None
Licenciada Carolina Schiaffino.
NUTRICIÓN

Cambios de hábito en cuarentena y la importancia de la organización

Consejos para las familias, los niños y adultos mayores, para mantenerse bien nutridos, adoptando nuevas costumbres alimenticias.

La licenciada en Nutrición, Carolina Schiaffino, manifestó que, estos tiempos de cuarentena, son una buena oportunidad para replantearse ciertos hábitos que uno tiene incorporados al quehacer diario y buscar cambios positivos en materia de alimentación.
“Nos toca vivir la cuarentena y la situación nos obliga a guardarnos y permanecer más tiempo en casa. Son estos momentos en los que debemos aprovechar a ‘resetear nuestro chip’, nuestra forma de realizar las actividades que hacemos de un modo inconsciente, por inercia, sobre todo en la formación de nuestros hábitos alimentarios, que no son más que la repetición mecánica de actividades hasta que se transforman en costumbres ya sean buenas o malas… este es el momento en el que podemos mirar para atrás y evaluar si queremos hacer cambios positivos que podamos incorporar luego cuando retomemos la rutina”, propuso.
La especialista reflexionó que es en los momentos de crisis cuando uno puede aprovechar y replantearse el modo en que vive y sacar todo lo positivo que ayude a mejorar en forma individual y como sociedad.

La organización
Evitar desordenarnos y buscar organizarnos, ¿cómo lograrlo? 
Para la especialista en Nutrición, licenciada Carolina Schiaffino, “el secreto está en la programación”. 
“Podemos hacer una lista en nuestra mente o en un papel con una rutina de actividades para el día. Continuar con los horarios que venimos acostumbrados, empezando por las horas de sueño.
Hacer compras inteligentes con alimentos frescos y secos que nos permitan hacer buena calidad de comidas, por ejemplo, en lugar de fiambres, embutidos o copetín, invertir en diferentes carnes que se pueden guardar en porciones. Elegir variedad de frutas y verduras y dejar pre-elaboradas en la heladera p. ej. zanahoria rallada, huevo duro, hojas lavadas, cebollas y morrones cortados en el freezer, hierbas picadas como perejil o ciboulette, de esta manera, no nos cuesta prepararnos ricas ensaladas frías o vegetales cocidos”, recomendó.
Dijo que no había que olvidar “el cuidar más que nunca la higiene de los alimentos limpiando con un trapo con agua y lavandina todos los envases que vamos a guardar en heladera o alacena y desinfectar las frutas y verduras en agua con unas gotas de lavandina”.
Propuso no excederse en la compra de “gustitos o permitidos”, que seguramente nos tientan si están a mano y, además, encarecen la compra y nos aportan mala calidad de nutrientes. “Debemos dejarlos para algún momento especial”, apuntó.
Para Carolina Schiaffino se pueden organizar comidas con horarios y cantidades, teniendo en cuenta que es posible tener menos gasto de energía por estar guardados en casa.

Con los chicos
Un consejo para quienes tienen chicos es “aprovechar más tiempo y animarse a probar nuevas recetas, hacer comidas caseras e incluir a los chicos para que formen parte de la elaboración: los entretiene de una forma sana y les transmitimos nuestras costumbres con los alimentos”, dijo.
La entrevistada aconsejó aprovechar ese espacio para enseñarles la importancia de la alimentación, no solo elegir qué comer porque es lo que más nos gusta, sino también educar sobre la conciencia de brindarle al cuerpo los nutrientes que necesita.
“La actividad física también es esencial y podemos realizar con ellos juegos, bailes y ejercicios en familia, además de buscarnos el espacio personal para realizar nuestra rutina de entrenamiento”, acotó.

Movimiento
Según lo expuesto por la especialista, el movimiento programado que genera esfuerzo durante 30 minutos a 1 hora ayuda a disminuir la ansiedad, mejora el humor, ayuda a conciliar el sueño, activa el metabolismo y mejora la constipación e inflamación, además de contribuir con el gasto calórico diario.
También es recomendable, para quien tenga la posibilidad, el tomarse unos minutos de sol y realizar alguna actividad al aire libre para renovar la energía y fortalecer los huesos tanto para niños como para adultos mayores.

Adultos mayores
En el caso de los adultos mayores, Carolina recomendó mantener el contacto diario con ellos, recurriendo al teléfono o video llamada y avisar o preguntar qué necesitan desde alimentos, medicamentos, elementos para realizar actividades en casa de recreación o creación de manualidades.
Para ellos también se recomienda la exposición al sol, no olvidar tomar vasos de agua en el transcurso del día, realizar actividades que generen el mayor movimiento posible y mantenerse activos.

COMENTARIOS