Abel Cabral posa junto a su producción.
Abel Cabral posa junto a su producción.
HUERTAS VERTICALES

En Junín: en dos canteros de cuatro metros cultivó más de 100 calabazas

Se trata de Abel Cabral quien tendrá una cosecha récord. “Es un espectáculo”, afirmó. Las hortalizas crecen en vertical hacia un techo de alambre de donde cuelgan como racimos de uvas. “Van subiendo por unas cañas a los 2 metros y luego hacia los costados”, explicó.

El interés por tener huertas en las viviendas es una tendencia en crecimiento en Junín. Las verticales son la alternativa ideal para espacios urbanos, ya que facilitan la producción en terrazas, patios y balcones aprovechando las paredes soleadas.
Un ejemplo en Junín es el de Abel Cabral, quien desde hace tres años viene sembrando calabazas en dos espacios de 4 metros por 20 centímetros de tierra que tiene en su casa. En esta última temporada cosechará más de 100 calabacines que treparon y cuelgan como racimos de uvas.
“Es para hacer un cuadro, es espectacular y hubo otro año con mayor cantidad”, afirmó a Democracia y remarcó: “Es un espectáculo”. “Mi papá era quintero, que trabajaba la tierra. En el barrio La Rueda siempre buscaba lotes y sembraba. Los regalaba y los comíamos en casa”, recordó.

“Están en dos canteros, pegados a la pared. Llegan a crecer hasta los 2 metros y hay que ir acompañándolas y luego van hacia los 15 metros para los costados. Van subiendo por unas cañas. Cuando llega a lo más alto, se une a un alambre instalado como un techo”, explicó.
A mediados de septiembre de 2019 puso las semillas. “De la guía madre van saliendo otras bifurcaciones después de un mes de crecimiento que van en paralelo. Además, las calabazas se van para los techos de la casa y no se ven”, informó.
Otro aspecto positivo de los cultivos verticales “es que no te ocupa lugar en el patio, ya que va todo por arriba y quedan colgando. Me reúno con la familia debajo de la sombra que me da durante la época de verano. Es hermoso a la vista”, afirmó Cabral.
Parte de la producción “la regalo a los vecinos, amigos y familiares, ya que tengo todo el año. Está buena la idea de llevarla a los comedores. Siempre utilizo las semillas de mis cultivos”, expresó.
“Ahora tengo que empezar a cosechar. Hago dulce, las hago en el horno con queso y como guarnición con alguna milanesa o carne”, informó.

COMENTARIOS