DESIERTA

La Laguna de Gómez respira en cuarentena

Además, por la ausencia de visitantes o turistas (principales consumidores) los locales gastronómicos sufren el aislamiento, a pesar de que se encuentran exceptuados en el DNU.

La Laguna de Gómez es el epicentro de un fenómeno natural. Por la falta de circulación de gente como consecuencia de la cuarentena que rige a nivel nacional por la pandemia de coronavirus, las aves y mamíferos que viven en el lugar se hacen más visibles.
Pero las postales también reflejan paradores, restaurantes, despensas y kioscos que sufren por el aislamiento obligatorio, por la ausencia de visitantes o turistas (principales consumidores), a diferencia del casco urbano, donde hay movimiento de habitantes.
Desde el parador La Loma, Mariano Sampaoli reconoció: “No queda otra, pero no me quejo. Trato de venir todo el tiempo porque este espacio es más de la naturaleza que mío, así que vengo a cortar el pasto, limpiar y poner un poco de presencia más que nada”.
“Estaremos presentando algún recurso para que nos tengan en cuenta ni bien se reactiven las oficinas comerciales municipales. Yo pago canon e impuestos por los 12 meses del año y por ahí para este 2020 trataremos de achicar un poco esa cuestión”, afirmó.
“La estamos llevando  sin gastar ni ganar y ahí estamos. Para esta cuarentena había fechas de bandas ya pactadas que se tuvieron que suspender. Quedó mercadería que se vence, y tenemos que consumirla”, concluyó.

COMENTARIOS