Unos 700 productores agropecuarios cuestionaron ayer en Pergamino las políticas oficiales para el sector.
Unos 700 productores agropecuarios cuestionaron ayer en Pergamino las políticas oficiales para el sector.
MASIVA ASAMBLEA EN PERGAMINO

El campo rechazó las políticas oficiales y advirtió con una medida de fuerza

Los representantes de las entidades agropecuarias cuestionaron en duros términos el nuevo esquema de retenciones implementado por el Gobierno nacional y la “presión impositiva” del gobierno bonaerense. Hubo representantes de Junín y la región.

El “grito del campo” se hizo sentir con fuerza, ayer, en Pergamino. De hecho, en una masiva asamblea, unos 700 productores agropecuarios y dirigentes de las entidades rurales coincidieron en plantear un “rotundo” rechazo a las políticas oficiales, y advirtieron que si no hay un cambio de rumbo, concretarán una medida de fuerza.
Los ruralistas cuestionaron en duros términos el nuevo esquema de retenciones implementado por el Gobierno nacional y la “presión impositiva” del gobierno bonaerense, a la vez que lanzaron un pedido para que el Gobierno rectifique el rumbo antes de fin de mes, aunque se abstuvieron nuevamente de aprobar un cese de comercialización, medida que podría implementarse si no hay una respuesta a sus reclamos.
Las definiciones de los productores se acoraron durante la asamblea, que fue convocada por la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), pero de la que participaron también representantes del resto de las entidades de la Mesa de Enlace, CRA, FAA y de la SRA, además de dirigentes de Juntos por el Cambio.
Durante los discursos, y en el documento posterior, titulado "Manifiesto de la Asamblea de Pergamino", que recoge el acuerdo entre los participantes, quedó claro que las entidades rechazan las retenciones y, en el contexto actual, la suba de la presión impositiva combinada entre las tres instancias de gobierno: nacional, provincial y municipal".

Manifiesto
Luego de un meduloso análisis sobre el estado de situación de la instauración de las retenciones nacionales y de la presión impositiva en la provincia de Buenos Aires por parte de los presidentes de Carbap y CRA, y con los ánimos caldeados de todos los presentes comenzó a sesionar la asamblea y luego de dos horas de deliberaciones coincidieron en un manifiesto con las siguientes mociones: a) Ratificar la negativa rotunda a la aplicación de retenciones; b) Pedido de cese de comercialización; c) Unidad de los productores y Mesa de Enlace Unida; d) Pedido unánime de ajuste del Estado y de la política; e) Definiciones del Gobierno nacional antes del 31 de enero de 2020; f) No innovar en medidas que ya han fracasado como ROE en trigo y maíz; g) Preocupación por la mirada sesgada de funcionarios hacia le producción agroalimentaria; h) Abusos de algunos municipios en tasas y gravámenes sin contraprestación alguna y con cálculos alejados de la realidad.

“Una presión impositiva asfixiante”
"Hay una presión impositiva asfixiante, de Nación, Provincia y los municipios; todos ellos van a tomar agua al mismo molino: el bolsillo nuestro", cuestionó el presidente de Carbap, Matías de Velazco.
Pedro Fernández, un productor de Bragado, presente en la asamblea, declaró: "Hay cada vez más impuestos, menos ganancias y más bolsones de pobreza en las ciudades". Otro productor de la misma zona, denunció: "De Bragado se van 3000 millones de pesos al año (en retenciones), ¿dónde van, a La Matanza, que no tienen luz ni agua?”.
En la asamblea también se propusieron otras medidas: dejar de pagar impuestos, reducir la producción, acercarse a la población urbana para explicar la situación del campo, realizar protestas en las rutas, sin cortarlas, y manifestarse en Buenos Aires, entre otras.
Pese a la dureza de los discursos, que pusieron de manifiesto el malestar del campo, los productores les pidieron a los dirigentes de la Mesa de Enlace que se reúnan con el Gobierno y encuentren soluciones.
De la Mesa de Enlace estuvieron el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Jorge Chemes, y el presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Carlos Achetoni. También estuvo el expresidente de CRA, Mario Llambías, uno de los líderes de la protesta por la Resolución 125, en 2008. "El campo tiene que estar unido", destacó.
Entre los productores, y sin hacer uso de la palabra, estuvieron el diputado nacional Pablo Torello (Juntos por el Cambio-Buenos Aires); el diputado bonaerense provincial Luciano Bugallo (Juntos por el Cambio), y el ex jefe de Gabinete del Ministerio de Agricultura, Santiago del Solar, durante la gestión de Luis Miguel Etchevehere.

Seguirán las asambleas
La idea de los dirigentes es continuar con las asambleas -se realizará una en el sudeste bonaerense en las próximas semanas-, reclamar una reunión con el Gobierno y, en caso de no encontrar respuestas, concretar un cese de comercialización y una protesta nacional en febrero.
"Basta de ser mansos", concluyó el presidente de la Sociedad Rural de Pergamino, Jorge Josifovich.

COMENTARIOS