La fuerte presión impositiva oprime al sector productivo.
La fuerte presión impositiva oprime al sector productivo.
ECONOMÍA REGIONAL

Pymes reclaman por la alta presión fiscal

Según un informe, el sector privado, que produce y genera riqueza, afronta una alta carga que dificulta en muchos casos su subsistencia. Guillermo Vega, titular de Capynoba y Manuel dos Reis, de Comercio e Industria, se refirieron a la situación en la ciudad.

Un informe que se dio a conocer recientemente, de la consultora Economía & Regiones aseguró que la economía argentina no crece porque el sector privado, que es el que produce y genera riqueza, no puede ganar dinero, ya que debe afrontar 163 impuestos y 69 mil regulaciones.
De hecho advirtió que "no puede hacer negocios ni ganar dinero, porque el Estado lo ahoga a impuestos y regulaciones".
Además, un informe en base a datos del Banco Mundial advirtió que las pymes argentinas que pagan todos sus impuestos trabajan a pérdida. Democracia dialogó con Guillermo Vega, presidente de la Cámara Pyme del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires (Capynoba) y Manuel dos Reis, vicepresidente de Comercio e Industria de Junín, quienes se refirieron a la situación en nuestra ciudad, mientras se esperan medidas que beneficien al sector.

Más presión y más control
“En los últimos cuatro o cinco años las pymes vienen sufriendo una presión fiscal muy importante”, aseguró Vega. Y como si eso no fuera suficiente, dijo que se suman “los controles que son cada vez más exigentes a nivel de todos los organismos, un poco por el avance de la tecnología que se va dando y que los fiscos incorporan, lo que entonces genera que la presión fiscal, más allá de la alícuota, tenga un efecto mayor”.
En ese sentido explicó situaciones de bloqueo de CUIT o que se de una baja de la facturación. “Esto ocasiona una serie de sanciones encubiertas que termina generando a las pymes un alto costo impositivo porque cuando te bloquean la CUIT la retención se va muy arriba, no podés competir. Se produce una presión que la pyme sufre constantemente e implica un costo alto y eso repercute”.
Otra de las cuestiones que menciona el titular de Capynoba y que no resulta nueva, tiene que ver con las cargas laborales, uno de los “lastres” que más complica al sector.
“Los aportes y contribuciones para incorporar un empleado son otra cuestión. Hoy un empleado en promedio cuesta a la empresa 32 o 33 mil pesos, siendo significativo los aportes y contribuciones”.
Si bien destacó las posibles medidas para modificar eso, “hay que ver cómo se aplica y si tiene el efecto esperado”.
“La cuestión impositiva, no solo por el costo sino por la persecución encubierta de parte del fisco provocan una presión muy alta y un gran daño”.
Vega destaca además que muchas veces “no se logra diferenciar y se castiga a todos por igual y cae la pyme que trabaja. Se pide mínimamente una notificación para que la persona se pueda defender”.

Ingresos brutos, la otra pata
A la carga patronal, de las más fuertes y por las cuales“la pyme no puede incorporar personal o pensar en agrandar su empresa”, según Vega, se suma la suba en el impuesto a los ingresos brutos.
“Este año creo que es otro impuesto muy nocivo para las empresas, es un costo muy alto y hay muchas retenciones, incluso automáticas que no tienen en cuenta la capacidad contributiva de la pyme”, explicó.
“Además hay determinadas actividades que terminan con un pago a favor en ingresos brutos que no lo pueden bajar o pedir que se le devuelva ese saldo porque hay que afrontar un procedimiento muy engorroso y que lleva tiempo. Hay costos financieros que generan los impuestos hoy por hoy”.

“Se pide mucho esfuerzo”
El vicepresidente de Comercio e Industria, Manuel dos Reis aseguró que se le pide al sector “mucho esfuerzo”.
“Más allá de lo que aumente, hoy la Pyme está tan ajustada que es muy complejo. Se le está pidiendo mucho esfuerzo, por demás”, indicó.
“La realidad es que vienen haciendo mucho esfuerzo las pymes, algunas sobreviven, otras no y la presión impositiva es importante”, aunque destaca un cierto “alivio a nivel Afip, con la suspención de los embargos o planes de pagos que se facilitaron, pero está muy compleja la situación hoy”.
Dos Reis aseguró: “Siempre soy optimista y por eso estoy en la Cámara de Comercio y apoyo, pero la verdad es que el sector no tiene una realidad fácil hoy”.
Sobre las posibles medidas y el panorama destacó que “hay que esperar un poco, es un gobierno que recién comienza. Hay que darle tiempo que se acomode la macroeconomía con las medidas que se están tomando pero por el momento las pymes están en alerta continuamente. Se están tomando medidas para que la gente tenga plata en el bolsillo y se genere consumo y que reactive la economía. Viene lento pero recién arranca”.

COMENTARIOS