Giulio y Silvia, cuando estuvieron en Junín.
Giulio y Silvia, cuando estuvieron en Junín.
EL DRAMA DE LA PANDEMIA EN EUROPA

“Espero que Italia sea un símbolo para que Argentina tome conciencia del coronavirus”

Así lo afirmó la italiana Silvia Marcato, quien junto a Giulio Fratticioli dialogaron con Democracia. Estuvieron el año pasado en Junín para presenciar el eclipse solar. “Puedo sentir que en casa no hago nada, pero es lo que el mundo ahora necesita”, confirmó.

Los italianos Silvia Marcato (fotógrafa) y Giulio Fratticioli (óptico) estuvieron el año pasado en Junín para presenciar el eclipse solar que, además, atrajo a miles de turistas de todo el mundo.
Hoy la realidad que viven es muy diferente a la de julio de 2019, cuando ese fenómeno natural los hizo cruzar el Océano Atlántico para estar en la Laguna de Gómez.
Por el coronavirus, actualmente se encuentran aislados en Italia, país que tiene el mayor número de muertes por la pandemia.
En una entrevista con Democracia, enviaron un mensaje de sensibilización para Argentina y Sudamérica.
“Yo espero que Italia sea un símbolo para que se tome conciencia de lo que puede suceder en otros países y que haya menos fallecidos, para anticiparse a la enfermedad y tomar medidas preventivas. Ahora España también está cerrada, al igual que todos los países afectados por la pandemia”, dijo Silvia que se encuentra radicada cerca de Venecia.
“La cosa más importante que hay que saber es que las personas tienen que quedarse en casa. Yo sé que es muy difícil, pero tienes que estar en casa. Yo puedo sentir que en casa no hago nada, pero es lo que el mundo ahora necesita, ya que si salgo puedo afectar a otra gente o me pueden afectar a mí”, manifestó.
“El coronavirus es un enemigo que no podemos ver y muchas veces lo podés tener y no tener los síntomas, afectando a otros”, explicó.
“Nuestro ánimo es triste porque mucha gente falleció y muchos más están internados en los hospitales. Los médicos tienen muchas horas de trabajo, algunos se contagiaron y murieron”, expresó.

“Todo está en silencio”
“La situación no es muy simple. La parte de mi región Véneto fue una de las más afectadas con muchos casos, al igual que Milano. Hace tres semanas que estoy encerrada en mi casa y no podemos salir a trabajar, a menos que se trate de trabajo con la computadora”, afirmó.
“Solo puedo salir de mi casa con una certificación para demostrar que voy a comprar alimentos, a la farmacia o al hospital. Venecia es muy importante para el turismo y hoy está vacía, al igual que Milano, Nápoles y Roma. Todo está en silencio”, expresó.
“Tenemos que tratar de evitar contagiar a las personas. La región Lombardía y Marche, donde está Giulio, fueron unas de las primeras infectadas con muchos casos, por los que los hospitales se ven colmados, ya que tienen que organizase en poco tiempo”, apuntó.

“Miramos a China muy lejos”
Por su parte, Giulio afirmó: “Lo importante es mandar un mensaje muy claro. Al principio mirábamos a China muy lejos, con ese virus y cuando llegó a Europa nosotros pensamos que era una gripe normal y hoy tenemos muchos fallecidos”.
“La gente falleció de una manera muy dramática sin poder respirar y la familia no puede ver ni estar cerca de sus allegados enfermos, que mueren solos. Esos cuerpos son llevados a otras regiones, donde los creman. Es dramático no poder ver a tus familiares, mientras están enfermos”, subrayó.

COMENTARIOS