HACE AÑOS QUE PIDEN LA EXTENSIÓN DEL SERVICIO

La Rufinita: Insisten con los reclamos por el alumbrado público

Hay cuadras con una luminaria y otras que no tienen ninguna. De acuerdo a un relevamiento que ya quedó desactualizado, se necesitan al menos 30 farolas. También solicitan que se tomen medidas para el mantenimiento de lotes, mejora del tránsito y reducción de los riesgos en la Ruta 65.

Los vecinos y fomentistas del barrio La Rufinita destacan que en el último tiempo hubo algunos avances en torno a sus necesidades, pero sostienen que lo hecho todavía no alcanza a dar respuesta a los temas estructurales.
“El barrio no cambió mucho, se pudieron solucionar algunas cosas pequeñas”, explica el presidente de la sociedad de fomento, Marcos Vitanzi, para luego ampliar: “En un momento creímos que íbamos a poder resolver todo, que había una nueva etapa con la municipalidad trabajando junto con nosotros en el barrio, pero realmente notamos que nos ayudaron en pequeñas cosas, en la problemática mayor que siempre tuvimos, que viene de años, sigue igual”.
Esos temas de fondo que aún requieren una solución pasan por el alumbrado público, el mantenimiento general, el tránsito y las acciones necesarias en la Ruta 65.

Alumbrado público
Hace varios años que los vecinos de La Rufinita reclaman por la extensión del alumbrado público. “Es el inconveniente principal” del barrio, señala Vitanzi: “Ahora que es verano, el día es más largo y hay claridad hasta las 20 o 21, el problema es en invierno cuando es de noche a las 18. Es un barrio en el que los chicos están en la calle, andan en bicicleta, y faltaría iluminación. Esto empeora con la falta de mantenimiento de lotes, de lo que no se hacen responsables los dueños, y es un peligro por el tránsito y por la seguridad”.

Creímos que había una nueva etapa con la municipalidad, pero ayudaron en pequeñas cosas, la problemática mayor que viene de años, sigue igual. Marcos Vitanzi. Pte. de la Sociedad de Fomento.

En esta zona hay cuadras con apenas una luminaria, colocada por los vecinos, y otras que están habitadas y no hay ni una luz. “Esto lo pedimos varias veces, la semana pasada le escribí al intendente a su página, nosotros estamos incluidos en la reconversión lumínica que se iba a hacer este año, pero estamos en diciembre y todavía no tuvimos novedades”, agrega el dirigente barrial.
Hace algunos años se hizo un relevamiento y ahí se concluyó que se necesitaban, como mínimo, unas treinta luminarias, aunque hoy deberían ser más porque es un barrio que sigue creciendo.

Mantenimiento
La semana pasada se entregaron dos notas exigiendo una respuesta inmediata a los pedidos del paso del regador y del mantenimiento de lotes. Los lugareños contabilizan más de 25 terrenos con falta de limpieza.
“Esto no es culpa del municipio porque tienen dueño, pero apelamos a las autoridades para que se intime a los propietarios a que se corte el pasto y estén como corresponde”, enfatiza Vitanzi.

Tránsito
Otro asunto que inquieta a los lugareños es el tránsito. Aun cuando es un barrio alejado y con todas las calles de tierra, también está presente la problemática de las altas velocidades.
“Gracias a Dios no hemos tenido que lamentar ningún accidente –señala Vitanzi–, pero hay autos y motos que andan rápido. También tenemos un tránsito continuo de camiones, algunos muy grandes, que pasan por ahí para esquivar el control policial de la Ruta 7, algo sobre lo que debería hacerse algo porque es muy peligroso. Estos vehículos no pueden transitar por un barrio como el nuestro”.

La Ruta N°65
La Ruta 65 es otro tema de preocupación para los vecinos, sobre todo porque hay chicos que deben cruzar para ir a la Escuela N°35 y otros que vienen de Cerrito Colorado al jardín de La Rufinita.
Desde la sociedad de fomento hubo contactos con Vialidad y hubo algunas respuestas del organismo. Vitanzi explica que apuntan a “tratar, de alguna manera, de reducir la velocidad en la parte del barrio”, y para eso, el organismo provincial colocó algunos carteles donde se indica que es zona urbana o que hay un cruce escolar.
“Después está en cada uno de los conductores en respetar la señalización –advierte el dirigente barrial–, no se colocó iluminación, y en cuanto a las dársenas de ingreso, necesitarían un mantenimiento más continuo ya que, al no ser de asfalto, con el paso de los autos se van arruinando”.

COMENTARIOS