El intendente Pablo Petrecca se impuso en las urnas y gobernará Junín por otros cuatro años.
El intendente Pablo Petrecca se impuso en las urnas y gobernará Junín por otros cuatro años.
DECISIÓN 2019

El corte de boleta benefició a Petrecca, que obtuvo más votos que Macri y Vidal

También contribuyó al triunfo del actual intendente en las urnas las victorias en nuestra ciudad de los candidatos a presidente y gobernador, que experimentaron una gran remontada con respecto a las PASO del 11 de agosto. Los números en la Cuarta Sección Electoral.

Convergieron varios factores que explican el triunfo en las urnas del intendente Pablo Petrecca, que gobernará Junín por otros cuatro años. Pero hay dos que son centrales: el corte de boleta, que claramente benefició al alcalde macrista, y la enorme remontada que tuvieron el presidente Mauricio Macri y la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, quienes lograron imponerse en esta ciudad, más allá de las respectivas derrotas que sufrieron en los ámbitos nacional y provincial.
En efecto, en las presidenciales Macri ganó en Junín con el 45,90 por ciento de los sufragios, y Vidal se impuso con el 49,49 por ciento, pero Petrecca superó esas marcas con el 52,08 por ciento (casi siete puntos más que Macri y tres más que Vidal), lo que revela el alto nivel de corte de boleta que favoreció al jefe comunal.
También dio un salto muy grande Petrecca en comparación el resultado de las PASO. Allí el macrista sacó 20.240 votos, contra los 31.640 del último domingo, una diferencia de 11.400 votos.


Una situación inversamente contraria es la de Mario Meoni (Frente de Todos), que obtuvo menos votos que Alberto Fernández y Axel Kicillof. De hecho, mientras que el renovador alcanzó el 42,92 por ciento (26.081 votos), Fernández sacó en nuestra ciudad el 43,88 por ciento (27.351 votos); y Axel Kicillof, el 43,59 por ciento (26.566 votos).
En este sentido, con respecto al voto presidencial de su propio espacio, Meoni tuvo una fuga de 1270 votos, por lo que obtuvo menos votos que los candidatos a presidente y gobernador del Frente de Todos, aunque la cifra –analizaban ayer dirigentes del peronismo local- no es significativa, ya que “se trasladó a Meoni casi el 90 por ciento de los votos” que obtuvo Victoria Muffarotto en las Primarias.
De hecho, los 26.081 votos que obtuvo Meoni en esta elección se asemejan a la sumatoria de las dos listas en las PASO, cuando el Frente Renovador sacó 14.904 votos y Unidad Ciudadana, 11.101, lo que arroja un total de 26.005.
Como se dijo, el otro factor importante que impulsó el voto al oficialismo comunal fue el “arrastre” en la región de Macri y Vidal, que obtuvieron victorias en varios distritos (ver gráfico), sumado indudablemente a un comicio que funcionó en los hechos como una “segunda vuelta”, ya que hubo una mayor participación de votantes.
Mientras que en las Primarias de agosto votaron 53.587 juninenses, el domingo pasado lo hicieron 63.685, prácticamente diez mil votos de diferencia.
El voto del interior
Si bien este domingo el Conurbano bonaerense, que concentra los dos tercios de los votantes, volvió a ser el sostén de la victoria peronista, esta vez corporizada en Axel Kicillof, Mauricio Macri superó las expectativas, se recuperó y derrotó con amplitud a Fernández en Córdoba, Entre Ríos y Capital Federal y también dio vuelta la elección en Santa Fe y en varias ciudades de la región.
Pese a las condiciones adversas en que afrontó la elección, Juntos por el Cambio se las rebuscó para recuperar votos en el interior bonaerense. También, para quedarse con las grandes ciudades del interior como Mar del Plata, Bahía Blanca y La Plata que parecían seriamente amenazadas por la ola K que al final no fue.
No sólo eso: producto de la municipalización de la elección que ensayaron varios intendentes, consiguió romper el cerco peronista incluso en algunos distritos del Conurbano.
En Lanús, por caso, el intendente macrista Néstor Grindetti lograba retener por 5 puntos el gobierno local pese a la abultada derrota de Macri y Vidal en el distrito por 16 puntos.
Lo propio logró Diego Valenzuela en Tres de Febrero, donde La Cámpora se relamía para quedarse con la comuna. Le ganaba por 4 puntos a Juan Debandi. Sin embargo, Vidal perdió allí con Kicillof por 6 puntos.
En el Interior, en cambio, el oficialismo se rehízo tras las PASO. Macri, por caso, le ganó a Alberto Fernández en Mar del Plata. También en Bahía Blanca y otros distritos poblados, del corazón productivo provincial.
Pero, como se dijo, el Conurbano concentra los dos tercios de los habitantes de la Provincia. Y el Interior el tercio restante. La remontada de Macri en el resto del país fue importante para acortar fuertemente la brecha con el Frente de Todos. Pero la Provincia, y en particular el Conurbano, volvieron a ser decisivos.

COMENTARIOS