None
Largas filas, ayer, en el centro de Junín.
EL ABASTECIMIENTO SE NORMALIZARÍA LA SEMANA ENTRANTE

Con largas filas, comenzó a normalizarse la venta de atados de cigarrillos en Junín

La distribución llegó esta semana a algunos kioscos y estaciones de servicio, que abrieron la comercialización de los paquetes de acuerdo al stock. Hubo una amplia demanda y restricciones en la cantidad que se podía adquirir por persona.

La falta de cigarrillos fue noticia en las últimas semanas en todo el país. Ahora, la producción de las tabacaleras se reactivó parcialmente tras la autorización del Gobierno nacional a retomar la actividad en algunas industrias y partidos de la provincia de Buenos Aires, donde se declaró la excepción al aislamiento social por la pandemia de coronavirus.
Tras la reanudación de la comercialización, la demanda de los fumadores se vio reflejada en el transcurso de la jornada de ayer en Junín, donde se observaron largas filas para adquirir paquetes de cigarrillos, aunque con restricciones, ya que ingresaron algunas marcas.
En algunos lugares se aplicó una determinada cantidad de unidades a adquirir por persona para evitar quedarse sin stock rápidamente, mientras que el precio de venta, en principio, volvió a la normalidad luego del aumento que sufrió producto de la escasez.
Sin embargo, el stock en los kioscos todavía no se ha regularizado, según confirmó Ricardo Mascheroni, representante de la Unión de Kiosqueros de la República Argentina.
“De a poco se va tomando una nueva regularidad en la entrega de cigarrillos, pero son algunas marcas y no en gran cantidad”, aclaró Mascheroni. Según estiman, el reabastecimiento se verá normalizado en el transcurso de la semana próxima.
Al respecto, indicó que Massalin Particulares y Tabacalera Sarandí son las únicas dos empresas que están entregando mercadería, de forma reducida.
“Se trata de que llegue a la mayoría de los negocios, distribuidos en los distintos barrios, pero no se están produciendo todas las marcas y va a llevar un tiempo hasta volver a recomponer el poder adquisitivo para levantar el stock, porque el cigarrillo es caro y la ganancia es muy baja”, lamentó el kiosquero.
Además, consideró que “muchos negocios por lealtad con el cliente están vendiendo un atado por persona, como una forma de poder dosificar para que no haya faltantes, pero hay peregrinación de fumadores adictos que van de negocio en negocio hasta encontrar el producto”.

COMENTARIOS