SU FALLECIMIENTO

Marta Beatriz Bosque

Falleció ayer en horas de la mañana, la Sra. Marta Beatriz Bosque, a los 72 años de edad, luego de sobrellevar con profunda entereza y resignación una dura y larga enfermedad.
Oriunda de Lincoln, hija de un matrimonio tradicional de esa ciudad conformado por Carolina Breistchuh, de destacada actuación como consejera escolar por el Partido Intransigente, en 1983 y de Juan Bosque, productor agropecuario e integrante de la Barraca Bosque Hermanos, recibió de ellos las mejores enseñanzas, la ética y la cultura del trabajo.
Hizo sus estudios primarios, secundarios y terciarios en el Instituto Notre Dame, egresando como profesora en Filosofía y Pedagogía.
Ya instalada en nuestra ciudad, desempeñó su profesión, destacándose en todos los ambientes educativos, por su calidad académica, sus claros conceptos, y el amor a la tarea áulica.
Dictó clases de su especialidad en establecimientos secundarios y terciarios, se desempeñó como Asistente Educacional en varias escuelas integrando los equipos de Psicología y Orientación Escolar, fue Directora del Jardín de Infantes 905 y de la Escuela Provincial de Arte Xul Solar, hasta el momento de su jubilación.
En cuanto a su familia, vivió dedicada a la crianza de sus dos hijos varones, Bernardo y Marcelo Rosenthal, a los que guió por la correcta senda de la vida y vio cristalizados en ellos, la formación universitaria y el desarrollo de las mismas; Bernardo-- ingeniero agrónomo-- y Marcelo--ingeniero mecánico-, quienes ejercen en nuestra ciudad.
Sus cuatro nietos Agustín, Paulina, Tomás y Malena, y sus hijas políticas Cecilia y Silvana, conformaron su familia, a la que les prodigó su inmenso amor y su cariño en todos los momentos.
Participó en forma activa del Junín Foto Club y realizó diversas muestras con trabajos artísticos de su autoría.
Incansable viajera, disfrutaba compartiendo con sus conocidos, las vivencias de los distintos países que visitó.
Otro párrafo especial merece sus amigos, que son muchos y disfrutaron inolvidables momentos con ella.
De voz suave y pausada, los escuchaba y encontraba la manera de estar y solucionarles todo lo que estaba a su alcance.
La partida de Marta, deja un vacío que será muy difícil de elaborar, y será recordada con inmenso cariño.
Sus restos fueron inhumados ayer en horas de la tarde, en el cementerio Parque Rosedal.

COMENTARIOS