El productor deberá liquidar el 95% del acopio para poder acceder a créditos subsidiados.
El productor deberá liquidar el 95% del acopio para poder acceder a créditos subsidiados.
CAMPO

Limitan créditos subsidiados a productores que retengan granos y plantean su rechazo

El Banco Central dispuso que las pymes agropecuarias no podrán acceder a préstamos con tasa subsidiada del 24 % si no liquidan el 95 % de la cosecha de trigo y soja. “Es una medida que ya ha sido tomada y que no dio resultado”, dijo el ruralista de Junín, Rodrigo Esponda.

Los bancos ya no podrán otorgar los créditos subsidiados con una tasa anual del 24% a aquellas personas humanas o jurídicas con actividad agrícola que mantengan un acopio de su producción de trigo y soja mayor a 5% de su capacidad de cosecha anual, lo que generó malestar en los sectores del campo que afirman que la medida "carece de fundamento".
El Banco Central comunicó a las entidades financieras, a través de la comunicación 7018, una serie de medidas que, a partir de hoy, tenderán a garantizar la rentabilidad positiva de los depósitos en pesos en el sistema financiero, se explicó oficialmente.
Si bien el campo reaccionó considerando que son restricciones al otorgamiento de préstamos, oficialmente se explicó que las medidas buscan dar rentabilidad positiva de los depósitos en pesos, y generar un incentivo a los bancos para que salgan a capturar depósitos DIVA (Depósito Interés Variable) ligados a la cotización de cereales y oleaginosas.
Además, se busca atraer a los productores que liquidaron cosecha desde noviembre y que van a poder hacer estas colocaciones, ya que estos depósitos acompañan la evolución del precio de la soja, aclararon desde el Central.
No obstante, sectores del campo manifestaron durante la jornada su descontento por la decisión del Banco Central de restringir el acceso a las líneas de créditos a tasa subsidiada lanzado en el marco de la pandemia de coronavirus de aquellos que acopien su producción.

“Desacertada y repetida”
En diálogo con Democracia, el productor Rodrigo Esponda manifestó que “es una medida desacertada y repetida porque esto ya pasó en el gobierno kirchnerista anterior, cuando buscaron esta alternativa de obligar a liquidar la soja y negarle créditos al que tenía algo de granos acopiados”.
Son medidas que “están apuntadas a una cuestión sectorial, ya que nadie le pide a un fabricante de cualquier producto que liquide su producción para poder acceder a créditos. Es realmente disparatado que esto suceda”, agregó.
“Es un gobierno que tiene cinco meses de haber asumido y 12 años de historia y lamentablemente de los errores no han aprendido absolutamente nada porque vuelven a insistir con lo mismo”, recordó.
“Vuelven a ir contra un sector que claramente puede ser un aliado, que acompañe al desarrollo y ayude en esta cuestión de la pandemia. Cuando pase lo viral y quede la pandemia económica podría ayudar a activar más rápido la economía”, apuntó.
“Y en vez de eso vuelven a poner el pié sobre la cabeza en un momento en el que se está cosechando y que hay que buscar financiamiento para volver a sembrar en la campaña fina de trigo que tanta falta le hace al país, no solo por los alimentos, sino por lo que se exporte a distintos países del mundo, principalmente a Brasil”, subrayó.
“Es una medida que ya ha sido tomada y que no dio resultado. Volvemos a caer en el mismo error, pero ojalá en algún momento entiendan que no hay amigos y enemigos, sino que hay que tirar juntos para el mismo lado para crecer, generar trabajo y vivir en una sociedad más justa. Y no que pisen al que trata de generar y salir adelante”, concluyó Esponda.

“Discriminatoria”
“Básicamente es un espanto”, manifestó a este diario, el presidente de la Sociedad Rural de Junín, Gustavo Frederking. Y recordó: “Nos retrotrae a las medidas de Guillermo Moreno que pensamos que nunca más iban a volver, ya que fueron dañinas”.
Y agregó: “Hay un gran desconocimiento al sector que se lo acusa de especulador, y hubo mucha gente que trató de instalar ese tema para generar daño y es todo lo contrario. Es un sector que, a diferencia de otras actividades, liquida una o dos veces al año”.
“Es una medida discriminatoria a un sector que siempre invierte en su país, a pesar de las vicisitudes del clima y de ser una actividad a cielo abierto. Además, esta medida no va lograr que el productor venda súbitamente toda la cosecha, y no lo va a hacer, porque no puede hacerlo”, reconoció.
“La realidad es que, además, todavía no se terminó de cosechar. Yo creo que a falta de estos créditos, va a haber menos inversión y por ende menos producción y trabajo, lo que es una gran pena”, finalizó.

COMENTARIOS