Malestar de los juninenses en los surtidores por otro aumento de los combustibles.
Malestar de los juninenses en los surtidores por otro aumento de los combustibles.
GOLPE AL BOLSILLO

El litro de nafta súper en Junín supera los 52 pesos y el gasoil, los 48 pesos

Esos son los nuevos valores en surtidor de la empresa YPF, que concentra más del 60% del mercado de consumidores a nivel nacional. En lo que va del año, la demanda de nafta súper se mantuvo estable, pero porque reemplazó el consumo de la Premium.

El Gobierno autorizó un aumento en el precio de los combustibles del 5% desde este jueves a la medianoche, el primero de una serie de encuentros escalonados que podría llevar la suba al 20%. La decisión "busca también prevenir eventuales problemas de desabastecimiento que pudieran ocurrir", indicaron en la Secretaría de Energía.
De este modo, en Junín, la cabecera de la cuarta sección electoral de la provincia de Buenos Aires y una de las referencias del noroeste, el litro de nafta súper supera los 52 pesos y el gasoil, los 48 pesos, según pudo comprobar ayer Democracia en un relevamiento propio.
En tanto, para los productos "premium" de mayor octanaje, la nafta "Infinia" se comercializa a $ 59,59 y en la versión "Infinia Diesel" se vende a 57.99.

La demanda de súper, estable
A partir del 14 de noviembre, los precios volverán a ser libres y los fijarán las empresas, tanto los del surtidor como el pagado a los productores. En lo que va del año, la demanda de nafta súper se mantuvo estable, pero porque reemplazó el consumo de la premium, que se derrumbó un 25% respecto del año pasado, que también fue malo.
La medida de fijar el precio del combustible y del crudo había traído malestar en la industria. YPF admitió a sus accionistas que la resolución implicaba dejar de ganar hasta US$120 millones por mes. De hecho, la Cámara Argentina de la Energía (CADE) presentó la semana pasada una acción de amparo judicial en reclamo de la inconstitucionalidad de los decretos de necesidad y urgencia (DNU). Integran la cámara YPF, Pan American Energy (PAE), Raízen, Pluspetrol, Total Austral, Chevron y Shell, entre otras.
En el comunicado que emitieron indicaron que "el congelamiento de precios generó una grave distorsión que repercute en los niveles de inversión, la actividad y el empleo".

COMENTARIOS