Nuevas definiciones en la Provincia sobre la enseñanza y la evaluación durante la pandemia.
Nuevas definiciones en la Provincia sobre la enseñanza y la evaluación durante la pandemia.
EN LAS ESCUELAS BONAERENSES

Sin calificaciones ni asistencia: la nueva educación por la cuarentena

Autoridades locales y especialistas coincidieron, ante una rueda de consultas efectuada ayer por Democracia, en que las medidas de la Dirección General de Cultura y Educación apuntan a una evaluación "más cualitativa y menos cuantitativa" y a contener en la emergencia.

La Dirección General de Cultura y Educación (DGCyE) bonaerense estableció nuevos criterios para la enseñanza y la evaluación de las prácticas educativas en el contexto de la pandemia. Entre los puntos más salientes resolvió hacer énfasis en la valoración pedagógica de esta etapa sin calificar a los estudiantes.
En un documento dirigido al sistema educativo provincial, la cartera educativa expresó que las propuestas de enseñanza seguirán apuntando a fortalecer el vínculo pedagógico con cada estudiante teniendo en cuenta el momento particular que se atraviesa como país, como provincia y como sociedad. “La propia contingencia nos desafía a una permanente revisión de la enseñanza y el aprendizaje, nos convoca a analizar los procesos que vamos construyendo, a definir condiciones nuevas para que no haya sobrecarga de tareas para nadie y a tomar decisiones adecuadas para este ciclo lectivo sin perder de vista los horizontes de igualdad, democracia y calidad de nuestro sistema educativo provincial”, argumentaron.

“Evaluar consiste en emitir un criterio acerca del alcance del proceso de aprendizaje o la apropiación. Karina Pezzatti. Jefa distrital de Educación

La metodología cambió con la virtualidad y puso de manifiesto desigualdades preexistentes. Florencia Baez. Docente e investigadora

Al respecto, destacó que la evaluación es parte de la enseñanza y que, en este momento inédito, resulta central también para revisar y fortalecer las propuestas pedagógicas desplegadas y para alcanzar una mejor organización de la actividad de docentes, estudiantes y familias. Asimismo, resaltó que las mismas condiciones en las que se están realizando las tareas educativas definen los aspectos de la evaluación que deben considerarse en este tiempo y cuáles serán abordados en las próximas etapas.
La autoridad educativa bonaerense determinó que no se calificará el primer bimestre, trimestre o cuatrimestre, según corresponda, en las instituciones educativas tanto estatales como privadas. En cambio, se focalizará en una valoración pedagógica que posibilite conocer los avances y las dificultades que el estudiantado bonaerense viene experimentando. Entre otros aspectos, se realizará una evaluación cualitativa considerando si los estudiantes han podido sostener el lazo con la escuela y sus docentes; si están consiguiendo acceder a las propuestas de enseñanza; resolver las actividades propuestas; plantear dudas, preguntas, opinar; profundizar en el conocimiento específico de las distintas materias y realizar las actividades educativas con autonomía, solos o con otras personas que estén acompañándolos.
La valoración pedagógica de este periodo se complementará con otras instancias de evaluación presencial que serán definidas oportunamente, según las decisiones sanitarias que se vayan adoptando por la evolución de la pandemia.
Para concretar este proceso, la DGCyE subrayó que es importante continuar solicitando a estudiantes y familias que compartan con sus docentes las actividades educativas realizadas y, en caso de que por ahora esto no sea posible, que las guarden en cuadernos o carpetas para una posterior entrega.


Seguimiento
En el documento se explicó que si bien no se registrará asistencia mientras continúe la suspensión de clases en el marco de la emergencia sanitaria por el Covid-19, es necesario realizar el seguimiento de cada estudiante para conocer los alcances de la Continuidad Pedagógica.
Asimismo, la DGCyE adelantó que las direcciones de niveles y modalidades están trabajando sobre diversos escenarios por si resulta necesario adecuar los diseños curriculares de este ciclo lectivo. Según las medidas que se sigan tomando en torno a la pandemia, se irá revisando la planificación anual y se definirán los saberes que deberán ser aprendidos durante el ciclo lectivo 2020, incluyendo los desarrollados durante la continuidad pedagógica. En caso de que sea pertinente, la planificación podrá extenderse al ciclo lectivo 2021. En este proceso, según refiere el documento, se hará especial hincapié en el acompañamiento de las trayectorias educativas de los tramos de inicio y finalización de los niveles de enseñanza. Por ejemplo, la última sala de educación inicial, la unidad pedagógica de primer y segundo año y el sexto año del nivel primario, el primer y último año del nivel secundario y de Educación Superior.
El comunicado informó también a los actores del sistema educativo que la DGCyE continuará elaborando materiales de orientación que contribuyan a la planificación y desarrollo de la enseñanza en esta etapa, así como documentos de difusión para que las y los estudiantes y sus familias conozcan los criterios y las definiciones relativas a la enseñanza que se seguirán definiendo durante la pandemia.

