermedias, a los pacientes con respiradores y a discapacitados con tratamientos.
Cabe aclarar que, en general, los casos graves de COVID-19 son atendidos por kinesiólogos intensivistas, ellos son los encargados de manejar el respirador en Terapia Intensiva. Entre otras cosas, controlan en forma permanente todos los parámetros respiratorios y movilizan a los pacientes, aun en coma, para mejorar la provisión de oxígeno y mantener la movilidad articular.

La actividad
Javier Gómez, licenciado en kinesiología y fisiatra, fue consultado por Democracia sobre la actividad de la kinesiología en tiempos de pandemia, y en la región, principalmente, ya que él es secretario regional de la Delegación 6 del Colegio de Kinesiólogos de la provincia de Buenos Aires.
La delegación 6 incluye los partidos de Baradero, Arrecifes, Capitán Sarmiento, Carmen de Areco, Chacabuco, Colón, General Arenales, Junín, Leandro N. Alem, Pergamino, Ramallo, Rojas, Salto, San Nicolás y San Pedro.
Como tantas otras, la actividad de los kinesiólogos también se vio afectada por la cuarentena dispuesta por el Gobierno nacional, por lo cual el Colegio de Kinesiólogos elevó a todas las municipalidades de la provincia de Buenos Aires para que evaluaran un protocolo tendiente a la apertura de los consultorios y, en el caso de Junín, fue autorizada a funcionar a partir del 6 de mayo, aunque en realidad la mayoría de los profesionales de dicho sector de la salud comenzó a trabajar el 11 del corriente mes.
Al ser la kinesiología una profesión de bastante contacto directo con los pacientes, se debieron adoptar medidas preventivas, más allá del lavado de manos y uso de tapaboca y antiparras, pueden atender a solo dos pacientes por turno en un mismo lugar de atención. En sus consultorios generalmente hay gabinetes, camillas y gimnasio. En cada lugar utilizado el paciente se debe hacer la limpieza con desinfectante (alcohol o cloro), dependiendo si es el suelo, camilla o bicicleta fija, por ejemplo, y esperar al menos dos minutos para hacer pasar al nuevo paciente que utilice lo mismo, según dijo el entrevistado.
El protocolo debe respetarse y ante la presencia de síntomas de COVID 19, como fiebre, tos seca, etc., el paciente no debe concurrir a hacerse kinesiología, sino ir al médico quien decide el tratamiento y protocolo a seguir.

La carrera
Cabe mencionar que durante la cuarentena, los kinesiólogos solo podían trabajar en algunas actividades, por ejemplo, en las terapias intensivas, en la atención de urgencias y tratamientos prolongados, respiratorios y atención a pacientes con discapacidad.
“La necesidad fue grande, estuvimos dos meses sin facturar. Luego, tras un pedido del Colegio de Kinesiólogos, en Junín se accedió a dar la autorización para trabajar. No fue así en otras ciudades, que todavía están complicadas como Mar del Plata y algunas ciudades del Gran Buenos Aires”, manifestó.
El licenciado Gómez aclaró que si bien había trascendido a través de algunos medios que a los masajistas no los dejaban trabajar, aclaró que estos no tenían nada que ver con los kinesiólogos. “La carrera de kinesiología, que se extiende entre cinco y seis años, es universitaria, para trabajar sus profesionales están colegiados, habilitados y sus consultorios también tienen que estar habilitados por Salud Pública. Los masajistas no están habilitados y a veces hacen intrusión de la kinesiología, pero nada que ver”, explicó.
“Hay colegas míos que están trabajando a la par con médicos, por el tema coronavirus, ante la afección respiratoria, manejando los respiradores y demás. Es así porque la kinesiología tiene varias especialidades, y entre estas está la de aquellos que en las terapias intensivas están trabajando a la par de los médicos, con otra función, pero a la par”, dijo.
También mencionó la rehabilitación de los jugadores de primer nivel. “Nosotros también hacemos masajes, entre tantas otras prácticas y tratamientos, y estamos habilitados para eso por el ministerio de Salud”, apuntó.
Respecto a la pandemia por el coronavirus, el licenciado Gómez destacó que muchos de los kinesiólogos estaban trabajando en la primera línea de atención a los pacientes que van a respirador, afectados por el coronavirus. “Esto es bueno recordarlo, porque quizá en Junín no se conozca mucho pero en el Hospital de Junín, por ejemplo, los kinesiólogos están preparados para la atención de aquellos pacientes que tienen que ir a respirador. Es una especialidad dentro de la kinesiología”, dijo.
“En estos casos, el kinesiólogo especializado se encarga del manejo del respirador, de la vía aérea artificial, es decir, del tubo. Quien se encarga de la permeabilidad de esa vía aérea y el manejo del respirador, los parámetros, la aplicación y demás es este profesional”, manifestó el licenciado Javier Gómez.
El entrevistado comentó que a veces faltan kinesiólogos en determinadas zonas y que el Colegio de Kinesiólogos de la provincia de Buenos Aires puso a disposición la matriculación online, para que muchos kinesiólogos especializados en Capital Federal pudieran trabajar en Provincia.

COMENTARIOS