None
Javier Rodríguez, ministro de Desarrollo Agrario bonaerense, concedió una entrevista a Democracia.
MINISTRO DE DESARROLLO AGRARIO

Javier Rodríguez: “El objetivo es sostener al pequeño productor”

El titular de la cartera agraria bonaerense afirmó en una entrevista exclusiva con Democracia que los chacareros “están peor que hace cuatro años” y llamó a analizar el “conjunto del esquema macroeconómico”. Expresó que “sueña” con el crecimiento de los pequeños y medianos productores.

¿Qué balance hace de la última reunión con los representantes de Carbap y de la apertura al diálogo?
-Bueno, más que abrir el diálogo, para nosotros es una continuidad, porque venimos dialogando con todas las entidades del agro, incluso con Carbap, y en este caso particular sí se dio que fue ya una reunión estando yo en funciones y con toda la mesa directiva. Otras veces habían sido encuentros con Axel Kicillof como candidato a gobernador y yo siendo un referente del sector. Después tuvimos otras reuniones donde no estaba la mesa directiva por completo. Es decir que en realidad es una continuidad de reuniones que ya habíamos estado teniendo. En este caso lo importante, lo significativo es que, en conjunto, delineamos una agenda de trabajo para los próximos cuatro años. La agenda de trabajo para el sector agropecuario es muy amplia y abarca temas muy distintos, desde innovación tecnológica hasta el uso de agroquímicos, la seguridad, los caminos rurales, el arraigo, las escuelas rurales, y todos esos temas los fuimos abordando en esta reunión.

Vemos una situación donde muchos pequeños y medianos productores están bastante peor que hace cuatro años.

Hay que mirar el conjunto del esquema macroeconómico y analizar cuál es la rentabilidad.

-En los tractorazos del campo, incluido el último, en Pergamino, los productores hicieron hincapié en el ahogo impositivo por parte de los estamentos provincial y nacional.
-Nosotros explicamos nuestra visión, que consiste en considerar el esquema macroeconómico general, incluso tenemos un ejemplo muy claro en la segunda mitad de la década del 90 –sin retenciones para la mayoría de los cultivos-, cuando una enorme cantidad de productores debieron abandonar sus producciones. Se habla de que en la Argentina más de 100 mil productores abandonaron sus explotaciones y millones de hectáreas quedaron hipotecadas, con enormes problemas. Y ahí sí el derecho de exportación era reducido, o directamente nulo. Entonces lo que nosotros sostenemos es que hay que mirar el conjunto del esquema macroeconómico, donde incide el tipo de cambio, el precio del dólar, pero también incide el precio del combustible, los peajes, un montón de otros costos que, en definitiva, hacen al conjunto de la rentabilidad. Uno cuando analiza una situación en concreto lo que tiene que analizar es justamente eso, cuál es la rentabilidad que queda en este esquema. Y la verdad es que tenemos un esquema en el cual ya se han dado señales muy claras, como por ejemplo retrotraer el aumento de electricidad del 25%, que se iba a aplicar a partir del 1 de enero, o frenar los incrementos en el combustible, y son todas medidas que impactan positivamente sobre la situación del sector. Entonces creo que hay que incorporar todos estos factores al conjunto del análisis y es lo que estuvimos hablando. Entendemos que haya algunos con una visión diferente, pero nosotros explicamos cuál es nuestro punto de vista.

-Además la producción tiene un componente social.
-Un elemento clave, que hace a ese esquema macroeconómico, sin ninguna duda, es la demanda interna. Si nos referimos a la situación de los tambos, por ejemplo, no hay duda de que la caída del poder adquisitivo de la población impactó y complicó muchísimo los precios que recibe el productor, que recibe la cadena de comercialización, y eso provocó que en el último tiempo cerraran tantos tambos. Esto es lo que yo digo que hay que analizar, el conjunto del esquema macroeconómico y sus implicancias.

-El sector también demanda créditos blandos.
-Cuando hablamos con los productores la mayor preocupación suele ser el problema del acceso al financiamiento. La producción agropecuaria lógicamente, por su ciclo, requiere de financiamiento y en el último año estábamos con tasas de interés de referencia del 75%, con algunos créditos que observábamos que ofrecía el Banco Provincia con tasas del 100%, que son inviables para la producción y que dificultan –o directamente tornan inviable- la producción. Lo que se observó en las últimas semanas es una reducción de veinte puntos de la tasa de interés, y eso ya tiende a favorecer la producción, pero además es el objetivo muy marcado del Gobierno, tanto nacional como provincial, generar líneas de financiamiento específicas para el sector, a tasas todavía más bajas, porque para nosotros es una de las palancas claves para impulsar el conjunto de las producciones. Siempre tenemos que tener en cuenta que la provincia de Buenos Aires tiene una variedad muy grande de producciones y que necesitamos de todas ellas. No es que por tener un determinado tipo de producción, por ejemplo de orientación exportadora, no requerimos de aquellas más vinculadas al mercado interno. Unas tienen la características de generar más divisas y otras tienen las características de generar puestos de trabajo, desarrollo local, por eso necesitamos del conjunto de la producción.

-El campo arrancó fuerte, con tractorazos y protestas, ¿qué lectura hace de esa situación?
-Nosotros vemos que son algunos sectores, nos estuvimos reuniendo con todas las entidades y organizaciones del campo, muchas abiertamente expresaron su apoyo a la gestión del gobernador Axel Kicillof, con lo cual lo que observamos al interior del sector son distintas posiciones. Por supuesto que nosotros respetamos esa existencia de distintas posiciones, y en algunos casos no las compartimos.

-¿Va a haber algún tipo de segmentación? ¿Se va a tener en cuenta al pequeño productor?
-Sí, eso está muy claro. Cuando hablamos de una provincia que está en emergencia productiva tenemos muy en claro los estratos de pequeños y medianos productores, que son los que están en una situación mucho más complicada y que necesitan de manera inmediata el acompañamiento de las políticas públicas. Nuestro objetivo es sostener en primer lugar a esos productores y en segundo lugar poder empezar a pensar y a soñar con un crecimiento de esos sectores. En este sentido estamos trabajando muy fuerte para que pronto pueda haber anuncios vinculados a los pequeños y medianos productores, con esta idea de que la política pública productiva tiene que arrancar sin duda por esos estratos.

-¿Cuáles son las prioridades del ministerio, teniendo en cuenta que la agenda del sector es muy amplia?
- La agenda es muy amplia, a veces cuando se habla del campo, se centra la discusión exclusivamente en un tema y la verdad es que hay un conjunto enorme de temas. Cuando mencioné algunos seguramente dejé de lado otros, como la infraestructura, problemas hídricos. Tenemos un gran desafío que es encarar todos esos temas y trabajarlos de manera permanente, constante, logrando avances en cada momento. Vemos una situación donde muchos pequeños y medianos productores están bastante peor que hace cuatro años, porque en los últimos años ha empeorado mucho su situación. Y necesitamos por supuesto que esos productores no abandonen la producción, ese es uno de los temas más inmediatos para trabajar. Pero también tenemos la temática de los agroquímicos, que es un tema muy complejo y la Provincia requiere un abordaje serio, que permita llegar a soluciones.

COMENTARIOS