FRENANDO EL CAMBIO CLIMÁTICO

Kiri: el árbol testigo de los casamientos juninenses que podría salvar al planeta

Afirman que absorbe 10 veces más dióxido de carbono que cualquier otra especie, emitiendo grandes cantidades de oxígeno. Desde hace décadas, varios ejemplares yacen en las veredas de Junín, como en la puerta del Registro Civil de Hipólito Yrigoyen.

El Kiri, conocido como árbol Emperatriz o Paulownia tomentosa, es originario de China. Gracias a sus características, podría ser de gran ayuda contra el calentamiento global, la contaminación y la desertificación del planeta. Un árbol que puede purificar suelo infértil, también absorbe 10 veces más CO2 que cualquier otra especie.
Desde hace décadas, varios ejemplares yacen en las veredas de Junín. Por ejemplo, se los pueden apreciar en la puerta del Registro Civil de Hipólito Yrigoyen, donde tres de ellos son testigos de los casamientos de la ciudad.
También, hay otros más en calles Sarmiento y Remedios Escalada de San Martín, Alsina y Cervantes; y sobre General Frías. Además, algunos vecinos comenzaron a plantarlo en la zona de quintas.
A finales de los años 70 se iniciaron trabajos de mejora genética que permitieron diseñar un nuevo híbrido, mejorando notablemente su resistencia a plagas y enfermedades, su capacidad para no modificar su entorno y no afectar a otras especies con las que convive debido a que es un clon estéril que solo se reproduce en el laboratorio.
Puede llegar hasta los 27 metros de altura y un tronco entre 7 y 20 metros de diámetro. Tiene unas hojas de 40 cm de ancho. Resiste al fuego al regenerar sus raíces y vasos de crecimiento rápidamente y también tolera la contaminación.
No es necesario replantarlo ya que rebrota de cepa después del corte. Prospera en suelos y aguas contaminadas y purifica la tierra según crece, a partir de sus hojas, ricas en nitrógeno, aportan nutrientes al caer y descomponerse en el suelo, aunque en estas condiciones su crecimiento es muy lento.
Para que su crecimiento sea óptimo, se requiere suelos profundos y bien drenados, preferiblemente franco-arenosos, y no soportan los suelos salinos. Tiene la capacidad de desarrollarse en suelos pobres o erosionados, siempre y cuando se le apoye con abono orgánico y con un sistema de riego.
Por sus características fisiológicas, este árbol puede adaptarse a una gran variedad de climas con temperaturas extremas de -20 ºC hasta 45 ºC. Su principal característica que lo convierte en único es su eficiencia a la hora de realizar la fotosíntesis.
Este árbol consume más CO2, principal gas de efecto invernadero, y produce más cantidad de oxígeno que la media de otros árboles. Un árbol adulto puede llegar a capturar 21,7 kg de dióxido de carbono cada día, lo que convierte en 6 kg de oxígeno.
Emite grandes cantidades de oxígeno y absorbe hasta diez veces más dióxido de carbono que otros árboles. Se trata del árbol que más rápido crece de todo el planeta y con tan solo ocho años alcanza el tamaño de, por ejemplo, un roble de 40 años. Tras el corte se regenera de forma vigorosa hasta 7 veces.
Sus hojas ricas en nitrógeno proveen buena abonadura y sus raíces previenen la erosión del suelo. Soporta bien el frío y el calor y resiste condiciones moderadas de sequía una vez desarrollado, de 1-2 años.
La Paulownia es un árbol muy adaptable pero que tiene sus limitaciones, su límite está en 2000 m de altitud. Su franja térmica oscila entre los -20º C de mínima y los 40º C de máxima. La temperatura en la que se siente más cómoda esta especie y cuando se desarrolla mejor son los 20º C.

En Argentina
Nuestro país se hizo eco este fenómeno con un programa de plantación: Mendoza, San Luis, Santa Fe, Córdoba y Misiones han empezado a cultivarlo en grandes cantidades.
Investigadores del Conicet aseguran que el Kiri no es la solución al cambio climático y puede tener efectos muy fuertes sobre la dinámica del carbono, de los nutrientes y del agua de nuestros ecosistemas, con una alta probabilidad de invasión.
Además, remarcan la importancia de considerar todos los factores, ya que en materia ambiental no se deben tomar decisiones en forma aislada. Por ejemplo, así como las plantas captan dióxido de carbono también captan agua y generan cambios en los sistemas cuando se vuelven invasoras.

COMENTARIOS