Ramón Jatip.
Ramón Jatip.
FIN DEL CONFLITO

Ramón Jatip: “Empezamos a cargar los camiones, que era lo que queríamos”

El presidente de la Catac, tras el reclamo en la ex empresa Nidera, afirmó que los transportes volvieron a trabajar y con un aumento de la tarifa del 25%. “Solicitamos que carguen más cantidad en los acoplados para exportación que es lo que no estábamos haciendo”, dijo.

Tras el reclamo de los transportistas frente a la planta ex Nidera por la disminución de trabajo, que los propietarios de camiones atribuyen al crecimiento de las operaciones de los trenes de carga, hubo acuerdo con la empresa y ayer los camioneros volvieron a ponerse en marcha.
“Hoy (por ayer) empezamos a cargar que era lo que queríamos y aumentamos un 25% la tarifa para los que llevamos granos y aceite”, afirmó a Democracia Ramón Jatip, presidente de la Confederación Argentina del Transporte Automotor de Cargas (Catac).
“Les solicitamos que carguen más cantidad en los camiones para exportación que es lo que no estábamos haciendo. El acuerdo fue bueno y empezamos a trabajar”, sostuvo. Y agregó: “Nosotros tenemos esos camiones que se hicieron a medida de la empresa Cofco y no pueden llevar otro tipo de carga que no sea la que sale de ahí”.
Cabe recordar que hace una semana, sobre las vías del ferrocarril San Martín, a la altura del camino vecinal que une la Ruta Provincial 65 con la Ruta Nacional 7, los camioneros realizaron una fuerte protesta, que complicó el paso de las formaciones cargueras.
“Nuestra entidad (Catac) es antigua y lo que más defendíamos era a los choferes, que iban a quedar en la calle despedidos y con muchas familias involucradas”, apuntó el titular.
“El tren tiene que lleva un porcentaje, para que no se lleve todo. Si vamos a trabajar juntos, tenemos que transportar una parte cada sector”, expresó.
“El tren, con tarifas bajas, era una competencia desleal con un 40 por ciento de lo que vale por camión y que lo subsidiamos nosotros con el impuesto de transferencia de combustible y se quedaban con nuestras cargas”, concluyó.

Sin corte de ruta
“Trajimos muchos camiones, pero sin entorpecer la ruta. Entre aceiteros y las bateas somos unos 200 camiones que trabajan, que son todos de Junín, puede haber alguno de Alem, de Vedia, pero son todos pueblos y ciudades vecinas”, explicó Jatip.
“El problema es que el tren empezó a entrar despacito y en un momento dado nos dimos cuenta de que se había quedado con todo el aceite primero, y luego se quedó con un pedazo importante de las harinas, que eran las que iban a Rosario”, indicó.

COMENTARIOS