Servicio de Neonatología de La Pequeña Familia.
Servicio de Neonatología de La Pequeña Familia.
CLÍNICA LA PEQUEÑA FAMILIA

Bebés prematuros: la importancia de los cuidados

En la semana del Prematuro, el Dr. Fernando Lerda, del Servicio de Neonatología brindó información sobre la atención de los recién nacidos.

El pasado lunes 11 comenzó la Semana del Prematuro, que culmina hoy y la clínica La Pequeña Familia brindó información sobre los cuidados necesarios para el recién nacido prematuro, es decir todo aquel bebé cuyo nacimiento se produce antes de la semana 37 de gestación.
Anualmente se producen en el mundo 15 millones de nacimientos pretérmino, que representan más del 10% del total de nacidos, gran parte de estos recién nacidos (RN) requieren cuidados especiales de alto costo para los sistemas de salud y con un alto costo social para sus familias.
Algunas situaciones que pueden aumentar el riesgo de tener un parto prematuro son: partos prematuros previos, embarazo gemelar, contracciones antes de tiempo, pérdida de sangre después del quinto mes, e infecciones urinarias, vaginales u odontológicas.
Los accidentes, las situaciones de violencia durante el embarazo, la inadecuada nutrición, y el consumo de tabaco y otras sustancias tóxicas también son factores de riesgo.
Dejar de fumar y llevar una vida saludable minimiza el riesgo de un parto prematuro.
Ante el riesgo de un parto antes de término, es importante que el nacimiento se produzca en una institución que cuente con personal y recursos de diagnóstico y tratamiento especializados para la atención de recién nacidos prematuros.
Los bebés prematuros y/o con bajo peso al nacer pueden presentar complicaciones en el desarrollo cognitivo, neurológico o motor, por eso deben permanecer un tiempo en el Servicio de Neonatología para recibir atenciones especiales. Durante este período también es importante el contacto cercano del bebé con la mamá y la familia.
En la actualidad, con la implementación de la maternidad segura y centrada en la familia, se permite el ingreso de un acompañante, designado por la madre, a la sala de partos o cesárea que la acompañe durante todo el proceso, desde su internación hasta el alta. También se incorpora la familia (madre, padre, abuelos y hermanos) durante la internación neonatal, con ingreso irrestricto para padres y madres y días designados para abuelos y hermanos.
Algunos de los cuidados médicos durante la estadía en neonatología incluyens: mantener la temperatura corporal, lograr una nutrición adecuada; mantener una respiración eficaz; evitar y controlar las infecciones; lograr un neurodesarrollo adecuado.
Una vez nacido, el bebé requiere: un abordaje multidisciplinario (entre neonatólogos, cardiólogos, infectólogos, neurólogos), enfermería altamente capacitada, capacitación a padres en aspectos importantes de la crianza de sus hijos al alta y el curso de reanimación cardiopulmonar neonatal realizado.
Luego del alta neonatal los bebés requieren controles periódicos con múltiples especialistas quienes evalúan: su estado nutricional, su maduración integral, adaptando su edad cronológica a su edad gestacional corregida (es decir el tiempo que lleva desde que nació hasta llegar a las 40 semanas), controlar el estado de vacunas (se usan algunas vacunas especiales en menores de 32 semanas y 1500 gr.), su maduración visual, auditiva y evolución del lenguaje, todos trabajando con un fin común, lograr una vida plena en edad adulta para nuestros prematuros.

COMENTARIOS