None
Daniel Di Palma.
MERCADO INMOBILIARIO

Desde el sector, esperan un reacomodamiento de los valores tras la escalada del dólar

Los martilleros Basilio Elisei y Hernán Pietrobón destacaron que en la mayoría de las operaciones, las propiedades se vendieron con una fuerte baja. Daniel Di Palma, presidente del Colegio de Martilleros aseguró que “habrá nueva formación de precios para los próximos meses”.

La suba del dólar y la recesión golpean fuerte al mercado inmobiliario bonaerense desde la segunda mitad del año pasado. 
Según un informe difundido por el Colegio de Escribanos de la Provincia de Buenos Aires, el  número de compraventas de inmuebles otorgadas en la provincia registró en noviembre una disminución de 22,5 por ciento con relación a igual mes de 2018. De hecho, el total de escrituras en ese mes fue de 7.230, mientras que en noviembre del año pasado se habían registrado 9.329.
La baja se condice con la situación del mercado en general que enfrenta un reacomodamiento de precios en los próximos meses.
Democracia dialogó con el presidente del Colegio de Martilleros, Daniel Di Palma, y los martilleros Basilio Elisei y Hernán Pietrobón quienes se refirieron a las limitadas operaciones que se concretaron y las expectativas de cara al 2020.

“Mínimo de operaciones”
El presidente del Colegio de Martilleros del Departamento Judicial de Junín, Daniel Di Palma aseguró que actualmente el mercado se encuentra “en un mínimo absoluto de operaciones realizadas”.
Uno de los factores, aseguró, “son las recientes elecciones, esto conlleva a las expectativas y las nuevas medidas y políticas económicas que se den desde el nuevo gobierno. Hemos visto algunas de ellas”.
Asimismo detalló que “ante un mercado dolarizado, consecuente con el cepo instaurado, vemos que los importes vuelven a estar en juego, con una baja del 15 o 20% y una nueva formación de precios para los próximos meses”.
También se revén los valores de las propiedades nuevas, donde se constatan nuevos precios del metro cuadrado “porque la construcción ha sufrido modificaciones en los costos”.
Según Di Palma, se está en presencia de un mercado recesivo, con baja rentabilidad. En esa línea destacó que en los colegios de martilleros del país “conformamos una Cámara de Corredores a nivel nacional en la que estamos presentando proyectos para generar y promover la construcción de viviendas sociales y viviendas en alquiler para movilizar el mercado”.
Destacó que se busca “darle una nueva dinámica a la economía y así a la construcción y al mercado inmobiliario. Es una cuestión completa que es bien recibida y será analizada para intentar generar nuevos espacios de construcción y mano de obra para impulsar la economía”. 

Fuerte estancamiento
Según detalló el empresario Basilio Elisei, “la gente está en un compás de espera para ver qué puede pasar. Hay un estancamiento en las decisiones”.
Respecto de las operaciones actuales, consideró que “por supuesto que el crédito no existe, se hacen operaciones con quien ya tiene el dinero, por una cuestión familiar o de necesidad”.
Consultado sobre los precios de las propiedades aseguró que “lo que sucede es lo que uno venía visualizando desde hace cinco, diez o quince años. Para dar una idea, yo nunca vi normal que un lote en Remedios de Escalada al 400 cueste 95 mil dólares cuando por 110 mil dólares te comprás un departamento en Miami. Es ilógico, algo está mal”.
Asimismo aseguró que el estancamiento reacomodará los valores: “Veo un reacomodamiento en las propiedades; viendo el estancamiento que hay, el mismo mercado va a acomodar los precios, esa es la verdad”. 
Ante la suba del dólar y las escasas operaciones la encrucijada parece resolverse vendiendo a menor precio la propiedad: “La tiene que vender a menos: si por una propiedad hace un año y medio pedía 150 mil dólares, hoy tiene que venderla al 15% menos, no tengas dudas. Y al 20% menos también para poder vender”.
En ese sentido destacó que “si la venta es sin apuro, se puede defender el precio pero si realmente se quiere vender, se va a publicar más, se va a compartir y dar a conocer. El propio mercado va a ir acomodando las cosas en su lugar”.

Intentar “números en pesos”
El martillero Hernán Pietrobón destacó sobre los valores de las propiedades, “estamos intentando buscar la venta como ya ocurrió en el 2005. Se trata de tasar o llegar a intentar un número en pesos. A pesar de que el mercado está dolarizado, hoy nos encontramos con el cepo al dólar y con la gente que no tiene acceso al ahorro en dólares. Apuntamos a intentar que el peso sea el rector e indique el valor de la propiedad. Eso es una convención que estamos analizando y pensamos que en 2020 va a ocurrir. Aunque esté como patrón el valor del dólar”.
Cabe destacar que la suba del dólar no impacta en lo inmediato en los valores, al menos en el mercado local: “En la provincia de Buenos Aires no debería ocurrir que siga al dólar tan taxativamente. Con una fuerte devaluación trepa y eso intenta arrastrar las propiedades. Desde la comunidad de martilleros, coincidimos en que esa evolución del dólar no se corresponde con el verdadero valor de la propiedad. En Junín o la provincia es mucho más lento, el mercado es más restringido o acotado”.
Para Pietrobón, “este año tal vez quede en la historia como uno de los peores a nivel ventas y operaciones. Las que se cerraron, fueron muy pocas en relación a lo que se estaba barajando o pidiendo como valor de mercado, las pocas operaciones que se lograron siempre han sido en dólares pero se cerraron entre un 20 o un 25% menos”.

Expectativas
Di Palma destacó: “Estamos viendo consensos y acuerdos generales dentro del espectro de la economía y rubros de la misma, medidas de recaudación, impuestos y nuevo planteo para el futuro. No vemos cual será el acuerdo con el FMI que afecte a  la economía, pero calculo que luego de un tiempo estaremos viendo cómo viene para el próximo año”.  
Por su parte Pietrobón indicó que “si  tomamos como variables el cepo al dólar, el posible aumento del impuesto a bienes personales, la retracción de las ventas y alquileres (que están más bajos que nunca) la falta de créditos, impuesto inmobiliario, todo es un combo explosivo donde hemos tocado fondo. Peor no podemos estar, entonces lo que esté por llegar debería ser mejor”.
Elisei indicó: “Yo no lo veo bien todo esto. Ojalá me equivoque pero desde el 85 hasta acá, no hay señales serias, no hay límites. Hace cinco años tenían que sancionar la ley de extinción de dominio, la ley de ficha limpia y vemos cómo todo el mundo se lava las manos”, cuestionó.

COMENTARIOS