Juntos por el Cambio sumó votos en el interior
DECISIÓN 2019

Juntos por el Cambio sumó votos en el interior

Si bien el Conurbano, el sector más poblado de la Provincia de Buenos Aires, fue central en el triunfo del peronismo, la Cuarta Sección electoral, entre otras, mostró mayor número de municipios macristas.

Hace dos años, cuando Cristina Kirchner amagaba con ser candidata a senadora nacional por la Provincia, en el oficialismo se decía que el kirchnerismo era sólo un fenómeno acotado al Gran Buenos Aires. Que la ascendencia de la ex presidenta se expandía sobre los sectores sociales más postergados que habitan el Conurbano.
Ese análisis bien puede ser tomado ahora para explicar el resultado de las elecciones no sólo en la Provincia, sino también extenderlo y proyectarlo al nacional. Porque el Conurbano, que concentra los dos tercios de los votantes, volvió a ser el sostén de la victoria peronista, esta vez corporizada en Axel Kicillof. Pero aún más, sobre ese trascendente volumen de adhesiones terminó cimentándose la victoria nacional de Alberto Fernández.
Mauricio Macri superó las expectativas, se recuperó y derrotó con amplitud a Fernández en Córdoba, Entre Ríos y Capital Federal y también dio vuelta la elección en Santa Fe. Pero el traspié en Buenos Aires, evitó el milagro al que se había abrazado el oficialismo en busca de llegar al balotaje.
Algunos números son por demás elocuentes. De acuerdo al escrutinio provisorio, Alberto Fernández le ganaba a Mauricio Macri la elección nacional por 1,8 millones de votos.
En la Provincia, la diferencia entre ambos era de 1,4 millones. Es decir, el triunfo del Frente de Todos se cimentó en territorio bonaerense y, en particular, en el Conurbano.

La tercera, clave
Conviene ahondar un poco más en la geografía del Gran Buenos Aires.
De esos 1,4 millones de votos que obtuvo Alberto Fernández sobre Mauricio Macri, 1 millón los consiguió en la Tercera sección electoral, en el sur del Conurbano.
Los sectores más postergados de la Provincia, en los distritos de La Matanza, Florencio Varela, Berazategui, Almirante Brown y Esteban Echeverría, por caso, fueron decisivos para la victoria de Fernández. También, obviamente, para la de Kicillof.
En Matanza, el distrito más poblado de la Provincia, Kicillof derrotaba a Vidal por casi 40 puntos y Alberto F. a Macri por 41 puntos.
En Berazategui, las diferencias también fueron abismales. Kicillof ganó por 30 puntos y Alberto Fernández a Macri por 32 puntos.
El escenario electoral que había quedado expuesto luego de las Primarias de agosto parecía difícil de modificar. Más aún, luego de que el principal factor por el que buena parte de los bonaerenses decidió darle la espalda al oficialismo estaba más vivo que nunca.
Si la economía y su calamitoso estado fue, como marcaron todos los sondeos de opinión, el principal motivo por el que se llenó de votos la canasta del Frente de Todos el 11 de agosto, no parecía que un agravamiento de esa crisis ayudara a cimentar las esperanzas de dar vuelta el resultado de la elección bonaerense.
Juntos por el Cambio no pudo lograr el milagro. María Eugenia Vidal mejoró su performance de las Paso, pero la mencionada grave situación económica y la decisiva unidad del peronismo, la dejaron casi como cuando llegó. La todavía mandataria fue electa con el 39 por ciento de los votos en 2015. De acuerdo al recuento provisorio de anoche, rondaba el 38,6 por ciento.

En el interior
Pese a las condiciones adversas en que afrontó la elección, Juntos por el Cambio se las rebuscó para recuperar votos en el interior bonaerense. También, para quedarse con las grandes ciudades del interior como Mar del Plata, Bahía Blanca y La Plata que parecían seriamente amenazadas por la ola K que al final no fue.
No sólo eso: producto de la municipalización de la elección que ensayaron varios intendentes, consiguió romper el cerco peronista incluso en algunos distritos del Conurbano.
En Lanús, por caso, el intendente macrista Néstor Grindetti lograba retener por 5 puntos el gobierno local pese a la abultada derrota de Macri y Vidal en el distrito por 16 puntos.
Lo propio logró Diego Valenzuela en Tres de Febrero, donde La Cámpora se relamía para quedarse con la comuna. Le ganaba por 4 puntos a Juan Debandi. Sin embargo, Vidal perdió allí con Kicillof por 6 puntos.
En el Interior, en cambio, el oficialismo se rehízo tras las Paso. Macri, por caso, le ganó a Alberto Fernández en Mar del Plata. También en Bahía Blanca y otros distritos poblados del corazón productivo provincial.
Pero, como se dijo, el Conurbano concentra los dos tercios de los habitantes de la Provincia. Y el Interior el tercio restante. La remontada de Macri en el resto del país fue importante para acortar fuertemente la brecha con el Frente de Todos. Pero la Provincia, y en particular el Conurbano, volvieron a ser decisivos.

COMENTARIOS