“Hay un movimiento aceptable”, dijo Víctor Ingrassia.
“Hay un movimiento aceptable”, dijo Víctor Ingrassia.
CÁMARA DEL COMERCIO AUTOMOTOR

Afirman que la venta de autos usados mantuvo el mismo nivel que en 2018

En diciembre se notó un alarmante cierre de locales, un fenómeno que no se había dado con tanta fuerza a lo largo del año. Desde las concesionarias de Junín advirtieron que “como no se venden los 0 Km, no se generan los usados, lo que eleva el precio de estos últimos”.

Mientras la venta de autos 0KM se desbarrancó un 43% en 2019, las concesionarias de usados lograron darle pelea a la crisis y terminaron el año con el mismo nivel de ventas que en 2018 al llegar a 1.723.998 unidades.
No obstante, en diciembre se notó un alarmante cierre de locales, un fenómeno que no se había dado con tanta fuerza a lo largo de un año que fue muy cuesta arriba para el sector automotriz.
Así lo informó la Cámara del Comercio Automotor al ponderar que, en medio de un escenario de muchas dificultades, entre enero y diciembre de 2019 la baja de las ventas fue de apenas 0,40% con relación a 2018.
“El año pasado estuvo medio parado todo, pero en los usados hubo ventas. La cuestión es poder conseguirlos para ponerlos al mercado, ya que como no se venden los cero, no se generan los usados, lo que eleva el precio de estos últimos. Se hace más difícil”, explicó a Democracia Víctor Ingrassia, de Automotores Ingrassia.
“Hay un movimiento aceptable, como por ejemplo, en el cambio de un 2015 a un 2017. Mientras haya uno de esos modelos para cambiar, se puede seguir vendiendo”, agregó.
“El año pasado fue tomando un buen valor, que sigue muy lejos con lo que vale un cero kilómetro, pero se fueron acomodando y subiendo. Hace unos años ibas con uno usado y ponías 200 mil pesos para llevarte el nuevo; ahora tenés que poner el doble o más”, aclaró.
“Hay demanda de los seminuevos de entre 200 y 700 mil pesos, como un Fiesta u Onix. Hoy las operaciones no se están dando con mucha financiación porque las tasas son altísimas y devolvés el doble”, aseguró.
“Los autos 0Km estuvieron parados. Ahora con el tema del agregado de más impuestos, se va a poner complicado para los de gama media para arriba. En las camionetas no se van a aplicar porque son vehículos de trabajo”, subrayó.
Desde Nico Automotores afirmaron que “la financiación es cara y los autos usados aumentaron de precio, ya que los 0Km se fueron de las manos. Los usados se venden normalmente, pero como aumentaron también cayeron un poco. Uno que costaba 150 mil ahora está 250 mil”.
“No hay disponibilidad económica de la gente para que agregue una cuota al mes con un crédito. Creo que esta situación puede mejorar. Ahora hay que esperar hasta marzo para ver si las medidas tomadas hacen efecto y la gente pueda acceder al usado”, destacaron.

“Tendrían que estar satisfechos”
"Si lo comparamos con la caída estrepitosa de la producción y la venta de 0km, los empresarios del sector tendrían que estar más que satisfechos, si se tiene en cuenta el contexto económico en que está sumergido el país. Pero no es así", aclaró el titular de la CCA, Alberto Príncipe.
Señaló que "desde hace tiempo se está trabajando con prácticamente nula rentabilidad". Dijo que "esto hace que cualquier volumen pase desapercibido en estas instancias. Además, la presión tributaria es acuciante. En los últimos meses del año una gran cantidad de concesionarias de autos usados cerraron sus puertas. Y esta sí es una muy mala señal".
En el período enero-diciembre de 2018 se habían vendido 1.723.998 autos usados, casi lo mismo que el año pasado. En diciembre se vendieron 140.468 unidades, un crecimiento del 14,33% comparado con el mismo mes del año pasado (122.866 unidades).
Si se lo compara con noviembre de 2019 (128.981 unidades), la suba es del 8,91%. "Terminó un 2019 que no pintaba bien en los papeles para el mercado de autos usados, pero finalizó prácticamente con las mismas cifras que en 2018", destacó Príncipe.
Dijo que el mercado "desde el 2005 viene comercializando un volumen anual que no baja del millón de unidades. Y en esta casi década y media, aunque parezca mentira, vendimos autos sin financiación en contraposición con otros sectores que obtuvieron hasta subsidios de distintos gobiernos para poder vender".
"Me pregunto cuánto se incrementaría la venta de usados con financiación acorde al mercado si en época de crisis vendimos más de 1.700.000 autos usados sin crédito", sostuvo. Estimó que en caso de existir ese respaldo se podrían alcanzar los dos millones de autos.
Príncipe pidió tener en cuenta esa posibilidad ante la imposibilidad de la mayoría de la gente de llegar al 0km, por lo que busca autos seminuevos para su recambio.
"Somos pymes que damos trabajo y somos conscientes del momento actual que vive Argentina. Pero también queremos seguir manteniendo las fuentes laborales que protegimos con gran esfuerzo", señaló.

COMENTARIOS