Se realizó el octavo encuentro del taller de crianza en el barrio Prado Español.
Se realizó el octavo encuentro del taller de crianza en el barrio Prado Español.
DESARROLLO SOCIAL

Finalizó el taller de crianza en el barrio Prado Español

Se realizan en diferentes sectores de la ciudad, organizados por la Secretaría de Desarrollo Social del Municipio, que brinda un espacio de encuentro entre madres y padres.

Días pasados se realizó el octavo encuentro del taller de crianza en el barrio Prado Español, dirigido a mamás, papás, referentes afectivos, cuidadoras y responsables de la crianza de niños, niñas y adolescentes. Se trata de talleres grupales y vivenciales que brindan herramientas y recursos para un trabajo compartido. Estos talleres se realizan en diferentes sectores de la ciudad, organizados por la secretaría de Desarrollo Social del Municipio, que brinda un espacio de encuentro entre madres y padres con el objetivo de favorecer la adquisición de herramientas y destrezas dirigidas a pautas saludables de crianza.
Gimena Michelosi, psicóloga y referente del proyecto Crianza sin Violencia, contó: "Los talleres son impulsados por el Organismo Provincial de la Niñez y Adolescencia y se implementan a través del Servicio Local de la municipalidad. Consisten en ocho encuentros en cada barrio y en esta oportunidad estamos haciendo el cierre en Prado Español. El cierre siempre lo pensamos como una apertura y una invitación para que la comunidad se pueda sumar".
Además, agregó que "los talleres están dirigidos a mamás, papás, referentes afectivos y trabajamos en relación a la prevención de situaciones de violencia. También hacemos hincapié en la promoción de salud de cada una de las familias que conforman este núcleo. El objetivo es ir a otros barrios y a los CIC, tanto al del Cuadrante Noroeste, como el que está ubicado en Alvear y Alberti".

Junto a los hijos
Por su parte, la musicoterapeuta Francina Pepe expresó: "La particularidad que tuvo el encuentro fue que las mamás lo decidieron hacer con sus hijos, así que fue una actividad pensada para ellos. La recepción por parte de ellos es que lo toman como espacio de desahogo y de escucha. Son espacios para ellas, ya que mayormente concurren las mamás. Es un espacio para repensar la crianza y fortalecer los vínculos. También trabajamos en red y hay mucho ida y vuelta. En cada barrio nos adaptamos a los que nos van pidiendo, ya que no tenemos un mismo lineamiento para todos los sectores".

COMENTARIOS