La situación en Junín
Karina Pezzatti, jefa distrital de Educación, afirmó en diálogo con Democracia que la medida apunta a “evaluar y no calificar”, para que el alumno pueda dar cuenta de los procesos de aprendizaje “a partir de lo cualitativo y no de lo cuantitativo, sobre todo teniendo en cuenta que las clases no fueron presenciales.
Y amplió: “Evaluar consiste en emitir un criterio acerca del alcance del proceso de aprendizaje o el nivel de apropiación del alumno con respecto a un contenido”.
Para la especialista, “la presencia cara a cara del docente con el alumno es irremplazable; la escuela es irremplazable”. No obstante ello, afirmó que “sí se pueden fomentar otras competencias con las nuevas tecnologías, pero siempre con el acompañamiento del docente”.
“Esta situación de la cuarentena y la pandemia nos enseñó un montón, además de replantear la estrategia didáctica a partir de la utilización de las nuevas tecnologías. De todos modos, nada va a reemplazar la presencia del docente en el aula”, afirmó.
En tanto, Florencia Baez Damiano, magíster en Análisis del Discurso (UBA), docente e investigadora, afirmó a este diario: “La evaluación siempre genera distintos debates y sobre todo en este contexto excepcional que estamos atravesando. Lo primero que hay que diferenciar es la evaluación de la calificación. La evaluación en este caso es fundamental para conocer si las decisiones pedagógicas son las adecuadas o deberían modificarse y cuáles son los logros que se están dando en estas condiciones. Además, es necesario establecer una coherencia entre la evaluación, la metodología y los objetivos. La metodología cambió con la virtualidad y con el uso de las tecnologías e incluso puso de manifiesto desigualdades preexistentes”.

Es importante que se vea reflejado el esfuerzo de los estudiantes y las familias en las devoluciones. María Inés Sequeira. Titular de UDEB Junín

Coincidimos absolutamente con el Gobierno, no es momento de una evaluación tradicional. Francina Sierra. Titular de Suteba Junín

Y agregó: “Por ello considero que esta escolarización que nos toca transitar no constituye un buen momento para calificar. Actualmente es importante centrarse en conocer a los y las estudiantes, acompañarlos, brindarles la ayuda, generar aprendizajes que sean significativos y reflexionar con ellos. También me parece que es momento de seleccionar aquellos contenidos que resulten primordiales y contemplar que algunos contenidos son complejos para abordar en la virtualidad y que requieren un apoyo del docente o su intervención específica”.
María Inés Sequeira, secretaria general de la Unión de Educadores Bonaerenses (UDEB) de Junín, afirmó a Democracia: “Creo que es una medida acertada porque en estos momentos es diferente lo que se está haciendo, los chicos y los docentes están haciendo un gran esfuerzo, es un momento más de contención que de tomar examen. Sí considero que es importante que se vea reflejado el esfuerzo de los estudiantes y las familias en las devoluciones”.
Con respecto a no tomar asistencia, afirmó: “La asistencia se tomaba en el aula, y ahora eso cambió. Además hay que tener en cuenta que aún hoy persisten las dificultades en la conectividad, por eso junto con la entrega de los bolsones con alimentos, muchas veces también se les acercan a los chicos las actividades en papel.
Francina Sierra, titular de Suteba Junín, afirmó a este diario: “Cuando empieza la cuarentena, a la educación se le plantean muchos desafíos. Al principio creíamos que la educación a distancia iba a ser transitoria, por eso se instrumentaron dispositivos de emergencia, pensando que las clases presenciales iban a volver. Hoy eso está lejos, lo van a decidir los infectólogos, los expertos, junto con el Gobierno. Está lejos también por la época del año que estamos viviendo, seguramente las clases presenciales no van a volver hasta que las temperaturas no vuelvan a ser cálidas. Hay que reconocer el gran trabajo y la gran creatividad de los docentes para abordar algo que, en principio, iba a ser un dispositivo de emergencia y transformarlo en una cotidianidad y en una nueva normalidad. Sin dudas el aislamiento nos agarra mal parados porque hubo cuatro años de vaciamiento de políticas educativas de la mano de Macri y Vidal, programas como Conectar Igualdad, como las capacitaciones en nuevas tecnologías, desaparecieron. Hubiese sido distinto este escenario si llegábamos con todas las netbooks y las capacitaciones al día”.
Y agregó: “El nuevo desafío que se plantea es la evaluación. Coincidimos absolutamente con la mirada del Gobierno, no es momento de una evaluación tradicional, porque no estamos en un contexto de trabajo tradicional, por lo tanto la evaluación también tiene que encontrar otros métodos y priorizar lo vincular, la integración de los niños y jóvenes, y el esfuerzo que han demostrado, por lo que iremos a una evaluación de tipo conceptual. Además hay que recordar que muchos docentes ni siquiera conocieron a sus alumnos”.

COMENTARIOS