Muchos turistas viajan en grupo cuando van al extranjero.
Muchos turistas viajan en grupo cuando van al extranjero.
TERCERA EDAD

Viajar es positivo a la edad adulta, renueva motivaciones y lazos sociales

Sin embargo, se aconseja tomar ciertos recaudos para pasarla bien y disfrutar del tiempo libre en un lugar turístico en nuestro país o en el extranjero.

Proyectar viajar entusiasma y da un motivo para hacer cosas y salir de la rutina. Este concepto es lo que los especialistas destacan como dato positivo, llegada a determinada edad de la vida.
Marina Eguren, médica especialista en gerontología, destacó la importancia de viajar, como resultado de un proyecto que ideó la propia persona.
“Viajar surge de un proyecto, a corto, mediano o largo plazo. El proyecto da un motivo, que a veces es lo que le falta a la gente grande. Mi consejo es que proyecten algo, a mediano o corto plazo y un viaje es un proyecto. Esto incentiva, entusiasma y da la oportunidad de sociabilizar”, explicó al ser consultada por Democracia.
“A mis pacientes, cuando me preguntan de viajar, les digo que sí, que lo hagan. Ayuda a la sociabilización, a salir de la rutina, eso lo vemos en cualquier persona. El adulto mayor no tiene ninguna contraindicación para viajar, salvo que tenga algún problema de salud puntual, siempre deben consultar con algún médico de cabecera, para ver si tienen que tomar algún recaudo en particular”, manifestó.
La doctora Eguren dijo: “Viajar no está contraindicado, ni siquiera con respecto a los tipos de transporte. Pueden viajar en colectivo, en auto, en avión. La edad no lo contraindica, salvo alguna enfermedad puntual”.
La especialista manifestó que, por ejemplo, las personas que tienen várices deben tomar recaudos si viajan muchas horas. Es decir, si el viaje dura más de 8 horas, cada dos horas deberían caminar en el colectivo, tomar mucho líquido, y a veces se les recomienda usar medias especiales para las várices.
“Los pacientes que han tenido trombosis venosa profunda también deben tener el recaudo de consultar si tienen muchas horas de viaje, por si deben tomar algún tipo de anti coagulantes, de ida y de vuelta”, explicó.
La doctora Eguren hizo hincapié en tener en cuenta la cobertura de los seguros médicos. “Si van al extranjero siempre debemos tomar la precaución de sacar un seguro médico, y en el caso de que tener alguna patología preexistente, consultar bien por eso. Hay gente que se saca el seguro más caro y por ahí tiene un problema de salud relacionado con alguna patología preexistente. Si cuando llega al destino se descompone por esa patología es posible que ese seguro no le cubra los gastos. Por eso, cuando uno saca el seguro médico debe preguntar al respecto, qué se considera preexistencia, qué cubre y qué no”, manifestó.
Por otra parte, existen otras patologías comunes en la tercera edad como son ser hipertenso y tener diabetes.
Al respecto, la doctora Eguren hizo referencia a los que viajan a las termas y tienen presión alta o baja, en estos casos deben prestar atención el tiempo indicado en cada pileta con agua termal.
“En lugares donde hace calor, o en ambientes muy húmedos y se les puede bajar la presión arterial. Pero si el paciente está bien controlado con su presión arterial y lleva toda la medicación no debería tener inconvenientes”, afirmó.

Remedios
Llevarse los remedios que generalmente se consumen y cuidarse como en casa es algo básico cuando se viaja, más aún si se va al extranjero.
“Me ha pasado que pacientes comentan que estando de vacaciones y sintiéndose bien, pasan por una farmacia y controlan la presión arterial. Puede pasar que si la tienen un poco alta se angustien y acudan a un médico, debiendo afrontar gastos elevados. Mi recomendación es que si el paciente no se siente mal, que no vaya a tomarse la presión por las dudas, como se toma acá”, apuntó.
“Mi recomendación es que se lleven los remedios que está tomando y un pequeño resumen de historia clínica por su médico de cabecera, detallando los remedios que toma.
Me han comentado algún paciente que como precaución llevan los remedios por duplicado, es decir un poco en cada valija, por temor a quedarse sin los mismos, en caso de robo”, acotó.
Según la médica, lo fundamental es que la presión y, en este caso, la diabetes estén controladas como lo hacen habitualmente y disfruten del viaje.
Para ello, aconseja tomar recaudos como no comer cosas que le pueden caer mal, no comer cosas muy saladas si es hipertenso, o muy dulces si es diabético.
Es decir, los mismos recaudos que la persona tiene en Argentina, también los tenga en el extranjero o en cualquier destino turístico nacional.

Las termas
Respecto a las aguas muy calientes de las termas, la doctora Eguren advirtió que puede ser que a la persona se le baje la presión arterial.
“Cada temperatura de la pileta tiene una recomendación en cuanto a la cantidad de minutos, entonces tomar la precaución de no pasarse de ese tiempo, porque ahí puede haber bajones de presión”, dijo.
“Si se va a lugares muy cálidos, hay que hidratarse bien y no insolarse. En los lugares exóticos, tener cuidado con las comidas para evitar los cuadros gastrointestinales. Que el agua que se consuma sea potable, de los hielos principalmente. Y aplicarse las vacunas correspondientes, por ejemplo si el destino es Brasil, vacunarse contra la fiebre amarilla”, explicó.

COMENTARIOS