NO CESA LA TENSIÓN CON LOS TRANSPORTISTAS

Catac concretó el sexto día de protestas frente a la ex Nidera y sigue el conflicto

Ramón Jatip, titular de la Confederación, afirmó que si bien el tren es más económico para la empresa, se perderían cientos de fuentes de empleo en nuestra ciudad. “Trajimos muchos camiones, pero sin entorpecer la ruta”, aseguró.

Transportistas de Junín adheridos a la Confederación Argentina del Transporte Automotor de Cargas (Catac) concretaron ayer el sexto día de protestas frente a la planta de la ex Nidera, en reclamo por la disminución del trabajo, que los propietarios de camiones atribuyen al crecimiento de las operaciones de los trenes de carga.
Cabe recordar que el jueves último, sobre las vías del ferrocarril San Martín, a la altura del camino vecinal que une la Ruta Provincial 65 con la Ruta Nacional 7, los camioneros realizaron una fuerte protesta, que complicó el paso de las formaciones cargueras.
En diálogo con TeleNoticias (TeleJunín), Ramón Jatip, titular de la Catac, afirmó: “Continuamos con la medida, el fin de semana fue largo, hablamos con gente de la empresa, con Alfonso Romero, que es el número uno en la Argentina. Hoy (por ayer) vinieron representantes de la Catac de todas las ciudades de alrededor de Junín, hasta de Bahía Blanca ha venido alguno, no quisimos que vengan más porque están trabajando también”.

Sin corte de ruta
Y agregó: “Trajimos muchos camiones, pero sin entorpecer la ruta. Entre aceiteros y las bateas somos unos 200 camiones que trabajan, que son todos de Junín, puede haber alguno de Alem, de Vedia, pero son todos pueblos y ciudades vecinas”.
“El problema es que el tren empezó a entrar despacito y en un momento dado nos dimos cuenta de que se había quedado con todo el aceite primero, y luego se quedó con un pedazo importante de las harinas, que eran las que iban a Rosario”, indicó.


“El tren dice que está recuperando la carga, pero la recuperación de la carga es sacar a los camiones que lo estuvieron haciendo en los últimos 30 años”, cuestionó.
“En los años 90, cuando el tren sufrió semejante pérdida, que no tendría que haber pasado nunca, y quedaron en la calle miles de trabajadores ferroviarios, nos tocó a nosotros tomar la posta y no fue fácil, este es un país con largas distancias, y es el camión quien lleva la leche a Salta y por otro lado a Ushuaia. En la mesa de los argentinos, cuando se sientan, todo lo que hay sobre la mesa lo llevó un camión; difícilmente un tren lleve de lo que hay en una mesa, en una casa de los argentinos. Los trenes llevan las grandes cargas, las cargas pesadas”, dijo.

“Que no nos excluya”
“Le hemos dicho al presidente de los trenes de carga que convivamos, que no nos corra, que no nos excluya, porque el Estado está excluyendo a los trabajadores. Acá hay 200 choferes que, si esto sigue así, los vamos a tener que indemnizar y va a haber 200 familias y los dueños de las empresas que se van a quedar en la calle”, advirtió.
“La empresa hoy debe estar evaluando, porque esto no es fácil ni es gratis para la empresa, la empresa se encuentra hoy con 150 camiones en la puerta, que son todos los que trabajan acá dentro. El fin de semana fue muy bravo para nosotros, no la pasamos bien, mucho calor, ningún chofer se fue a la casa, la pasaron con nosotros acá. Hoy la empresa se despierta y ve que se llenó de camiones. Esto estuvo pasando en Villegas, en Pico, en América, en Bahía Blanca, en Junín siempre evitamos hacerlo, porque es mi ciudad. Pero acá nos vamos a quedar hasta las últimas consecuencias, nos vamos a quedar a vivir si es necesario, hasta que todos nuestros camiones vuelvan a entrar acá dentro”, afirmó.
“Desde el jueves hasta hoy prácticamente no vino nadie, vino un camión cargado de Teodelina, que cuando vio dijo ‘no, yo me voy, espero’, y le dijimos ‘quedáte a comer’. Todo el mundo se enteró que Nidera tenía problemas con el transporte, por eso directamente no vienen, hoy no vino nadie”, explicó.

Diferencias por los costos
“Habló Alfonso Romero conmigo, dice que la diferencia entre el camión y el tren es abismal, pero el tren lleva un maquinista y yo para llevar un tren necesito 50 choferes, y son 50 familias. Hablemos de la parte social, de la parte humana. Nosotros, si tuviésemos que echar a 200 choferes sería la peor tragedia en la zona”, dijo.
“El tren entra con violencia, en vez de entrar de manera consensuada y decir ‘che, me puedo llevar un pedazo de todo esto, que ustedes hace 30 años que se lo están llevando’, no pasa eso. Hemos estado veinte veces reunidos con el director de los trenes de carga, y en el final se desquita de los trabajadores del volante, cuando ya debe tener la renuncia hecha. En el final de su gestión tira todo contra los camioneros”, señaló.
“Esto es pacífico, nosotros no le vamos a cortar la ruta a un vecino para que se enoje con nosotros, esto significa que le estamos protestando a la empresa, y que tiene que decidir. Nosotros hicimos en Junín una empresa para trabajar acá dentro, Nidera nos pidió hacer esta empresa, y hoy, que vino el ferrocarril, no puede decir ‘bueno ahora ustedes váyanse’. En Junín no había ninguna batea, hoy hay cien bateas, no había tanques, y hoy hay 50 o 60 tanques de Junín, estas cosas son las que hay que solucionar y esperemos que prime la voluntad, que hoy podamos hablar y arreglemos”, afirmó.

COMENTARIOS