Roberto Costa, senador provincial por Juntos por el Cambio, visitó la redacción de Democracia.
Roberto Costa, senador provincial por Juntos por el Cambio, visitó la redacción de Democracia.
LEGISLATURA BONAERENSE

“Tendríamos que hacer de Buenos Aires más de una provincia”, manifestó Costa

El jefe del bloque de senadores de Juntos por el Cambio afirmó en una entrevista con Democracia que “sin pensar en una nueva ley de coparticipación, Buenos Aires siempre va a estar disminuida en sus posibilidades”. Se mostró expectante y dijo que acompañarán al gobierno.

El jefe del bloque de senadores bonaerenses de Juntos por el Cambio visitó la redacción de Democracia y planteó en una entrevista la posibilidad de dividir la provincia de Buenos Aires para que pueda recuperar los puntos de coparticipación que le corresponden. También se mostró expectante hacia el gobierno, aunque se mostró preocupado por la interna oficialista.

-¿Había fondos en la Provincia para afrontar los compromisos?
-Lo más fácil cuando se llega al gobierno es decir que no hay plata, pero la realidad es que había. Por supuesto, la Provincia no está bien, hay mucho por mejorar, pero está mucho mejor que hace cuatro años. Y eso es lo importante y tenemos que trabajar para que esté mejor, porque nosotros en definitiva lo que hicimos con nuestro gobierno fue trabajar para saldar una parte de la deuda social, y de acuerdo al cálculo que había hecho Hernán Lacunza, logramos cubrir un 25 por ciento de lo que considerábamos que era la deuda, en caminos, infraestructura, educación, salud, porque nuestro cálculo era que faltaban no menos de tres o cuatro períodos para poner la Provincia al día, para que empiece a ser una provincia que realmente le dé a los ciudadanos una mejor calidad de vida. Dijimos que había para los sueldos y los pudieron pagar, sin pedirle nada al Estado nacional, que no le ha dado nada; dijimos que había para los aguinaldos y estuvieron; que había para pagar los primeros vencimientos de deuda y que por supuesto teníamos que ir después a una búsqueda de renegociación, no por lo que tomó nuestro gobierno, sino por las refinanciaciones que hubo que hacer por los gobiernos anteriores, de los cuales muchos vencen este año.

-¿Quiénes son los responsables de la deuda?
-Lo que hay que entender es que, tanto a nivel nacional como provincial, la deuda es una cuestión de Estado, no una cuestión de un gobierno, y no es culpa de los gobiernos anteriores ni de este solamente, estará a cargo de los gobiernos anteriores, de este y de los que vienen. Como es una cuestión de Estado, tiene que tomar parte el gobierno y la oposición, para que a la Argentina le crean y nos den oportunidades, pero la oportunidad tiene que venir de la mano de un plan claro, donde nos comprometamos a solucionar los problemas y vivir con lo que tenemos, además de programar un crecimiento constante, que nos lleve dentro de veinte años a tener el país que fuimos y que muchos de nosotros pensábamos que íbamos a seguir siendo, pero hoy no lo somos.

-Cada vez que asume un nuevo gobierno, surge la cuestión de que la provincia es “inviable”.
-Es un tema para trabajar, nosotros lo venimos discutiendo. La Provincia no es inviable, hay una situación de injusticia en los recursos que recibe la Provincia de la Nación a partir de una deuda que tenemos los políticos y los gobiernos que pasaron con la reforma de la Constitución de 1994, ya que nunca cumplimos con la ley de coparticipación federal. Esa ley es el nudo del problema que tiene Buenos Aires, ya que es la provincia que menos recibe per cápita, que menos recibe por lo que pone, por la superficie, por la producción, es la que menos recibe en comparación con cualquier dato que uno quiera poner en la ecuación.

-Pero hubo una recuperación de fondos durante el gobierno de Vidal.
-Recuperamos por lo que fue en su momento el Ente del Conurbano, eso se equiparó. María Eugenia Vidal fue la única que tuvo la voluntad y la valentía de plantear el tema en la justicia y de esa manera terminar en un acuerdo en la Nación. Hoy, sin pensar en una nueva ley de coparticipación, Buenos Aires siempre va a estar disminuida en sus posibilidades.

-¿Hay margen político para impulsar esa reforma?
-Hay margen político, pero hay que buscar algunas reformas que son de fondo. Cuando se habla de que el interior mantiene al conurbano, hay que decir sin embargo que el conurbano no se conformó porque quiso, se conformó por errores políticos, se conformó por no plantear la necesidad de darle al interior la posibilidad de que absorba a esa gente, o de que por lo menos no se vacíe. Hoy hay pueblos –no Junín, que es una ciudad grande, que todavía es pujante y con buenas ideas iría muy bien- en los cuales los jóvenes se van a estudiar y no vuelven, entonces tiene que ver con eso. Hay una mala estructuración, un mal pensamiento, una falta de capacidad para decir cómo tenemos que desarrollar las distintas regiones, un camino y un estudio que tiene que ver con el trabajo de la regionalización, los intendentes, el gobierno. La solución para Buenos Aires sería pensar en una división de la provincia, tendríamos que hacer de Buenos Aires más de una provincia. Muchos lo miran como una locura, pero lo digo con estudios y con proyectos, lo digo porque es imposible cumplir con el mandato de la Constitución Nacional del ’94, donde tiene que ser por unanimidad de las provincias, entonces nunca nadie va a votar lo que realmente le corresponde a la provincia de Buenos Aires porque pasaría a ser más que la Nación. En cambio, si buscásemos una división, para hacer de Buenos Aires varias Buenos Aires, que compitan en peso, economía, con Santa Fe, con Córdoba, con Mendoza, se llegaría a una situación más controlable.

-¿Cree que es viable?
-Para pensar en eso tendríamos que cambiar la cabeza de muchos de los políticos que tenemos hoy y la forma de pensar. Creo que los pueblos a veces no crecen por el egoísmo de sus dirigentes, y creo que si todos fuésemos un poco más altruistas podríamos discutir en serio temas como estos, que no se dividen de acuerdo a lo que me gusta, sino sobre lo que nos sirve a todos. No sirve dividir en dos para dejar una provincia pobre y otra rica, sirve para hacer a lo mejor tres o cuatro con capacidad de crecimiento y desarrollo.

-¿Ve a un gobierno dialoguista?
-Tiene de todo, los que lo conocemos al Presidente quizá tenemos una expectativa, pero después aparecen algunas declaraciones que te desorientan sobre el rumbo. Esperamos, porque así lo necesitamos todos, que esa situación, que parece una interna constante en el oficialismo, muy ruidosa, se pueda acomodar y creo que se va a acomodar si se renegocia la deuda. Tengo las expectativas de que salga bien; a lo mejor es lo que quiero y no lo que realmente veo, pero hay una posición de parte nuestra de acompañar con buenas intenciones. Ellos, por su parte, tienen que solucionar la interna. Lo veo a Alberto tomando decisiones difíciles, que no son las que le dijo a su electorado que iba a tomar. Los que no lo votamos aguantamos porque sabemos que hay que poner una cuota de sacrificio, que a la Argentina hay que sacarla adelante con mucho esfuerzo; pero no sé si lo van a aguantar los que lo votaron.

COMENTARIOS